Encuentran cadáver de asesino de periodista en Bolivia

Foto cortesía www.eldeber.com

El hallazgo de un cadáver que supuestamente pertenece al marido y asesino de la periodista Hanalí Huaycho ha generado polémica en Bolivia sobre la efectividad de la investigación policial para aclarar este caso, de gran impacto social en un país con altos índices de violencia machista. EFE

El cuerpo del policía Jorge Clavijo fue hallado el lunes por campesinos del pueblo de La Asunta, al noreste de La Paz, quienes alertaron a la Policía.

Clavijo estaba en busca y captura por ser el presunto autor de la muerte de Hanalí Huacho, de la que estaba separado y que fue asesinada a puñaladas en febrero pasado en presencia de su pequeño de 5 años y después de haber interpuesto varias denuncias por maltrato.

Fotografías difundidas esta semana por los medios locales muestran un cadáver esquelético, que parece calcinado, de una persona que aparentemente se colgó de un árbol usando un cinturón.

El fiscal Harold Jarandilla informó entonces a los medios de que se presumía que el cadáver es de Clavijo.

“Por las huellas dactilares tomadas al cadáver hallado en estado de putrefacción es de Jorge Clavijo, porque entre sus pertenencias también se encontró su billetera donde estaba su licencia de conducir”, dijo ayer el fiscal, según la agencia estatal ABI.

Sin embargo, hoy matizó que los estudios periciales no han concluido y que hay pendiente una prueba de ADN para establecer si se trata o no del asesino de la periodista.

La familia de Hanalí Huaycho desconfía de las investigaciones policiales, toda vez que las denuncias de maltrato que ella interpuso en vida fueron ignoradas, supuestamente para proteger a Clavijo al ser miembro de ese cuerpo.

El abogado de los familiares de Huaycho, Eduardo León, dijo a Efe que “hay desconfianza” en la familia de la periodista sobre el hallazgo del cadáver, por lo que se decidió contratar a un experto forense que haga una nueva valoración.

Agregó que si se confirma que se trata de Clavijo, el caso se extinguiría, lo que dejará “un sabor a poco a la familia de Hanalí Huaycho” porque saben “que se podía haber hecho más, que se lo podía haber encontrado o capturado” horas después del asesinato.

El defensor del Pueblo, Rolando Villena, también expresó sus dudas sobre la investigación por “todo lo que se está haciendo con el hallazgo de este cadáver”.

En declaraciones a los medios en la ciudad central de Cochabamba, Villena manifestó su “confianza parcial” en la investigación en la que, según dijo, hay “dilación” y “algunos niveles de complicidad”.

“Estos indicios deberían ya haber ameritado mayor compromiso y, al mismo tiempo, resultados más contundentes de parte de la policía”, afirmó el funcionario.

Además, medios de comunicación bolivianos han cuestionado las circunstancias de la aparición del cadáver y, si fuera Clavijo, la burda forma que eligió para quitarse la vida, colgándose con un cinturón de un árbol que se aprecia endeble en las fotografías, cuando se trataba de un agente de unidades de élite y que supuestamente iba armado.

El ministerio de Gobierno señaló este jueves en un comunicado que se requieren “por lo menos 72 horas a partir de la fecha para entregar una certificación” sobre la identidad del cadáver con un 99,9 % de seguridad.

“Mientras tanto, esta Cartera de Estado hace una exhortación a tratar este delicado caso con la responsabilidad que amerita y sin caer en especulaciones interesadas que solo perjudican el conocimiento de la verdad histórica y objetiva de los lamentables hechos que motivaron esta investigación”, agrega la nota.

Los familiares del policía buscado, acompañados por un abogado defensor, acudieron hoy a identificar el cadáver, y una de sus hermanas pidió perdón llorando a la familia de Huaycho.

El asesinato de esta periodista conmovió al país y motivó a movilizaciones de periodistas y organizaciones feministas que reclamaron justicia y sanciones contra la violencia machista.

El caso también aceleró el trámite parlamentario de una nueva ley para enfrentar la violencia machista en Bolivia y que castigará el feminicidio con 30 años de cárcel sin derecho a indulto.

La promulgación de esta norma estaba prevista para mañana en coincidencia con el Día Internacional de la Mujer, pero fue aplazada al sábado para que pueda estar presente el mandatario Evo Morales, quien asiste en Venezuela a los funerales por el presidente Hugo Chávez. EFE