Samsung pierde liderato en el mercado

(foto AP)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para Samsung Electronics, el mayor fabricante del mundo de teléfonos avanzados, televisores y procesadores de memoria, el acuerdo de esta semana para invertir en un fabricante de pantallas japonés subraya un hecho incómodo: ya no es el líder indiscutido del mundo en pantallas. Reuters

Su rival en casa, LG Display, superó a la unidad de pantallas de Samsung el año pasado como principal fabricante de pantallas de cristal líquido.

LG Electronics, filial de la empresa de pantallas, ha superado a Samsung en el mercado con un televisor que emplea una nueva tecnología -las delgadas y brillantes pantallas de diodos orgánicos emisores de luz (OLED, en sus siglas en inglés)- a las que Samsung había apostado su futuro en el sector.

E incluso la japonesa Sharp, que tuvo que ser rescatada por sus bancos y en la que Samsung ha entrado como socio, ha sacado ventaja en parte de la última producción de LCD y tecnología de pantallas planas.

La modesta inversión de Samsung en Sharp anunciada el miércoles, de 111 millones de dólares, no sólo le dará acceso a la tecnología de la empresa nipona, sino que pone presión sobre su propia división de pantallas, que según muchos analistas se ha quedado un poco atrás.

“Es un mensaje de advertencia en un sentido que envía Samsung a Samsung Display”, explicó un analista de la industria, que declinó ser identificado por lo sensible del asunto.

El acuerdo, que da a Samsung un simbólico 3 por ciento de participación en Sharp, es un pequeño gasto para el gigante surcoreano, que tiene 37,4 billones de wons (34.500 millones de dólares) en efectivo.

Un posible factor en el acuerdo, el primero de Samsung con una gran empresa japonesa de electrónica, podría ser la menguante demanda de pantallas de Apple, que es tanto un importante cliente como el principal competidor de la firma surcoreana en el mercado global de ‘smartphones’.

Sharp es el segundo mayor proveedor de pantallas de Apple, según analistas de la industria y firmas de investigación. Apple no da información sobre sus proveedores.

Pero el asunto principal para Samsung será asegurar que sus esfuerzos en el desarrollo de pantallas OLED están bien encaminados.

El cambio estratégico de la empresa hacia la tecnología OLED se debió en parte al gran éxito de sus teléfonos inteligentes Galaxy, que utilizaban esas pantallas brillantes y de bajo consumo y el año pasado llevaron a Samsung hasta el primer puesto del mercado mundial de teléfonos avanzados.

La fabricante tiene ahora casi un monopolio en la producción de pantallas OLED pequeñas para teléfonos, que produce a un ritmo de casi medio millón al día, con márgenes de beneficio de dobles dígitos.

Sin embargo, ha tenido problemas para fabricar televisores con pantallas OLED, ya que se mantuvo en el sistema convencional RGB, difícil de escalar a modelos más grandes.

LG ha optado por una tecnología OLED blanca que utiliza un método de producción más barato, con menos proporción de error y más productividad, aunque algunos expertos señalan que pierde parte del brillo en el color que ha hecho del OLED una vía prometedora para los fabricantes de televisores.