Certificación de aviones podría endurecerse por problemas de Boeing

Los problemas de Boeing con las baterías de sus 787 Dreamliner probablemente han puesto nerviosos a los reguladores, por lo que podría ser más complicado obtener certificaciones para aviones nuevos, dijo este jueves el director de la compañía competidora EADS.

Interrogado por periodistas en Nueva York sobre las consecuencias del problema de los 787 en la certificación de nuevos aviones, Tom Enders, director general del grupo aeronáutico y de defensa europea, reconoció que “no lo va a hacer más fácil”.

“Creo que las autoridades de certificación, sea la FAA (Agencia Federal de Aviación de Estados Unidos) u otra, están probablemente un poco más nerviosas sobre estos nuevos aviones que salen ahora, sobre los materiales, los sistemas y los procedimientos”, subrayó.

“Si el sector tiene dificultades, en particular en materia de certificación, esto no afecta solamente a un fabricante, sino también al resto”, agregó.

Los 50 Dreamliner que volaban en todo el mundo permanecen inmovilizados desde mediados de enero, luego de que se registraran problemas con las baterías de litio en dos aviones, uno en Japón y otro en Estados Unidos.

La Agencia de Seguridad de Transportes de Estados Unidos (NTSB), responsable de la investigación sobre el fallo de la batería en un avión que permanecía aterrizado en Boston, informó este jueves que las pesquisas siguen en curso, y que en abril llevarán adelante audiencias para recoger “información complementaria” a fin de avanzar en la investigación.

Un primer debate tendrá lugar a mediados de abril para “analizar la tecnología de las baterías de litio y la seguridad de los transportes” y una audiencia “más tarde ese mismo mes” se centrará en el diseño y la certificación del sistema de baterías de los 787 Dreamliner, dijo la NTSB en un comunicado.

AFP