En CVG Venalum no hay acuerdos tras 20 días de paro

Veinte días de paralización de las operaciones administrativas no han sido suficientes para que la empresa y el sindicato depongan sus diferencias y negocien una salida a un conflicto que amenaza los pagos pendientes y mantiene sin metal a las fábricas transformadoras de aluminio asentadas en Guayana, informa Correo del Caroní.

La comisión del CLEB se presentó ayer en la tarde en el portón principal de Venalum

María Ramírez Cabello
[email protected]
Foto José Leal

La paralización de las actividades administrativas de la reductora de aluminio CVG Venalum cumple hoy 20 días. Los despachos de metal a los transformadores locales se mantienen suspendidos y el conflicto laboral, iniciado el 7 de febrero por la dirigencia oficialista del Sindicato de Trabajadores del Aluminio (Sutralum), sigue vivo pese al escaso apoyo del resto de las fracciones políticas de la industria.

En la mañana de ayer, dirigentes de Sutralum ejercieron un derecho de palabra ante el Consejo Legislativo del estado Bolívar. En la tarde una comisión de la instancia legislativa se trasladó a la industria.

El diputado Antonio Rivas, también presidente de la Central Bolivariana de Trabajadores Socialistas de Venezuela de la Ciudad, el Campo y la Pesca en el estado Bolívar, aseguró que observan falta de voluntad y disposición de las partes para reunirse y buscar solución al problema.

“El sindicato dice que tiene disposición al diálogo pero la empresa, a nuestro entender, no ha dado esa muestra”, dijo.

Criticó que el ministro de Industrias, Ricardo Menéndez, haya emitido declaraciones desde Caracas con denuncias de sabotaje “y eso para nosotros no encuadra con la realidad”.

Rivas resaltó que la directiva de la empresa está obligada a sentarse con el sindicato, “no es posible que una sola parte esté dispuesta a reunirse, eso profundiza la crisis (…) Aquí no importa quién es el más fuerte, sino poner fin a un conflicto que no deja bien a ninguna de las partes”.

El presidente de Venalum, Franco Díaz, expresó recientemente a través de un comunicado interno que luego del cierre de los portones, la directiva se ha reunido con la representación sindical de manera infructuosa. Indicó que en la “protesta administrativa” no hay razones de fondo reivindicativo, sino “un caballo de Troya en contra de los intereses laborales”.

Emplazan al diálogo
El Consejo de Trabajadores de la estatal emplazó al secretario general de Sutralum y al presidente de la industria, Franco Díaz, a seguir el “ejemplo” de las estatales Sidor y Alcasa. “Que reanuden la discusión de la convención colectiva y se sienten a discutir las cláusulas económicas, ya que somos los únicos que no avanzamos en esta materia”.

“Exigimos a Pedro Perales a deponer su lucha de ambición y poder por la presidencia de Venalum, que asuma su responsabilidad en la lucha del anticipo de los Bs. 10 mil por adelanto de la convención colectiva y demás beneficios sociales y económicos”, agregó.

El Consejo recordó que restan 270 trabajadores conexos por ingresar a la nómina fija de dos cooperativas de hornos, una de envarillado, siete de molienda y 11 de reducción, así como 956 no conexos.

“Exigimos la incorporación de todos los conexos e inconexos y que sean los mismos cooperativistas quienes programen su incorporación por lo que no aceptamos injerencias sindicales ni patronales ya que Pedro Perales y su Movimiento 27 está manejando la idea de incorporar un grupo de cooperativistas dejando al resto”.

Sostuvo que el dirigente sindical busca el control de los $ 498 millones del Fondo Chino aprobados para la estatal, “poniendo en riesgo los planes de inversión para recuperar la planta, el pago de nómina a cooperativistas, personal fijo, a las clínicas, farmacias y proveedores en general y por ende nuestra estabilidad laboral”.

Leves efectos operativos
La estatal cuenta actualmente con 264 celdas en servicio de un parque de 905 en total, de modo que opera a 29% de su capacidad instalada.

Desde el 7 de febrero, cuando inició el conflicto han desincorporado siete celdas y se han puesto en servicio tres. Una fuente de la estatal, que prefirió reservar su identidad, precisó que de las siete celdas apagadas, cuatro fueron desincorporadas por alto porcentaje de hierro catódico y las tres restantes por perforación en pared y en barra.

El conflicto ha incidido en elevar el ausentismo. La desincorporación de la celda perforada por pared puede atribuirse al déficit de personal en el área por la “protesta administrativa”. “El poco personal en el área impidió detectar la presencia de casco rojo que conlleva a la perforación de la celda”.

El déficit de personal ha impedido también realizar operaciones como el desnatado de las celdas, situación que afecta la temperatura de baño e incremento de la presencia de cascos rojos en celdas.

Visitas a otras industrias

El diputado del CLEB, Antonio Rivas, sostuvo que además de visitar Venalum, acudirán a otras industrias como la transnacional privada Calderys Refractarios, CVG Refractarios, Orinoco Iron, Sidetur, Bauxilum, Maderas del Orinoco y Friosa.

“El CLEB debe estar en la calle”, dijo.

Sobre el caso de la transnacional Calderys Refractarios, manifestó que buscarán soluciones “luego de que la directiva se fuera y dejara sin respuesta a los trabajadores”.