Carlos Julio Peñaloza: El imperio electrónico de Fidel

Publicado en: Opinión

El control electrónico de la cedulación, las comunicaciones y el sistema electoral en países como Venezuela es parte del plan de dominación regional de Fidel Castro, el cual ha tenido pleno éxito en Venezuela, sostiene el autor, quien además de ex Director de la Academia Militar y ex Comandante General del Ejército, es ingeniero en comunicaciones.

En previos artículos expliqué cómo el control de elecciones en países de la región es parte del plan continental desarrollado por Fidel Castro. Este proyecto es dirigido por Ramiro Valdés utilizando técnicas de la STASI, policía secreta de la desaparecida Alemania comunista. El plan incluye vigilancia y atemorización masiva de la población mediante sistemas telemáticos que controlan electrónicamente identidad, comunicaciones, ubicación de personas y elecciones. Este plan trae a la vida real un personaje ficticio, el “Hermano mayor” (“Big Brother”) creado por George Orwell en su famosa novela “1984?. En ese libro el pueblo es aterrorizado con la frase “El hermano mayor lo está vigilando”. Fidel y Ramiro implantaron ese modelo en Cuba y ahora tratan de instalarlo en Venezuela con ayuda de los chinos. Al efecto, un grupo de ingenieros de sistemas venezolanos han sido entrenados en la UCI. Entre estos técnicos está el general Ornella Ferreira, quien fue jefe de la Sala Situacional de Miraflores y ahora es el Jefe de la Casa Militar de Chávez. Su especialización en Cuba fue camuflada como un curso de Estado Mayor.

En 1996, luego de la partida de los rusos de Cuba, su base de espionaje en Lourdes fue cerrada. A continuación Fidel negoció con China la construcción de una nueva base que le diera capacidad para espiar telecomunicaciones, hacer exploración radioeléctrica y lanzar ataques cibernéticos. A cambio de darle a los chinos esas facilidades, Fidel pidió asesoramiento y ayuda técnica para establecer una base propia de escucha y descifrado electrónico en el Caribe y Suramérica. Adicionalmente pidió asesoría y apoyo para desarrollar los programas informáticos necesarios para el “Plan Futuro”, destinado al control masivo de la población de la isla.

Luego del colapso sovietico Fidel se lanzo en brazos de China. Mientras negociaba con ellos, Fidel tenía su atención centrada de nuevo en Venezuela, donde Hugo Chávez se estaba convirtiendo en un atractivo candidato. Si Chávez ganaba la presidencia, volvería a la vida el gran designio imperial de Fidel en los años sesenta. Este plan imperial es descrito en detalle en mi libro “El Imperio de Fidel”. Para Fidel era claro que en Venezuela la victoria por el voto era indispensable y por ello cambió su estrategia. A partir de ese momento Fidel se convenció que en nuestro país tenía que ganar elecciones de cualquier manera para se aceptado.

En 1998, la base china en Cuba (Bejucal), empezó a operar con 10 antenas satelitales, conectadas en las bandas de 4 y 14 Mhz mediante trasponders de 36, 54 y 72 mHZ a varios satélites geoestacionarios chinos en órbita sobre la isla. El primer satélite chino para este proyecto fue el Shenzou-2, puesto en órbita en el 2001. Desde entonces China ha lanzado 20 vehículos espaciales integrando una gigantesca red mundial de satélites. Los satélites comprados por Chávez a los chinos forman parte de este sistema. Los satélites venezolanos están conectados a la sala situacional operada por Valdés en la UCI y a varias salas situacionales secretas en Venezuela.

Cuando las instalaciones rusas en Lourdes quedaron abandonadas, Valdés las utilizó para crear allí la Universidad de Ciencias Informáticas de Cuba (UCI). En ese instituto instaló como jefe de proyecto secreto al Dr. José Lavandero García, a quien designó vicepresidente con muy baja silueta. El UCI cumple una labor dual. Además de preparar a los nuevos ingenieros de sistemas y comunicaciones cubanos, sirve de cobertura al grupo de expertos en telemática dirigidos por Lavandero encargados de desarrollar, mantener y operar el “Plan Futuro”. Su misión es realizar investigación y desarrollo para crear los programas informáticos necesarios para controlar a la población de Cuba y otros países del área. Estos proyectos incluyen el control de la cedulación y ubicación de los ciudadanos y la manipulación de elecciones. Este esfuerzo no requiere un gasto demasiado grande. Solo es necesario un grupo pequeño de expertos armados de computadores para desarrollar programas maliciosos ocultos dentro del código fuente, los cuales son muy difíciles de detectar por auditores externos.

Este equipo cubano esta formado por la crema y nata de los graduados del UCI. Sus jefes fueron formados por expertos de la STASI (Alemania del Este). A la sala situacional secreta instalada en la UCI llega la punta cubana del cable submarino instalado recientemente entre Venezuela y Cuba. Este cable constituye un sistema alterno en caso que el sistema satelital falle o sea destruido en una guerra. El proyecto está bajo la dirección general de Valdés y lo controla el Dirección de Inteligencia Militar desde el Ministerio de las Fuerzas Armadas. El control técnico del proyecto está a cargo de Guillermo Bello y su esposa la coronel Sara Jordán, ambos del Ministerio del Interior. La programación y control secreto está a cargo de los brillantes ingenieros Sergio Suárez, Amado García y José Luis Presmanes.

Fidel y Valdés desarrollaron separadamente la genial idea de crear a SMARMATIC para controlar las elecciones en Venezuela luego de la elección de Chavez en 1998. El futuro Imperio de Fidel no se conquistaría por las armas sino a través de la electrónica. Como paso inicial dieron cabida a Smarmatic sacando del CNE a INDRA e infiltraron la Coordinadora Democrática y luego la MUD con sus agentes para cabildear las bondades y la pureza del CNE. La historia de los orígenes de esta misteriosa empresa destinada a consolidar el imperio electrónico de Fidel será el tema de mi próximo artículo.

http://www.puestodecombate.org/wp-login.php?redirect_to=http%3A%2F%2Fwww.puestodecombate.org%2Fwp-admin%2F&reauth=1

,

Comments are closed.