Félix Velásquez: Rechazamos decisión de la juez Rosa Dorita de Freitas

La organización Un Mundo Sin Mordaza rechaza contundentemente la decisión tomada por la juez Rosa Dorita De Freitas de negarle la medida humanitaria al comisario Iván Simonovis sin evaluar el informe médico que le diagnostico la osteoporosis que está acabando con la vida del comisario. El fallo no está ajustado a derecho y se puede considerar una flagrante violación a los Derechos Humanos y al Código Orgánico Procesal Penal.

La decisión que se tomó de llevar al comisario Simonovis Al centro de reclusión Ramo Verde es una decisión política que está cargado de odio y revancha. Queremos que el país sepa, que la responsable de la vida de Iván Simonovis es la juez Rosa Dorita de Freitas, todo lo que le pueda ocurrir en la cárcel de Ramo Verde será responsabilidad de ella.

Queremos dejar claro que el no otorgamiento de esta medida por razones humanitarias, conlleva responsabilidades para los jueces y fiscales del Ministerio Público que han actuado con desapego a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y a las Leyes, toda vez que el mantenimiento del ciudadano Iván Simonovis en un centro de reclusión agrava su enfermedad, porque el comisario Simonovis padece osteoporosis de cabeza y cuello de fémur, con riesgo de moderado ha elevado de fractura de cadera. Insuficiencia de Vitamina D. Cambios osteodegenerativos de columna cervical, específicamente C4-C5, C5-C6, C6-C7; con protrusión concéntrica de los discos. Síndrome del túnel carpiano bilateral. Fractura vertebral a nivel de L2, de probable origen traumático. Discopatía lumbar L4- L5, L5-S1, presentando como consecuencia denervación radicular a nivel de L4 del lado derecho. Ileítis severa. Hipertrofia de Ventrículo izquierdo. Esofagitis de reflujo Grado C con Hernia hiatal.

Todo este cuadro clínico no basto para que el gobierno se apiadara de la familia Simonovis y le concediera la medida humanitaria que están solicitando no solo por capricho si no por salud. Aquí se refleja la doble moral del gobierno que solicita un permiso especial para que el presidente de la república se trate su enfermedad en Cuba, pero para el comisario solo le es permitido morir en los calabozos del Sebin.

Un Mundo Sin Mordaza sigue respaldando incondicionalmente al comisario Simonovis y seguirá impulsando campañas para apelar esta injusta decisión que mata en cámara lenta no solo a Iván Simonovis, sino que mata los derechos Humanos y las leyes.

En este mismo sentido llevaran la protesta a instancias internacionales y seguirán denunciando este atropello dentro y fuera del país para que el mundo sepa que en Venezuela se están fusilando políticamente a la disidencia opositora.

Silenciar este atropello contra el comisario, es preparar la urna para el siguiente linchamiento político, si no vamos unidos, nos ahorcaran por separados.