Moisés Naím: Hugo Chávez, R.I.P.: Empoderó a los pobres y arruinó a Venezuela

Incluso antes de su muerte, Hugo Chávez, se había unido a Fidel Castro y Ernesto “Che” Guevara en el panteón de los líderes latinoamericanos que gozan de reconocimiento mundial inmediato. Y, al igual que Castro y Guevara, Chávez es lo más controvertido. Él es el tema de profunda admiración que fácilmente se transforma en adoración apasionada, y en antagonismo que a menudo se transforma en odio igualmente intenso. Chávez, de 58 años, murió el martes, después de dos años de tratamientos contra el cáncer, de acuerdo con el vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro.

Inevitablemente, su legado va a ser tan difícil de evaluar objetivamente como la de otros líderes profundamente polarizantes, desde Mao a Perón. No obstante, si bien los hechos de Chávez serán pasto de debate interminable, hay algunos aspectos incontrovertibles de su legado.
Lo bueno
El más perdurable y positivo legado de Chavez es la ruptura de la convivencia pacífica de Venezuela con la pobreza, la desigualdad y la exclusión social. No fue el primer líder político que puso a los pobres en el centro del debate nacional. Tampoco fue el primero en utilizar un aumento en los ingresos del petróleo para ayudar a los pobres. Pero ninguno de sus antecesores lo hicieron de manera tan agresiva y con un sentido de urgencia apasionada como él. Y nadie tuvo más éxito en la siembra de esta prioridad en la psique de la nación e incluso su exportación a los países vecinos y más allá. Además, su capacidad para hacer sentir al pobre que uno de ellos estaba a cargo no tiene precedentes.

Otro aspecto positivo de su legado es que se puso fin a la indiferencia y la apatía política generalizada, alimentada durante décadas por un sistema dominado por los partidos políticos en decadencia y falta de tacto. El despertar político de la nación desatada por Chávez se ha apoderado de la gente en los barrios, trabajadores, estudiantes universitarios, la clase media y, por desgracia, incluso en los militares. Y aquí es donde la herencia negativa de Chávez comienza.

Lo malo
Después de 14 años en el poder, Chávez no dejó a la nación una democracia más fuerte o una economía más próspera. Esto, a pesar de sus constantes recordatorios de que él había empoderado finalmente a los pobres largo tiempo excluidos y por el hecho de que él presidió el aumento más largao y más exuberante de los ingresos petroleros en la historia de Venezuela

Chávez y sus partidarios afirman que durante su gestión 15 elecciones nacionales y referendos se llevaron a cabo, sus programas sociales, promovió la participación “directa” o “democracia radical.” Sin embargo, como Scott Mainwaring, un respetado académico EE.UU. ha señalado, la democracia requiere de “elecciones libres y justas para el ejecutivo y el legislativo, la protección de los derechos políticos y las libertades civiles y el control civil de los militares.El régimen de Chávez está muy por debajo de la primera y la tercera de estas características que definen a la democracia. El campo de juego electoral es muy desigual, y el respeto por los derechos de la oposición ha erosionado seriamente. El ejército está mucho más politizado y más involucrados en la política de lo que era antes de Chávez “.

De hecho, el presidente Chávez fue un pionero y uno de los operadores más hábiles de una estrategia política que se hizo común después de la Guerra Fría en muchos países que los politólogos llaman regímenes autoritarios competitivos. Se trata de regímenes donde los líderes ganan poder a través de elecciones democráticas y luego cambian la Constitución y otras leyes que debilitan los controles y equilibrios sobre el poder ejecutivo, lo que garantiza la continuidad del régimen y su autonomía casi total al tiempo que conserva una pátina de legitimidad democrática. No es casual que Chávez sea el jefe de estado de mayor antigüedad en las Américas.
La otra paradoja-y el mal legado de Hugo Chávez- es una economía en ruinas. Es paradójico porque su mandato coincidió con un auge de los precios de los productos básicos y la presencia de una descarga del sistema financiero internacional con dinero en efectivo y están dispuestos a prestar dinero a países como Venezuela. Además, el presidente es libre de adoptar cualquier política económica que eligió sin ningún tipo de limitaciones nacionales o internacionales o restricciones institucionales. Sin embargo, en el momento de su muerte, pocos países tenían las distorsiones económicas que asedian Venezuela.
Cuenta con uno de los mayores déficits fiscales del mundo, la más alta tasas de inflación, el peor desalineamiento del tipo de cambio, la deuda de más rápido crecimiento, y una de las caídas más abruptas de la capacidad productiva, incluyendo la del sector del aceite esencial. Por otra parte, durante la era de Chávez la nación cayó al fondo de la clasificación que miden la competitividad internacional, la facilidad de hacer negocios, o el atractivo para los inversores extranjeros, mientras que asciende a la cima de la lista de países más corruptos del mundo. Esta última es otra de las paradojas de un líder cuyo ascenso al poder se basaba en la promesa de acabar con la corrupción y aplastar a la oligarquía. La burguesía bolivariana, los boliburgueses , como los venezolanos llaman la nueva oligarquía formada por los aliados cercanos de los dirigentes del régimen, sus familias y amigos, han acumulado una enorme riqueza a través de acuerdos corruptos con el gobierno. Esto, también, es parte del legado desafortunado de Chávez.
Lo feo
El Presidente Chávez deja una sociedad ferozmente polarizada. Mientras que las divisiones sociales han existido siempre, la marca de la política de Chávez dependía demasiado dele estímulo del resentimiento, la rabia y la venganza a niveles hasta ahora desconocidos. Tomará mucho tiempo y esfuerzo inmenso para sanar las heridas dejadas por las dosis masivas de conflicto social que promueve el presidente y en la que prosperó.

Otro aspecto feo del gobierno de Chávez es que durante su administración Venezuela se convirtió en uno de los países más mortíferos del mundo. Kabul o Bagdad es más seguro que Caracas, donde los homicidios y los secuestros se han convertido en parte de la vida diaria. El país también es considerado por los organismos internacionales de aplicación de la ley como un refugio para los falsificadores, lavadores de dinero y traficantes de personas, armas, y, por supuesto, drogas. Según las Naciones Unidas, Venezuela se ha convertido en el principal proveedor de drogas a Europa. El Tesoro de EE.UU. designó a ocho miembros de alto rango del gobierno de Chávez, entre ellos el ex jefe de la inteligencia y el ministro de defensa, como los capos de la droga.

A pesar de todo esto, Chávez fue inusualmente silencioso y pasivo. Su complacencia al ver caer su nación en una vorágine de asesinatos y criminalidad será uno de los aspectos más feos e imperdonables de sus años en el poder.
La oportunidad perdida
El pueblo venezolano dio un cheque en blanco político a Chávez y gracias al auge prolongado en los precios del petróleo también tenía un cheque en blanco financiero. Pocos jefes de Estado tuvieron la combinación de gran apoyo popular y los inmensos recursos financieros de que ha gozado Chávez durante 14 años. Su control total de todas las palancas del poder garantizaba que no podía hacer lo que quisiera. Y así fue. Desde cambiar el nombre del país, cambiar su bandera, la imposición de una zona horaria nueva y única en su nación.Y mucho más. Lo que no hizo fue abandonar el país en mejores condiciones que cuando se convirtió en presidente. Hugo Chávez merece ser recordado como una oportunidad perdida.
http://moisesnaim.com/writings/hugo-ch%C3%A1vez-rip-he-empowered-poor-and-gutted-venezuela