Corto y Picante: “Sr Molero, coja mínimo” por @fariasjoseluis

El torpe respaldo público del ministro Molero llamando a votar por Maduro, “para darle en la madre a los fascistas”, tiene todos los signos de una jugada desesperada con al menos dos lecturas no opuestas sino complementarias, donde queda claro el sentido de sus palabras más contra una parte del chavismo que contra la oposición. Veamos.

La primera, es que lo hizo para ocultar un posible creciente rechazo de sectores chavistas de la FAN a Nicolás Maduro, tratando de poner orden en casa sin tener con qué. Si esa fue la razón, el efecto fue contrario. Pues lo puso burdamente al descubierto en forma mediocre, porque no era necesario hacer semejante pronunciamiento dejando en evidencia una situación de rechazo real, por cierto bastante comentada en muchos círculos. ¿Se lo pidió Maduro o fue iniciativa propia? Está por verse. Aunque es claro que las palabras de Molero están a tono con el discurso de Maduro incitando a la violencia después de una larga reunión en la cual ambos participaron, en la mañana antes de anunciar el fallecimiento de Chávez. Por cierto, tono discursivo abandonado luego por Maduro, afortunadamente, pero no así por los diversos voceros del régimen, entre otros el propio Molero.

Por supuesto, y aquí va la segunda, si Molero se manda públicamente con esos improperios y esa incondicionalidad con Maduro, es obvio también que está poniendo en claro sus malas relaciones con Diosdado y que corre el riesgo de la destitución en caso de llegar éste a la Presidencia. Al parecer, una de las más fuertes razones de sus diferencias con el Teniente vienen por las continuas intervenciones de éste en las decisiones internas. Algo que Maduro no hace, no porque no quiera sino porque no puede, por ahora.

No le corresponde al Almirante Molero meterse donde no debe. El papel de la FAN es el de garantizar el respeto a la Constitución no el de estar tomando partido político no solo contra la oposición sino a favor de uno de los bandos en pugna en el chavismo. Eso está bien para un Soto Rojas gritando “Diosdado” y para un Jaua desgañitado diciendo “Maduro”. Atizar la candela desde la institución armada, en las actuales circunstancias, así sea de ladito es peligroso. Sr Molero, coja mínimo.