Min-Defensa se habría reunido con Chávez mientras gobierno desmiente división en las Fanb

EFE

El gobierno venezolano dio muestras de unidad y desmintió rumores de desacuerdo con las Fuerzas Armadas ante la ausencia del presidente Hugo Chávez, enfermo de cáncer, durante la conmemoración este miércoles del 24º aniversario del “Caracazo”, una revuelta popular que dejó cientos de muertos en 1989.

Simpatizantes del gobierno marcharon por las calles del oeste de Caracas, luciendo franelas con imágenes de Chávez y enviando mensajes de solidaridad al mandatario, en una manifestación que finalizó con un discurso del vicepresidente Nicolás Maduro, rodeado de una decena de jefes militares, varios funcionarios del gobierno y la hija mayor de Chávez, Rosa Virginia.

“Hoy el pueblo con la fuerza armada estamos más unidos que nunca, como un puño de la patria”, dijo Maduro ante los seguidores que acudieron a esta manifestación, la primera desde que Chávez fue internado en el hospital militar de Caracas hace nueve días, tras pasar más de dos meses en Cuba recuperándose de su cuarta cirugía contra el cáncer.

“Que no vengan ahora con ‘cuenticos’ de que si estamos peleados (…), por donde nos busquen nos van a encontrar, al pueblo y a las Fuerzas Armadas”, aseguró Maduro, quien la noche del viernes desmintió rumores en las redes sociales sobre “movimientos sospechosos” en Fuerte Tiuna, el mayor complejo militar de Caracas.

El vicepresidente exaltó la labor de los militares y aseguró que “más nunca sus armas serán para masacrar” al pueblo, sino para “defender la patria”.

El “Caracazo” fue una revuelta popular ocurrida entre el 27 y 28 de febrero de 1989 en protesta por el alza del precio del transporte público tras un aumento del precio de la gasolina decretado por el gobierno de Carlos Andrés Pérez (1974-1979 y 1989-1993), durante la que unas 300 personas fueron asesinadas por acción de las fuerzas militares, usadas para controlar el orden público.

“No tengan duda que sabremos defender la obra hermosa del comandante Hugo Chávez Frías”, dijo Maduro en el mitin, dirigiéndose a la oposición, a la que acusa de intentar dividir al chavismo y de difundir rumores sobre inestabilidad en las Fuerzas Armadas.

También Diosdado Cabello, presidente del Parlamento y exmilitar que participó en el fallido golpe de Estado liderado por Chávez en 1992, desmintió los rumores de divisiones en el oficialismo y aseguró: “El pueblo y la Fuerza Armada estamos unidos alrededor de un proyecto, de una causa, de un líder” como Chávez.

Tras anunciar la presencia de la hija mayor de Chávez, Maduro anunció la aprobación de recursos económicos para indemnizar a los familiares de las víctimas y dijo que el mandatario, “además de haber entregado su vida completa por la felicidad” de los venezolanos, “protege de manera directa” al entorno de las víctimas.

Visita del ministro de Defensa a Chávez

Por otro lado, de forma sorpresiva para pacientes y el personal médico del hospital Militar Dr. Carlos Arvelo el ministro de la Defensa, almirante en jefe, Diego Molero Bellavia, visitó a las 5 pm al presidente Chávez. Trascendió que el almirante se reunió con el director de esta institución Earle Siso.

Algunos medios, apostados a las afueras del nosocomio, pudieron capturar las imágenes cuanto el Ministro de la Defensa salía y despedía del director del “Dr. Carlos Arvelo”.

Tras su operación en diciembre, los venezolanos sólo han visto a Chávez -que tiene dificultad para hablar debido a una traqueotomía- en cuatro fotos difundidas por el gobierno cuando aún se encontraba hospitalizado en Cuba.

El mandatario no pudo asistir a su toma de posesión en enero, tras su reelección en octubre, y la misma fue pospuesta por el Tribunal Supremo hasta que se recupere.

Con información de AFP