Jorge Giordani, un ministro devaluado

Tiene más de 12 años manejando los negocios de la nación, pero todavía no logra domar a la economía del país. Sus críticos creen que ya su lista de errores es demasiado larga.

Juan Carlos Figueroa / El Tiempo

El pasado 8 de febrero, en la rueda de prensa en la que anunció la última devaluación del bolívar, Jorge Giordani se quejó mucho. Saltó de una idea a otra, golpeó la mesa varias veces y preguntó mucho. “¿Por qué tenemos que importar arroz?.. Seguimos siendo un país rentista… ¡No podemos seguir dependiendo de la economía petrolera!”, dijo a los periodistas.

Habló del capitalismo y criticó el derroche de los venezolanos. Pidió conciencia: “Estamos construyendo un socialismo del desperdicio, rentístico”.

Le dio chance de quejarse de lo barato de la gasolina y resaltar la gran cantidad de dinero que le ha entrado al gobierno en los últimos años. Hasta mencionó la inflación. “¿Cómo se combate? Pues con producción, tenemos que producir más”, señaló el gran defensor del control de precios.

Cuando Chávez estaba en la cárcel, comenzó a escribir la tesis de una maestría en Ciencias Políticas. ¿El tutor? Giordani, uno de los tantos que simpatizaron con el militar barinés tras el golpe de 1992 y que luego fueron visita cotidiana mientras cumplió su encarcelamineto.

La tesis en la que trabajaba el hoy mandatario intentaba explicar cómo convertir el “movimiento bolivariano” en gobierno de Venezuela, contó en 2001 el propio Giordani en una entrevista con el periodista estadounidense Jon Lee Anderson. La tesis nunca se terminó, pero la revolución se hizo gobierno y él siguió como guía presidencial.

Por tener una de las billeteras más gordas de la región y no haber logrado curar la economía venezolana, Giordani es despreciado fuera del país. La revista chilena América Economía lo calificó como uno de los peores ministros de Economía de Latinoamérica en 2012.

Lea el artículo completo en El Tiempo.