Tamara Sujú Roa: Miedo

Los últimos días hemos presenciado cómo se ha acrecentado el amedrentamiento y la persecución contra líderes políticos y juveniles que están enfrentando el despotismo de este régimen que pretende imponerse por la fuerza, a través del desconocimiento de las leyes y la manipulación de los poderes públicos. El permiso indefinido para estar en Cuba que el parlamento le otorgó a Chávez terminó cuando pisó tierra venezolana. Y ya vamos a cumplir 15 días si verlo ni oírlo, y sin que se cumpla con lo que dice la Constitución sobre los pasos que se deben dar en estos casos para definir si el candidato electo está apto o no para gobernar, como es la conformación de una junta médica que informe sobre su verdadero estado de salud. Exigir que se cumpla con este mandato constitucional no es un capricho de la oposición, es un derecho que tenemos todos los venezolanos.

Este jueves, el dirigente nacional de Voluntad Popular Leopoldo López fue imputado por el supuesto delito de malversación de fondos, por una donación que hiciera PDVSA a la Asociación Civil Primero Justicia en los años 98-99, luego de participar junto con otras organizaciones no gubernamentales -algunas de las cuales también salieron beneficiadas- en la realización de los Proyectos “Expansión y consolidación de la Justicia de Paz” que se llevó a cabo en los Estados Monagas, Anzoátegui, Sucre y Delta Amacuro, y “Educando para la Justicia 1988-1999″. Dichos proyectos fueron aprobados por la Junta Directiva de PDVSA, en el marco del Convenio celebrado entre la Fundación Interamericana (IAF) y Petróleos de Venezuela S.A. La Contraloría interna de PDVSA realizó una auditoria para conocer el uso dado a dichas donaciones y determinó que los fondos donados fueron usados para los fines previstos. Luego este informe lo avalaría la Contraloría General de la República.

Pero para seguir amedrentando a Leopoldo y tratar de desacreditarlo ante la opinión pública, el régimen sacó del baúl de las acusaciones infundadas esta historia, para tratar de meterle miedo y callar al dirigente político. Y esta vez, y quiero recalcar esto, han actuado cobardemente, porque el ejecutivo no sólo ha ordenado la imputación de Leopoldo, sino también la de su madre, Antonieta Mendoza de López, que se presentará en la fiscalía los próximos días.

¿Qué le cobra el régimen a Leopoldo? Que no les tiene miedo. Ni ahora ni antes. Leopoldo ha enfrentado desde hace años su persecución y ha demostrado que es inocente de las artimañas que le han montado para sacarlo del juego político. ¿Por qué? Porque Leopoldo, a diferencia de estos personajes que desgobiernan a Venezuela desde hace 14 años, demostró ser excelente gerente, excelente administrador y excelente funcionario público, con verdadera vocación de servicio y con muy arraigados principios, valores ciudadanos y democráticos. El régimen le teme a la excelencia, a la honestidad, a la preparación profesional para servir y a la valentía, virtudes que no se divisan ni de lejos en quienes han acaparado el poder hoy en día. El municipio Chacao es, desde que Leopoldo López fue su Alcalde, la tacita de
oro en la que todos los caraqueños quisiéramos vivir.

Pero no sólo han ido contra Leopoldo. En la mira están otros miembros de su organización política. El General Antonio Rivero, quien ha denunciado la injerencia de militares cubanos en nuestra Fuerza Armada y su presencia en el país y los dirigentes juveniles David Smolansky, Freddy Guevara y Lawrence Castro por supuestamente generar focos de violencia y hostilidad con las protestas de los estudiantes que se encadenaron en la embajada de Cuba. Una organización simpatizante del oficialismo pidió al TSJ abrir una averiguación contra estos dirigentes, así como también contra Vilcar Fernández y Gaby Arellano, pertenecientes al movimiento 13 de la Universidad de Los Andes, Mérida. Antonio Peralta, otro de los estudiantes que estaba en dicha protesta, fue apresado e imputado por los delitos de instigación a delinquir, agresión física e incitación al odio, por supuesta agresión contra un señor que se acercó a dicha protesta.Actualmente se encuentra detenido en la sede del grupo BAE en San Agustín.

La criminalización de la protesta pacífica se ha incrementado y seguramente crecerá los próximos días.Ya no importa quien proteste, si trabajadores, estudiantes, amas de casa, etc. El miedo de los funcionarios del ejecutivo a que le digan la verdad sobre su “inconstitucional apropiación del poder” y su ineptitud e incapacidad para gobernar y el reclamo legitimo de los ciudadanos de exigir que se cumpla con lo que está establecido en la Constitución, puede convertirse peligrosamente en una estampida incontrolable de gente en las calles difícil de imaginar. Los venezolanos debemos unirnos contra la tiranía y el despotismo. No podemos permitir que nos sigan agrediendo verbal y físicamente. Los derechos constitucionales son para todos por igual, y exigirlos no puede convertirse en objeto de miedo y persecución. Pareciera que los que hoy están en el poder le tienen miedo a un pueblo que se le está levantando contra tanta desidia y arbitrariedad.

@Tamara_Suju