Nuevos smartphones buscan competir con grandes gracias a bajos precios

Foto Referencial/Archivo

Los fabricantes de teléfonos móviles, reunidos en Barcelona (España) durante cuatro días, buscan crear smartphones más rápidos y más baratos para contrarrestar el dominio de Samsung y Apple en este mercado.

El lunes, el grupo finlandés Nokia presentó dos teléfonos multifunción o smartphones “de gama media”, destinados a los clientes deseosos de innovaciones pero que no quieren o no pueden gastarse mucho en un teléfono.

Los Lumia 520 y 720, que tienen las funciones reservadas hasta ahora a los teléfonos de alta gama del grupo, en particular en lo que respecta a la cámara de fotos y al sistema de GPS, se venderán respectivamente a 139 y 249 euros sin impuestos.

El chino Huawei, que se encaramó a la tercera posición del podio en el cuarto trimestre de 2012, con el 5,3% de las ventas mundiales, lanzó el domingo un aparato presentado como el más rápido del mundo.

El Ascend P2, que promete una velocidad del 50% más que sus competidores directos, se venderá en Europa por 399 euros, contra los 679 euros del iPhone 5 y los 649 euros del Samsung Galaxy III cuando fueron lanzados.

One Touch Star, el nuevo teléfono inteligente del francés Alcatel, presentado el lunes en el Congreso también comparte la misma preocupación de que llegue al máximo posible. “El mercado espera con ansiedad este móvil que responde al conjunto de los deseos de nuestros usuarios: diseño y prestaciones al mejor precio”, dice Thomas Brenac, director de Alcatel One Touch France, en un comunicado del grupo.

El teléfono, que integra un procesador central doble de 1 gigahertz (GHz), una pantalla táctil de 4 pulgadas y una cámara de foto de 5 megapíxeles se venderá en Francia a partir de abril a un precio que oscila entre 199 y 219 euros según el modelo.

Número uno mundial con el 29% de los smartphones vendidos en el mundo, Samsung anunció el domingo en el Congreso Mundial de la Telefonía Móvil (MWC), el más grande del sector, el lanzamiento de su minitableta, la Galaxy Note 8.0.

Para el nuevo modelo de Galaxy S, su buque insignia, habrá que esperar al 14 de marzo en Nueva York, según anunció este lunes en su cuenta Twitter.

Por su parte, Apple, segundo del mercado con el 22,1%, que lanzó el iPhone 5 en septiembre 2012, no suele acudir a este Congreso.

Lo que no hace más que aumentar el interés de la competencia, que asegura que lo puede hacer mejor y más barato que los dos líderes.

Sobre todo porque los consumidores “empiezan a cansarse un poco del duopolio” del surcoreano y el estadounidense, según Yves Maître, vicepresidente de los aparatos móviles del francés Orange, que será el primero en comercializar el nuevo smartphone de Huawei en Francia.

Una brecha en la que espera penetrar el japonés Sony Mobile, que el lunes dio a conocer sus ambiciones internacionales para su Xperia Z, lanzado en enero en Japón, donde ya se ha convertido en el smartphone más vendido.

“Esta semana, empezamos el despliegue (del Xperia Z) en 60 países de los cinco continentes”, declaró Kunimasa Suzuki, presidente-director general de Sony Mobile.

El chino ZTE también presentó el lunes un “phablet”, aparato mitad teléfono mitad tableta con una pantalla de 5,7 pulgadas. Bautizado como Gran Memo, permite realizar una llamada con una sola mano, e integra el GPS y una cámara de foto de 13 megapíxeles.

El taiwanés HTC también presentó la semana pasada su nuevo smartphone HTC One, del que espera algo más que sus decepcionantes últimos modelos. AFP