Hollywood se viste una vez más de gala para los Oscars

Foto: Reuters

El corazón de Hollywood vive una completa transformación para acoger el domingo la 85 edición de los Óscar, cuya alfombra roja permanece cubierta por plásticos por las posibles lluvias y cuya fiesta posterior, el llamado Governor’s Ball, contará con un tequila mexicano para los cócteles.

Las principales calles alrededor del centro comercial Hollywood y Highland, donde se erige el Teatro Dolby -sede de los Óscar-, están cortadas desde el pasado domingo y continuarán así hasta las 6.00 de la madrugada del martes 26, pero eso no evita que los curiosos se arremolinen frente a las vallas de protección que rodean los algo más de 100 metros de alfombra roja por la que desfilarán los grandes nombres del cine.

Los operarios, muchos de ellos hispanos, miman hasta el mínimo detalle los preparativos a falta de tres días para la celebración de la gran fiesta del cine, incluida la instalación de gradas para el público, las zonas de prensa y los decorados exteriores, así como una carpa para evitar precipitaciones poco probables para el domingo.

Además la Academia volvió a mostrar hoy, aunque con más detalle, el menú que disfrutarán los invitados a la gala durante el Governor’s Ball, el llamado Baile del Gobernador, que tendrá lugar en la sala Ray Dolby Ballroom, ubicada a escasos metros del Teatro Dolby donde tendrá lugar la ceremonia.

Esa cena contará con la presencia del tequila mexicano Patrón, empleado para realizar el cóctel “Patrón Gold Cosmopolitan”, hecho con tequila Patrón Silver, licor de naranja, jugo orgánico de mora, zumo natural de naranja y un acompañamiento de mora.

“Los jugos frescos siempre saben genial mezclados con Patrón porque complementan el sabor refrescante del ágave”, dijo a Efe Neil Kaplan, embajador de la marca.

El tequila Patrón procede de la tierra de Jalisco (México).

“Es mi tequila favorito, obviamente. Pero realmente es el más delicioso que puedas imaginar”, añadió Kaplan.

Por su parte, el chef Wolfgang Puck, encargado del menú, prometió que los comensales no se quedarán con hambre a pesar de que muchos de ellos no hayan comido nada en todo el día “para así entrar en sus trajes y vestidos”, dijo entre risas.

“Habrá cosas para todos los gustos: desde pequeños platos con sushi, pizzas y mini hamburguesas, hasta propuestas más contundentes para saciar incluso a los que no hayan ganado el Óscar”, afirmó el austríaco. “Para esos recomiendo las figuras de Óscar hechas de chocolate. Ese Óscar sí que te lo puedes llevar a casa seguro”, agregó, bromista.

Se espera la presencia de 1.500 invitados en el Baile del Gobernador, la celebración oficial posterior a la 85 edición de los Óscar.

El menú creado para la ocasión por Puck junto al chef Matt Bencivenga comienza con unas bandejas de aperitivos que incluyen las clásicas y muy solicitadas mini hamburguesas de ternera de Kobe, piezas de salmón con forma de estatuilla de Óscar aderezadas con caviar, pizzas vegetales, gambas fritas, rollitos de primavera, pato a la naranja y tartar de atún picante, entre otras opciones.

Tras una selección de sushi y marisco, llegará el turno de las ensaladas y platos pequeños, como pollo con trufas negras -procedentes de la Borgoña francesa-, tortellini con trufas blancas -de Alba, Italia-, filete con champiñones, pargo con salsa thai, macarrones con queso, langosta, cordero y lentejas.

Además habrá platos veganos como ensaladas con alcachofas, vinagreta de limón, coliflor, remolacha y nueces. De postre pudding de chocolate con cerezas, lichi de frambuesa con mazapán de chocolate con leche, mango con crema de la pasión y sorbetes, entre otros dulces.

EFE