Fernando Lugo viaja a Venezuela y evita someterse a prueba de paternidad

El exmandatario paraguayo y exobispo católico Fernando Lugo viajó hoy a Caracas para asistir al funeral del presidente venezolano, Hugo Chávez, y evitó de esa manera someterse a una prueba de paternidad.

EFE

Uno de los abogados de Lugo, Marcos Fariña, dijo a Efe que por intermedio de otro abogado presentaron hoy ante la jueza Graciela Ovelar, de Ciudad del Este, a 330 kilómetros de Asunción, el pedido de suspensión de la prueba de ADN a la que Lugo debía someterse este jueves.

Fariña detalló que la magistrada fijó para el 25 de marzo próximo la nueva fecha para ese análisis en el marco de la demanda de filiación presentada por Benigna Leguizamón.

Leguizamón, una humilde vendedora de productos de limpieza para el hogar, tiene tres hijos y sostiene que uno de ellos, de 10 años, es hijo del exmandatario, quien ha reconocido ya a dos hijos, frutos de otras relaciones.

La mujer criticó y tildó hoy de “cobarde” a Lugo por no comparecer para someterse a la prueba de paternidad.

“Esta señora (Leguizamón) ya nos tiene acostumbrados a este tipo de declaraciones. Hemos justificado debidamente la ausencia y es de público conocimiento que Lugo no pudo acudir debido al viaje que realizó a Venezuela”, respondió Fariña.

La prueba de ADN fue autorizada luego de que la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia denegara en septiembre pasado una acción de inconstitucionalidad promovida por Lugo.

La demandante pretendía que el análisis a Lugo se hiciera donde reside el niño, en Ciudad del Este, lo que fue rechazado por los abogados del denunciado, que solicitaron que pudiera realizarse en la capital paraguaya.

Finalmente, por resolución de la jueza Ovelar, la prueba se llevará a cabo en Ciudad del Este.

Leguizamón afirma que mantuvo relaciones con Lugo cuando hacia labores de limpieza en el Obispado de San Pedro (centro), la región más pobre del país, donde Lugo fue obispo durante más de una década.

En otro proceso judicial, una jueza resolvió el 1 de diciembre de 2010 que Lugo no es el padre de otro niño, en un juicio promovido por Hortensia Morán, después de que tres pruebas de ADN dieran resultados negativos.

En el primer caso de los escándalos de paternidad, Lugo reconoció el 13 de abril de 2009 ya en la Presidencia ser el padre de Guillermo Armindo, que entonces tenía 3 años, tras la denuncia pública de la madre el menor, Viviana Carrillo, de 25 años.

El 22 de enero pasado, el exobispo completó, además, los trámites para reconocer a su segundo hijo varón, de 10 años, fruto de una relación con Narcisa Delacruz, de 43 años y enfermera de profesión, quien dijo que conoció a Lugo cuando era prelado.

Lugo, que fue destituido de la Presidencia el 22 de junio pasado en un controvertido juicio político, aspira actualmente a un escaño en el Senado por el opositor Frente Guasú en las elecciones generales del 21 de abril próximo.