Unos 2 mil niños se ven afectados por desbordamiento de aguas negras en Margarita

(Foto El Sol de Margarita)

De acuerdo a información publicada en el Sol de Margarita, el colapso de las aguas residuales en el Liceo José Augusto D’León y Colegio Víctor Cedeño ha interrumpido en varias ocasiones el proceso educativo de unos 2.000 alumnos que reciben clases en estas instituciones académicas.

La situación dura ya 10 años, y aunque Hidrocaribe ha destapado las tuberías en varias ocasiones, el problema vuelve a repetirse cada vez más a menudo.

Docentes del liceo comentaron que antes el desbordamiento se presentaba al llover, ahora la situación se da sin explicación alguna.

Luego de arreglos hechos por Hidrocaribe, se dieron cuenta de que el problema es porque las tuberías son insuficientes ya que la matricula estudiantil creció demasiado. “Trabajadores de Hidrocaribe nos explicaron que se debe sustituir la red de aguas negras, es la única solución para que no se sigan desbordando las aguas”, dijo Rodríguez.

Paralizados

El lunes, el edificio nuevo del liceo público tuvo que ser evacuado luego de que en el patio central y baños manaron aguas servidas. Los malos olores impidieron que las clases se dictaran.

En pocos minutos, los jóvenes empezaron a sentir náuseas.

Las clases fueron paralizadas por minutos, mientras los directivos de la institución debatían si suspender las actividades o tomar otras medidas.

La solución fue trasladar a más de 700 alumnos al antiguo edificio, para que allí terminaran la jornada escolar.

“El desbordamiento de las aguas servidas es grave. No se trata solo de malos olores, es una cuestión sanitaria”, agregó Yanet Aguilera, coordinadora de Protección y Desarrollo Estudiantil.

Las docentes aseguran que varios estudiantes han presentado diarreas, alergias y enfermedades estomacales.

Para ellos, el caso más importante a raíz del desborde de las aguas servidas es el de una profesora de Biología que presenta una bacteria en los pulmones.

Los docentes hacen un llamado a la Zona Educativa, Fede, Hidrocaribe y la Gobernación del estado Nueva Esparta a que resuelva la situación.

El colegio Víctor Cedeño tiene más de 35 años de fundación, desde entonces no le han realizado mejoras en el sistema de drenaje.

En esta institución también se desbordan las aguas residuales. “El área de la cancha el lunes parecía una laguna. Me preocupa la salud de mis alumnitos. Hemos hablado con la Zona Educativa pero alega que eso no es de su competencia”, dijo la directora Letty Esparragosa.