Zambrano solicitó a la OIT intermediar ante el Gobierno venezolano por regreso de Carlos Ortega

Fue formalizada ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la solicitud de intermediación a favor de prisioneros y exiliados venezolanos por parte del Jefe de la Fracción Parlamentaria de Acción Democrática en la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano.

En la sede de la OIT en Ginebra, Suiza, Zambrano consignó la solicitud formal, expresando principalmente lo concerniente al caso del Presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela, CTV, Carlos Ortega, quien vive en Perú en condición de exiliado. Señala la misiva que la Organización Internacional del Trabajo debe activar mecanismos para coadyuvar a la liberación de prisioneros y el regreso de exiliados, dentro del marco legal vigente en materia de derechos laborales y en fin, como parte de la premisa irrenunciable del respeto a los derechos humanos.

“Ortega, quien siempre ha estado en defensa de los trabajadores y obreros del país y fue protagonista de momentos críticos de nuestra historia reciente, vive hoy los rigores del exilio involuntario, merece volver a su nación sin que exista un pase de factura, como en tantas otras ocasiones de nuestra vida democrática ha sucedido”, dijo, haciendo referencia a políticas de pacificación aplicadas en Venezuela, de las cuales por cierto fueron beneficiados muchas personas que hoy ejercen cargos de gobierno y en otros poderes públicos del país. “La condición de Carlos Ortega como Presidente de la CTV y la responsabilidad que asumió en un momento histórico a petición de los trabajadores, hacen que se trate de un caso especialísimo para esta institución internacional”.

Zambrano explicó que también la OIT debe actuar en defensa de los extrabajadores petroleros, a quienes se les violentan sus derechos laborales y además no se les ha cumplido con los compromisos derivados de sus pasivos. “Un numeroso grupo de venezolanos que fue despedido de la principal industria del país, no ha visto siquiera el reconocimiento a sus años de servicio tal como lo prevé la legislación venezolana, en franca contradicción con el carácter social que promueve el gobierno y en violación a las leyes de la República”, sentenció el parlamentario, quien recordó que en esta situación hay muchos venezolanos en el exilio y otros a quienes se les ha impedido la reinserción el mundo laboral, partiendo de listas que promueven la discriminación.

“Tomando como base la misión de la Organización Internacional del Trabajo, que asegura que la paz laboral es esencial para la prosperidad, consideramos la pertinencia de la intervención en este caso de los prisioneros y exiliados venezolanos”, afirmó el también Vicepresidente de AD, quien recordó que en el proyecto de Ley de Amnistía y Reconciliación Política, también consignado ante la OIT, se hace referencia a la prohibición que mediante este instrumento legal se haría a las entidades públicas o privadas, o de sus representantes o voceros, del uso de listas de ciudadanos o ciudadanas, elaboradas sobre la base de sus preferencias políticas y religiosas, entre otras.

La defensa de los derechos laborales desde la perspectiva de la OIT hace que esta solicitud de intermediación tenga validez, sostiene el Jefe de la bancada del partido blanco en la AN, porque todos los países miembros están en la obligación de crear mayores oportunidades de empleos, mejorar la seguridad social de los trabajadores y respetar los derechos humanos. “En este sentido insistimos en las opciones de resolución que tienen cada uno de los casos que le hemos reiterado en numerosas ocasiones a los diferentes poderes públicos del país, a través de la lista de prisioneros y exiliados que pueden regresar a la libertad”, señaló.

Igualmente se mencionó en esta misiva la especial situación del Comisario Iván Simonovis, a quien el tribunal de la causa le negó la medida humanitaria que está suficientemente sustentada en los resultados de los exámenes médicos que se requieren según lo estipula el Código Orgánico Procesal Penal. “Estamos ante la clara violación de los derechos humanos de una persona que está enferma y que a través propia legislación venezolana tiene la posibilidad de acceder a un tratamiento médico, pero esto no se reconoció”.

Esta iniciativa de Edgar Zambrano conforma un conjunto de nuevas acciones a favor de prisioneros y exiliados venezolanos, que incluyen las ya conocidas peticiones y reuniones con distintos factores del gobierno y del resto del poder público nacional.