Brasil asegura que el Maracaná estará listo

Foto EFE

 

 

 

 

 

 

 

 

El gobierno del estado brasileño de Río de Janeiro y una empresa constructora garantizaron hoy que el Maracaná, uno de los estadios en que será disputada la Copa Confederaciones de junio próximo, será entregado el 27 de abril, como estaba previsto. EFE

La garantía fue dada en una reunión extraordinaria convocada por la FIFA ante las versiones de que las obras de modernización del legendario estadio estaban atrasadas y de que el escenario no sería concluido a tiempo para la competición.

El Maracaná será el último de los seis estadios de la Copa Confederaciones que será puesto a disposición de la FIFA.

El secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, dijo la víspera en Río de Janeiro que, a exactos cien días del partido inaugural de la Copa Confederaciones, que se jugará entre el 15 y el 30 de junio, la principal preocupación de la entidad no son los plazos de entrega de los estadios sino el corto período para probarlos.

Según Valcke, cada estadio tiene que ser probado en al menos tres eventos antes de la competición, el último de los cuales con su capacidad plena, para identificar posibles problemas y corregirlos.

“Sabemos que no tenemos un cronograma fácil, pero el Maracaná estará listo para el primer evento de prueba el 27 de abril”, afirmó el secretario de la Casa Civil de la gobernación de Río de Janeiro, Regis Fitchner, quien representó al gobernador Sergio Cabral.

“Realizaremos dos eventos cerrados y un gran evento abierto al público en el Maracaná como parte de la preparación para la Copa Confederaciones. Eso garantizará que todos los aspectos operacionales tras la reforma del estadio pasen por pruebas detalladas”, agregó Fitchner, según un comunicado del Comité Organizador Local (COL) de la Copa Confederaciones y el Mundial.

Agregó que el principal evento de prueba, previsto para el 2 de junio y con la capacidad plena del estadio, será un amistoso entre las selecciones de Brasil e Inglaterra.

En la reunión de hoy participaron representantes de la FIFA, del COL, del gobierno brasileño, de la gobernación de Río de Janeiro y de la constructora Odebrecht, que acomete las obras.

“Haremos todos los esfuerzos para entregar plenamente todas las mejorías hasta el 27 de abril. Tenemos a 6.500 personas trabajando diariamente para alcanzar ese objetivo”, dijo el presidente de Odebrecht, Benedicto B. da Silva Júnior.

Valcke no pudo inspeccionar el Maracaná debido a los daños provocados por las lluvias que cayeron en la ciudad el martes.

Las autoridades de Río descartaron que esos daños puedan atrasar las obras de reforma del Maracaná, sede de la final tanto de la Copa Confederaciones como del Mundial del 2014.

La cancha del estadio, hoy usada como base de obras, quedó cubierta por las aguas y convertida en un lodazal. Algunas grúas y tractores también quedaron bajo el agua.