Asesinan a balazos a joven de 18 años

(Foto Referencial/Archivo)

Una joven fue asesinada de un tiro en el cuello y otra resultó gravemente herida en la espalda cuando hampones les dispararon luego de haber perpetrado el robo de la moto del novio de una de ellas, la noche del jueves (28 de febrero), en un callejón del sector La Rinconada, colindante con el barrio El Triunfo, de la parroquia Unión, informa El Impulso.

Deimar Vásquez, de 18 años, hija de Yasmin Sánchez y Giovanny Vásquez, estudiante y quien pensaba casarse en mayo con Jesús Alberto Amaya, con residencia en la carrera 3, entre las calles 9 y 10, de Barrio Unión, fue ingresada sin signos vitales a la sala de emergencia del Hospital Central Universitario Antonio María Pineda a las 8 y 30 de la noche, pocos minutos después de haber sido abaleada.

Su prima, Yerles López, de 21 años, también estudiante, hija de Yertenys Sánchez y Alí Alberto López, la única hembra de los cuatro hijos de esta pareja, con residencia en la carrera 2 con calle 10, se encuentra recluida en el mencionado centro asistencial, a donde fue ingresada junto con Deimar Vásquez.

Ambas se trasladaban en una moto Bera que conducía Amaya, novio de Deimar, refirió a los periodistas Yasmin Sánchez cuando en compañía de su esposo, Giovanny, y la más pequeña de su prole, en las inmediaciones de la morgue se encontraban a la espera de la entrega del cadáver para darle cristiana sepultura.

-¿Cómo ocurrió el suceso?, preguntaron los reporteros de sucesos a la acongojada madre.

-Las muchachas decidieron acompañar a Jesús Alberto a La Rinconada para visitar a un amigo de éste, de nombre Cristian, moto-taxista, quien había sufrido lesiones al mediodía del mismo jueves al rodar de su máquina, contó Yasmin Sánchez.

Una vez que llegaron a La Rinconada, el novio de mi hija tocó la corneta de su moto para que abrieran la puerta de la casa del amigo pero, de repente, de un vehículo, al parecer Malibú y de color blanco, que estaba estacionado en las inmediaciones salieron unos individuos y con armas en las manos se les acercaron.

Lo primero que preguntaron a Jesús Alberto fue que si era funcionario y cuando éste les dijo que no, entonces, le conminaron a entregarle la llave de la moto y de igual forma todas las cosas de valor que llevaban las muchachas.

Deimar les entregó su celular y su prima también les obedeció. Igual lo había hecho su novio pero, los hampones, no contentos con haberlos sometido, les dijeron que corrieran. Cuando lo hicieron, les dispararon. Cayeron las dos muchachas y Amaya, quien milagrosamente salió ileso, comenzó a pedir auxilio a los vecinos.

En un vehículo particular fueron llevadas al Hospital Central, pero ya Deimar había expirado porque el tiro que le atravesó el cuello fue mortal.

Su prima fue intervenida y se encuentra recluida.

Deimar, quien estudió en el plantel Ciudad de Valencia y pensaba en trabajar, era la mayor de los cuatro hijos de Yasmin y Giovanny Vásquez. Los otros tienen 15, 7 y un año.

Mi hija había planeado casarse en mayo con su novio, quien es mecánico de automotores, dijo muy entristecida su progenitora. Pero, los delincuentes acabaron con su vida sin motivo alguno.

Se ignora el número de asesinos, pero se presumen que sean dos.

Las jóvenes cayeron en la pendiente del callejón que da a la carrera 13-A de La Rinconada, donde todavía ayer se conservaban los rastros de sangre.

Vecinos del lugar dijeron que fueron muchos los disparos que escucharon.