Protesta en Venalum interrumpe despachos a clientes nacionales

La reductora de aluminio declaró este jueves fuerza mayor por la imposibilidad de cumplir con los envíos de metal a las empresas transformadoras, informa Correo del Caroní.

Al final del segundo turno de este jueves, la industria registraba 15 coladas atrasadas y 51 ánodos de carbón pendientes por cambio. Foto Archivo

María Ramírez Cabello
[email protected]

La protesta laboral impulsada por el Sindicato de Trabajadores del Aluminio (Sutralum) en Venalum, desde el 7 de febrero, paralizó por completo los despachos de aluminio a las transformadoras de metal ubicadas en Guayana.

El vicepresidente de la Cámara de Industriales y Mineros de Guayana, Francisco Castro, aseguró que industrias como Sural, Pianmeca y Westalca han sido gravemente afectadas por el conflicto laboral y la paralización de los despachos.

“Aquellas empresas como Pianmeca y Sural a las que les fue asignada su cuota mensual temprana -entre el 1 y el 2 de febrero- retiraron algo de metal hasta el 7 de febrero, que fue cuando comenzó el conflicto. Desde entonces, no ha habido forma ni acceso para retirar aluminio de Venalum”.

En las industrias mencionadas, los inventarios de metal son insuficientes pues retiraron apenas 30% de la cuota, mientras que otras como Westalca no han retirado su cupo “y están parados y sin producción”.

Castro resaltó que lo más grave es que no exista un interlocutor, por parte de Venalum, que comunique la perspectiva de solución del conflicto que suma 15 días.

“Informalmente nos hemos comunicado con las gerencias, pero formalmente no porque las áreas administrativas están paralizadas. Ellos despachan desde Bauxilum, pero al nivel al que hemos accedido ninguno ha sido capaz de darnos una perspectiva del cese del conflicto”, dijo.

Declaración de fuerza mayor
Las transformadoras recibieron este jueves la declaratoria de fuerza mayor por parte de CVG Venalum, lo que blinda a la estatal desde el punto de vista legal frente a potenciales demandas por incumplimiento de los contratos suscritos con los clientes.

Lottt en estudioRepresentantes de las industrias Sural, Pianmeca y Westalca se reunieron en la mañana de este jueves para analizar la situación y aprovecharon el encuentro para evaluar el cumplimiento de la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (Lottt) en las industrias privadas.

Sobre este punto, sostuvo que están tratando de amalgamar voluntades con los trabajadores, para cumplir oportunamente la reducción de la jornada laboral a partir del 7 de mayo, como establece la legislación laboral.

La declaratoria de fuerza mayor se realiza con base a condiciones que impiden cumplir con las obligaciones contraídas por causas que están fuera del control de Venalum. “La empresa apela a la cláusula de fuerza mayor para evitar demandas y le permite a las transformadoras declarar fuerza mayor con sus clientes también hasta que cesen las condiciones que obligaron a su declaración”, explicó Castro.

Los incumplimientos de la estatal tanto con el mercado nacional como internacional no son nuevos. En el 2012, el presidente de CVG Venalum de ese entonces, Rada Gamluch, explicó que evaluaban la declaratoria de fuerza mayor ante la coyuntura operativa.

Sostuvo que a los clientes internacionales se les ajustó la cuota, de acuerdo con los compromisos con el mercado nacional. “Una de las limitantes con el mercado nacional ha sido el grado de pureza que esperamos normalizar en mayo, en la medida que vayamos incorporando celdas”, dijo el año pasado.

Áreas administrativas paralizadas
En un comunicado interno, el presidente de CVG Venalum, Franco Díaz, se dirigió a los trabajadores en medio de las “circunstancias nefastas” para la planta para rechazar el paro promovido por Sutralum.

El titular de la estatal resaltó que las acciones impiden la entrada a los trabajadores, sobre todo a las áreas administrativas que permanecen cerradas.

“Quiero señalarles que es allí donde se planifica el pago de las diferentes nóminas, la contratación y pago de las cooperativas, la contratación de servicios, adquisición de bienes y repuestos, en fin, un sinnúmero de actividades administrativas para el desempeño eficiente y efectivo de nuestra empresa”. La parálisis administrativa es, precisamente, una de las razones que motivó la declaratoria de fuerza mayor.