Lo matan por una arepa

(Foto La Verdad)

Dos sicarios a bordo de unas motos dispararon, el pasado viernes en la noche, contra Gervis Alfredo Oviedo Gill (16) y Gabriel Antonio Argüelles García (30), alias el “Topo”, cuando ambos se encontraban frente a una casa del barrio Primero de Marzo en San Francisco. Ambos llegaron sin signos vitales a diferentes centros asistenciales del municipio, informa La Verdad.

Los familiares de las víctimas explicaron que el tiroteo ocurrió a las 9.30 en la calle 210 con avenida 48M del sector, ubicado en la parroquia Domitila Flores. Al parecer el “Topo” se encontraba en la casa de su hermano reparando el cableado eléctrico de una de los cuartos de la vivienda.

El adolescente llegó al lugar a buscar a la esposa de Argüelles, quien lo había invitado a comerse una arepa. Cuando ambos salieron escucharon el rugir de dos motos. En cuestión de segundos se vieron a los motorizados haciéndoles frente con un par de pistolas 9 milímetros.

Ninguno tuvo tiempo de resguardarse. Los asesinos fueron implacables y acabaron con la vida del “Topo”. Luego, sin mediar palabras, le dispararon al joven, quien se encontraba petrificado por lo que acababa de ver.

Contra reloj

Apenas se escucharon los tiros las mujeres del sector se persignaron y salieron a ver a quién habían matado. En la calle había una escena dantesca: los hijos de Argüelles llorando ante los cadáveres. Los curiosos se acercaron el lugar sin importarles nada y se llevaron a los niños.

Luego llamaron a las familias de las víctimas para que los trasladaran a algún hospital. Los primero en llegar fueron los parientes del adolescente, quienes se llevaron el cuerpo hasta el ambulatorio El Silencio donde llegó sin signos vitales. Mientras que al “Topo” lo ingresaron al Centro de Diagnóstico Integral de El Bajo, lugar en el cual falleció cinco minutos después.

A Oviedo lo describieron como un hijo ejemplar que alternaba sus estudios con el trabajo para ayudar en los gastos de su casa. Mientras que de Argüelles se conoció que era obrero y era natural del estado Falcón.

La Policía científica, subdelegación San Francisco, adelanta las investigaciones pertinentes al caso. El móvil que estos manejan es la venganza. Ninguna de estas dos víctimas registró antecedentes.

 

Gervis Alfredo Oviedo Gill (16). Era el tercero de cinco hermanos. Estudiaba en el liceo Gonzalo Rincón Gutiérrez y trabajaba en una bloquera para ayudar a su familia. Residía en la casa 48C de esa misma calle donde ocurrió el tiroteo