Los latinos que buscan un Óscar

Foto: Archivo

El chileno Pablo Larraín caminará la alfombra roja este domingo por su dirección en el filme No, protagonizado por el mexicano Gael García Bernal y nominado a Mejor Película Extranjera. El director tiene una misión difícil, ya que se enfrenta a la cinta austríaca Amour, de Michael Haneke; la gran favorita, que además es candidata a otros cuatro galardones, incluidos el de Mejor Película, Mejor Director y Mejor Guión Original.

Infobae

No, el primer largometraje chileno que aspira a la estatuilla, refleja lo que vivió el país sudamericano en 1988 cuando se convocó una consulta popular para definir el futuro del dictador Augusto Pinochet, narrado, todo ello, a través de los ojos del joven publicista (Gael García Bernal) encargado de orquestarla.


Amour y No compiten además con War Witch (Canadá), A Royal Affair (Dinamarca) y Kon-Tiki (Noruega).

Antes del estreno del filme, el actor mexicano habló con Infobae América y contó cómo se sintió durante el tiempo que pasó en Chile durante el rodaje. “Ser actor a veces implica hacer un trabajo medio antropológico, medio periodístico, empatizar emocionalmente con lo que está sucediendo, absorber referencias e información”, dijo García Bernal. “Es una película altamente subversiva, en el buen sentido. El film muestra el trayecto de un personaje desde la apatía política a ser un operador que se mete en la cocina de la política”, explicó el intérprete mexicano.

En la premiación también estará el fotógrafo chileno Claudio Miranda, quien se ha consagrado como uno de los profesionales técnicos más prestigiosos de Hollywood tras lograr la segunda nominación de su carrera a un Oscar como Mejor Director de Fotografía, en esta ocasión por Una aventura extraordinaria, de Ang Lee.

En 2009, Miranda fue candidato por El curioso caso de Benjamin Button. Entre sus trabajos más actuales, se encuentra Tron: Legacy y recientemente acaba de concluir su trabajo en Oblivion, con Tom Cruise.

José Antonio Garcia es el representante méxicano en la premiación, con su primer nominación a un Oscar a la Mejor Mezcla de Sonido, por Argo, dirigida y protagonizada por Ben Affleck. Tiene como rivales a sus colegas de Los Miserables, Lincoln, Life of Pi y Skyfall.