Si Castro no deja entrar a Sánchez será una balsera en dirección contraria

Foto: Reuters

La bloguera opositora cubana Yoani Sánchez confirmó este sábado su firme intención de regresar a la isla al término de su viaje por varios países europeos y latinoamericanos, en una intervención en la reunión de medio año de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en Puebla (centro de México).

“No tengo ninguna duda de que regresaré” ya que la nueva reforma migratoria cubana, que entró en vigor en enero, permite “estar hasta 24 meses fuera del país y yo solo pretendo estar unos 80 días”, dijo Sánchez en el encuentro de la SIP.

“Si aún así violaran su propia ley y me lo impidieran, me convertiría en una balsera en dirección contraria”, aseguró la autora del elogiado blog “Generación Y”.

Después de una veintena de intentos durante cinco años para que las autoridades le permitieran salir de Cuba, la periodista pudo conseguir un pasaporte después de la aprobación de la reforma.

Sánchez, de 37 años, inició su gira en Brasil y visitó después la República Checa y España.

Este mismo sábado llegó a México y se convirtió en la primera periodista residente en Cuba que en los últimos 50 años ha podido exponer el informe de la SIP sobre el estado de la libertad de prensa en la isla.

“La situación es calamitosa”, resumió Sánchez. “Periodistas independientes y ‘bloguers’ alternativos sufren cada día la represión ‘raulista”.

“El gobierno de Raúl (Castro) cambió el modelo represivo (…) antes éramos víctimas de los shows mediáticos que organizaba Fidel contra periodistas incómodos. Ahora el estilo parece ser más paramilitar, sin dejar huellas legales”, describió.

La bloguera reiteró su percepción de que las reformas del régimen responden a la necesidad de mantenerse en el poder y criticó la broma que lanzó en febrero Raúl Castro anunciando su renuncia, antes de ser reelegido para un nuevo periodo hasta 2018.

Este episodio “se supo dentro de Cuba y la mayoría de los cubanos se lo tomaron con el mismo escepticismo (de siempre). Conocemos sus bromas pesadas”, subrayó.

Sin embargo, Sánchez también se dijo “muy esperanzada” por la mayor sed de información y cambios que observa en la sociedad cubana y que se transmite a través del precario acceso a las redes sociales digitales y a intercambios clandestinos.

“Han surgido nuevos fenómenos que ayudan a los ciudadanos a expresarse y a oír esa Cuba silenciada, censurada (…) Las tecnologías de información permiten que lo expliquemos en primera persona”, explicó.

El informe preliminar de la SIP sobre Cuba, que debe ser aprobado el lunes al cierre de la reunión, denuncia la continuidad de la “represión contra las libertades individuales, de prensa y expresión”, y reconoce la reforma migratoria como “un signo positivo”.