Economía del sur de Florida pendiente del desarrollo político de Venezuela

(Foto EFE)

La economía del sur de Florida está muy pendiente de la evolución política en Venezuela tras la muerte del presidente, Hugo Chávez, pues un cambio de rumbo podría reducir el nutrido flujo de capital que le llega de ese país e, incluso, dañar su reavivado mercado inmobiliario, pronostican los expertos.

“Si el vicepresidente (Nicolás) Maduro no resulta elegido presidente en las próximas elecciones, va a cambiar totalmente el esquema de inversión de los venezolanos en el sur de Florida”, resumió hoy a Efe Randy Sidlosca, abogado de Inmigración del despacho Arnstein & Lehr.

A su juicio, existe consenso en la suposición de que si el chavismo continúa se mantendrá el flujo de inversión de los venezolanos en Florida y estos seguirán buscando vías legales para mudarse a Estados Unidos. En cambio, si la oposición gana, incluso podría producirse una fuga de capital hacia Venezuela.

“Habrá que ver qué pasa en las elecciones, porque antes de los comicios previos había muchos venezolanos esperando a los resultados para iniciar trámites de visas para inversionistas”, explicó.

Al confirmarse la reelección de Chávez, la mayoría decidió emprender esos trámites para trasladarse a Estados Unidos y solicitar visas como la EB5, pensada para extranjeros que inviertan medio millón de dólares y creen diez puestos de trabajo en este país.

Esta es una vía muy utilizada por los venezolanos, que son los únicos empresarios de Latinoamérica entre los cinco que más recurren a este tipo de visa.

Según sus datos, en el último ejercicio fiscal cerca de 1.000 venezolanos obtuvieron así su visado, la inmensa mayoría en el sur de Florida, donde se concentra la mayor proporción de ciudadanos de ese país en el exterior.

Si, como temen los expertos, se llegara a limitar el capital que los venezolanos invierten en esta región uno de los sectores que más podría verse afectado es el inmobiliario, especialmente el de lujo, que vive un renacer tras el estallido de la burbuja.

En su opinión, “si muchos de ellos desvían su atención de nuevo a América del Sur, el sur de Florida podría perder un importante inversor extranjero en la región a medio plazo”.

Según datos de la asociación de agentes inmobiliarios los venezolanos compran el 7 % de las viviendas adquiridas en Florida por extranjeros y prefieren sobre todo apartamentos (44 %) en núcleos urbanos (74 %).

Más del 30 % compra viviendas de más de 400.000 dólares y el 69 % paga en efectivo. El 75 % las usa para pasar sus vacaciones o como inversión para alquilarlas.

El año pasado los venezolanos fueron los que más viviendas compraron en Miami y Miami Beach, por delante de argentinos, brasileños, colombianos, franceses y peruanos, por este orden.

El conocido consultor inmobiliario Peter Zalewski asegura en el South Florida Business Journal que algunos venezolanos adinerados, con independencia del resultado electoral, podrían tratar de volver a sus países o enviar allí dinero para ayudar a familiares y amigos.

“La política venezolana ha jugado a favor de Miami, ya que muchos venezolanos se vinieron para acá para aparcar su dinero y comenzar una nueva vida”, explica el experto, quien se pregunta sin embargo cuántos de ellos están dispuestos a volver ahora para ayudar en la “reconstrucción” de su país.

Para el citado abogado especializado en materia migratoria, aunque los venezolanos que viven en Miami y alrededores podrían empezar a desviar capital a Venezuela, seguramente “ellos seguirán viviendo aquí y reinvertiendo sus ganancias en Florida”, al menos en el mercado inmobiliario.

El propio Jorge Pérez, nacido en Argentina de padres cubanos y fundador de The Related Group -la mayor empresa promotora de la región-, dijo a Efe que esta comunidad es responsable en gran parte del renacer inmobiliario que está viviendo el sur de Florida.

Pese a los temores de algunos, Alicia Cervera Lamadrid, socia gerente de Cervera Real Estate, está convencida, dijo a Efe, de que “el próximo presidente traerá crecimiento y prosperidad a Venezuela” y ello redundará en beneficio de Miami.

A su juicio se necesitarán “por lo menos dos o tres años” para que se establezca “una democracia” en Venezuela y después las inversiones de los venezolanos en Miami “se estabilizarán” e incluso algunos de los moradores en Miami “comprarán otra residencia en Venezuela”. EFE