Crónica Parlamentaria: Maduro juró como encargado y se declaró en campaña

A casa llena, Nicolás Maduro Moros, fue juramentado anoche, ante la Asamblea Nacional (AN), como presidente encargado de la República. La juramentación se hizo sobre la base de la sentencia que este jueves publicó el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), la cual dio luz verde para asumir la jefatura del Estado, tras la muerte del mandatario Hugo Chávez, fallecido el pasado 5 de marzo. Y asumiendo su cargo, anunció que conversó con la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, a quien le pidió que el organismo convoque a elecciones presidenciales. “El día que el Poder Electoral convoque las elecciones, nosotros estaremos listos. No tenemos miedo. Llamamos a la oposición y a todos los sectores políticos del país para que inscriban sus candidaturas”. Anunció que se declara en campaña. “Nos vamos a la calle”, gritó.

Janet Yucra M.

A casa llena

El acto fue a casa llena, porque por tratarse de una sesión solemne, el hemiciclo protocolar de la AN estaba lleno con los diputados, el cuerpo diplomático acreditado en Caracas, los miembros del Gabinete Ejecutivo, los jefes de los poderes públicos, gobernadores, alcaldes e invitados especiales, como el presidente de Ecuador, Rafael Correa. De la oposición solamente asistieron tres, Pedro Pablo Fernández (Copei), Roberto Henríquez (Copei) y Ricardo Sánchez, suplente de María Corina Machado, pero separado de la Mesa de la Unidad. El resto de los parlamentarios de la Unidad decidió no asistir por considerar que la juramentación viola la Constitución. Una vez verificado el quórum, el presidente de la AN, Diosdado Cabello, justificó el acto y aseguró que estaban apegados al artículo 233 de la Carta Magna. Recordó las palabras del presidente Chávez, el 8 de diciembre del 2012, cuando dijo que si algo le ocurría en la operación a la que sería sometido, se debía llamar a elecciones y elegir a Maduro. “Estamos aquí para juramentar al compañero Nicolás Maduro, porque es un mandato constutucional y además porque así lo quiso el presidente Chávez”, dijo Cabello.”En la Constitución esá la voluntad del pueblo. En la Constitución está el primer proyecto de patria que se ha hecho para este país y que hizo el comandante Chávez”, ratificó.
Jura usted…

Tras estas palabras, Nicolás Maduro se movió hasta el podio y levantó la mano izquierda, mientras Cabello le decía, con la Constitución en la mano: “¿Jura usted por su honor, por su patria, delante de la bandera, de su pueblo, de los voceros del poder popular, delante de todos aquellos que nos observan, jura hacer cumplir esta Constitución y las leyes de Venezuela y por cumplir las ideas del comandante y que el pueblo pueda gritar que es libre?”.
“Juro a nombre de nuestros niños y niñas, de los soldados de la patria, de los obreros, de los indígenas. Juro a nombre de la lealtad al comandante Hugo Chávez que haré cumplir la Constitución de la República de Venezuela”, respondió el ahora presidente encargado. Cabello respondió, ante los aplausos de los presentes: “¡Qué viva el comandante Hugo Chávez Frías! ¡Qué viva!”. Luego, anunciaron que Maduro debía recibir la Banda Presidencial, con lo cual los asistentes gritaban: “¡Con Chávez y Maduro el pueblo está seguro!” y posteriormente cartaron el Himno Nacional, Gloria al Bravo Pueblo. Una vez que tomó asiento junto a los demás miembros de los poderes del Estado, Cabello le dijo: “asumes un gran compromiso con la historia” y le dio la palabra.

“Le pertenece a Chávez”

Maduro subió a la tribuna de oradores y con la voz quebrada y casi en el llanto, dijo: “Perdonen nuestro dolor y nuestras lágrimas, camaradas, esta banda le pertenece al Presidente Chávez”. Estas palabras arrancaron los gritos y aplausos de la gentes que estaba en el palco de invitados.
Y arrancó el relato de cómo el presidente Chávez “tuvo la intuición que le decía que no iba a poder salir de esta situación”. “Siempre dijimos a sus familiares que lo acompañaríamos en esta enfermedad que aparecía de repente. Esta enfermedad muy extraña por la velocidad de su crecimiento y por otras razones científicas que se conocerán a su momento. Nosotros intentamos darle fuerzas ese 7, 8 de junio cuando por primera vez supimos de su enfermedad y allí nos dijo que ésto va a ser peor. Ustedes se van a acordar a mí . Lo mismo fue esa noche madrugada del 5 al 6 de diciembre de 2012 en La Habana, Cuba. A pesar de la urgencia de la operación, Chávez nos dijo: ‘Vamos a Caracas, yo quiero hablarle al pueblo, informarlo. Yo quiero hablar con la Asamblea Nacional para informarles a los diputados de esta nueva situación que estoy viviendo’. Y así lo hizo”. Agregó que en diciembre “Chávez nos dijo a Diosdado Cabello y a mí: ‘Nicolás debes asumir la Presidencia y cumpliendo con la Constitución ustedes deben convocar a elecciones, con la consciencia limpia y más allá de las diferencias que existan en nuestro país”.

Nunca aspiré

Nicolás Maduro juró que jamás quiso ser Presidente y justificó con el relato de la historia de cómo llegó a este momento, que sus aspiraciones no eran ocupar el cargo. “Nosotros hemos sido felices con lo que hemos sido y con lo que somos. Nosotros nunca aspiramos a ningún cargo, menos a la Presidencia, porque estábamos satisfechos con nuestro líder.Esto parece una pesadilla. Quisiéramos despertarnos y que estuviera aquí­, con sus ojos, con su sonrisa, con su liderazgo. ¡Ay¡ qué necesidad tan grande de escucharlo, de sentir sus órdenes e instrucciones. Yo, Nicolás Maduro, asumo esta banda de él, como Presidente legítimo para proteger al pueblo y para continuar la revolución, para echar adelante la independencia y el socialismo bolivariano, para cumplir su legado. No es por ambición personal”. Anunció que estaba en ese lugar “cumpliendo la orden del comandante en Jefe y cumpliendo con la Constitución. No puede quedar duda en ningún venezolano, por más opositor o de derecha que sea. No revuelvan las aguas. Es criminal revolver las aguas”, advirtió. Dijo que le daba la “bienvenida al debate con la oposición, nosotros con la revolución, ustedes con sus ideas. Estamos en una democracia”, dijo, pero añadió: “No estoy aquí para amparar mafias, ni grupos, ni grupúsculos”. Criticó las declaraciones de la oposición que no están de acuerdo con la sentencia del TSJ. “Nosotros venimos de las calles. Vivimos el 27 de febrero. Hay momentos en los que vemos en los ojos del pueblo el espíritu del 27 de febrero. Si eso volviera a ocurrir, no creo que ustedes puedan parar esa violencia. No creo que nosotros podamos tampoco parar a ese pueblo, pero nos iríamos con ellos a morir en una calle de Caracas. Y nos iríamos con las Fuerzas Armadas que más nunca atacarán al pueblo”, advirtió. “Por las buenas todo es posible, con respeto podemos hablar”, aseguró. Saludó a los presentes, entre ellos a dos ex presidentes defenestrados de sus cargos, Manuel Zelaya (Honduras) y Fernando Lugo de Paraguay. Su primer acto de Gobierno fue designar a Jorge Arreaza, yerno de Chávez como Vicepresidente de la República.