El legado del Comandante por @carmenbeat

Ocurrió lo inevitable y con ello la necesidad de poner en blanco y
negro el legado del Comandante Chavez. Pasarán varios años hasta que
la sociedad venezolana adquiera la serenidad necesaria para poner a
Chavez en su justo sitial de la historia, con sus luces y sus sombras.
Cuando hizo su aparición en la escena nacional aquel ya lejano 4 de
Febrero de 1992, tras su fallido intento de golpe de Estado contra
Carlos Andres Perez, dejó en claro el que iba a ser su mejor retrato
de personalidad: polarizante y siempre ambivalente.

¿Que lega Chavez a Venezuela? La respuesta dependerá de a quién le
preguntemos. A inicios de su gobierno una encuestadora global indagaba
entre los encuestados la nota que le pondría al mandatario de su país.
Del 1 al 10 el promedio estaba alrededor de seis, como en muchos de
los países del orbe, el problema es que en el caso venezolano el
promedio venía derivado de una mayoría que lo calificaba con diez y
una importante minoría que le otorgaba la peor calificación: apenas un
uno.

Chavez es el paladín de los oprimidos, dicen sus admiradores. Y es
verdad. Distingue a Chavez que puso a los pobres a protagonizar la
vida nacional, y ello implicó no sólo un acento de las politicas
públicas en el orden social, sino algo quizás mas importante: Chavez
empoderó a los pobres, los hizo sentirse importantes y actores
estelares de una sociedad. Se puso del lado de las mayorías
empobrecidas, a lo que sacó importantes réditos politicos. Hoy en día
Venezuela es más igualitaria de los que lo era en 1998 y ello está
expresado en indicadores objetivos como la evolución del índice de
Gini.

Chavez quebró a Venezuela, dicen sus adversarios. Y es verdad. En sus
14 años de gestión expropió más de 100 empresas, el número de
industrias pasó de 14 mil a 9 mil y el empleo industrial cayó de 840
mil a 540 mil trabajadores, contabiliza Moisés Naím en un reciente
artículo. Es imposible quebrar a una petrolera, pero Chavez casi lo
logra: PDVSA tenía en 1998 32 mil empleados y ahora cuenta con 105 mil
funcionarios. Paralelamente la deuda de la petrolera del Estado
venezolano pasó de 2 mil millones de dólares a más de 60 mil. Y lo que
es peor, con más deuda y más empleados su producción petrolera se
redujo de 3,2 millones a 2,6 millones de barriles por día.

Chavez es un ángel. Aumentó dramáticamente el consumo cotidiano y
suntuario de las clases más pobres y logró movilidad social en
estratos sociales que habían estado marginados, desarrollando en sus
últimos años de gestión el más vigoroso plan de viviendas de
Venezuela, que entregó 300.000 viviendas el ultimo año y desarrolló
unos niveles aspiracionales en las clases sociales D y E que además
aumentaron de manera importante sus niveles de bancarización.  Ayudó a
disminuir la mortalidad infantil y aumentó la matriculación de
estudiantes universitarios de manera importante. Todo ello lo hizo
contando con los más ingentes recursos de la historia petrolera
venezolana. El gobierno recibió más US$ 600 mil millones por concepto
de ingresos petroleros y emitió deuda internacional por US$ 150 mil
millones más. En total y a precios de hoy, unas 3.5 veces más que el
Plan Marshall que reconstruyó Europa tras la II Guerra Mundial.
Además, en el plano personal fue un padre amoroso, siempre preocupado,
aunque ausente y una figura paterna importante para millones de
venezolanos.

Pero Chavez es tambien es un demonio. En lo personal dio muestras de
increible insensibilidad y crueldad, echó a la calle de manera
inmisericorde a miles de trabajadores petroleros que ejercieron su
derecho a huelga, negó el derecho al trabajo a los firmantes que le
solicitaron un revocatorio (posibilidad consagrada en la
Constitución), y además mostró su crueldad al detal en los dramáticos
casos de Franklin Brito, la juez Maria Afiuni y el comisario
Simonovis. Hizo que cerca de un millón de venezolanos, en su mayoría
profesionales emigraran, fracturando a muchas familias. Nos legó
además un brutal incremento de la inseguridad ciudadana, entre 1998 y
2012 la cifra anual de asesinatos se multiplicó por siete y pasó de
3.200 a 21.000 al año.

¿Quién fue Chavez en definitiva? Chávez verdugo. Chávez redentor.
Chávez dibujando al borde de la línea sin salirse del todo. Chávez
siempre al filo de la navaja. Chávez polémico, Chávez dicotómico.
Quien acuñó aquello de “genio y figura hasta la sepultura” lo hizo
pensando en él…

Carmen Beatriz Fernandez preside la consultora DataStrategia y es profesora de
comunicación política en el IESA. Este artículo fue originalmente
preparado para SesiondeControl.com