No los queremos, pero los guardamos…

Foto: Archivo

Texto: finanzaspersonales.com.co

Este mes, la casa de la moneda canadiense dejó de distribuir la última moneda de un centavo, ya que cuesta más hacerla de lo que vale. Sin embargo, está lejos de ser la moneda de menor valor en el mundo.

Algunos bancos centrales están aferrándose a las monedas que se conocen como “pequeño cambio”.

Hay muchos precedentes para el desecho de estas pequeñas monedas. Estados Unidos abolió el medio centavo en 1857 y Reino Unido hizo lo propio con el medio penique, retirado en 1984.

Nueva Zelanda y Australia abandonaron la moneda de un centavo y dos centavos en la década de 1990.

Para leer la noticia completa pulsa aquí.