Alberto Franceschi: La imponderable mortal debilidad apareció de golpe

(Minuta Política sobre la Nueva Dirección del Estado Venezolano según Maduro: la Dirección Político Militar de la Revolución Bolivariana   – DPM de la RB-)

Quizá muchos aun no han notado  el  profundo contenido, decisorio,  de una reiterada afirmación de Nicolás Maduro,  presidente de la republica por  testamento político.  El dice y repite cuando habla sobre lo que  se pondrá en marcha según la frase:  “por decisión de nuestra dirección político militar”.

Ya no estamos,  y  eso  apenas transitados breves  días de la transición,   frente solamente a una   decisión paralegal ,  como la de designarlo simultáneamente  Presidente y candidato,  por parte del  combo institucional  reconocido por la oposición legalista, estamos ante el gobierno de la Dirección Político-Militar de la Revolución Bolivariana,  a menos que  el desconocimiento que hizo su principal vocero  opositor  Capriles,  a esta presidencia  provisional,   implique un cambio radical de orientación  hacia y en  contra la hegemonía de los herederos  de esta piltrafa de régimen,  que  en  esta  etapa incierta para los estómagos opositores, más bien quizá buscan  ajustarse,   con un nuevo arreglo,  en  la vista de las elecciones municipales,  una vez que la mayoría de las clientelas regionales fueron echadas  de las gobernaciones “opositoras”,  que les dieron  sustento hasta diciembre 2012, en esa  la primera  gran barrida,  quedando pendiente  la definitiva de  las municipales, si es que así  lo resuelve  la marabunta castrista cubana.

Unos diputados de “oposición”  madrugando como asomados,  en la juramentación  fraudulenta, quizá cojan agua clara, para despecho de quienes  se mantuvieron del   lado del “líder” Capriles, que ofendido por primera vez en 14 años,  dícese  dispuesto a  no aceptar  el fraude institucional de Nicolás, sin aclarar sin embargo que también  eso implica el desconocimiento  de su preciado CNE,  la institución fundamental  que convalida los fraudes  de supuesta legitimidad, lo cual  probará de nuevo  ahora,  dándole  el chance  que en  10 días de campaña,  se desmonte  el  impresionante despliegue de maquinaria,  de  exorbitante  fanatismo,  que operará de inmediato  como ventajismo  electoral  plebiscitario a favor del “designado” ,   porque  fue  en lo que convirtieron  el  Funeral  de  Estado que sigue y quien sabe por cuánto tiempo.

 ¡Cómo es evidente que solo pueden existir como lunas vagando alrededor de un sol que colapsó y que irremisiblemente dejará  de emitir luz y  gravitación, provocando a su vez  el propio colapso de todos ellos ¡. Es solo cuestión de tiempo. Y los tiempos de la economía global y de Internet,  se miden en nano segundos y  con terabytes transmitidos a la velocidad  del  laser.

En virtud  de esto,  el  titulo de esta  Minuta Política sobre la Nueva Dirección del Estado Venezolano  no es casual, pero  tiene dos sentidos.  Uno recoge  la obviedad  de como  la naturaleza  puso  fin a la vida del  líder  y  no fue el imperio “inoculador” y  este hecho monumental  desata  el proceso de  descomposición  y  merma  acelerada  del  movimiento chavista,  así saque el  14 de abril  101 % de los votos,  porque su ruina vendrá  a partir de su confrontación  con la realidad  como  gobierno,  incapaz  de resolver  el drama de nación que heredamos  de  los  14 años de  despilfarro y  retrocesos,  y  en otro sentido  este título  es el que mide  la cuenta regresiva de  la famosa “Dirección Político-Militar de la Revolución  Bolivariana ”  que se anunció Maduro, ( llamémosla DPM de la RB,  para abreviar)

 Conociendo las gravísimas  limitaciones  de  las individualidades de su equipo,  Chávez escogió como sucesor a quien el estimó  mantendría  la unidad del grupo dirigente,  disciplinándolo no precisamente alrededor de su fuerte personalidad, sino más bien  como  una persona  afable, con la paciencia y tolerancia del  buen tipo, de lealtades  probadas,  que  entendería  que  las arpías  que  revolotean  en  todas esas parcelas de poder,  que  ahora se lanzaran a entre-devorarse,  solo pueden intentar coexistir  coordinadas por  alguien que les  deje  sus parcelas de poder  e incluso, y esto es  lo grave,  agregue  nuevas  porciones, que antes  eran del gran timonel, ahora ausente o de los espacios regateados por la oposición en el aparato de estado y en la economía, que por cierto sigue siendo capitalista hasta los tuétanos, a pesar de la estúpida propaganda oficial que solo la creen los que van siendo  expropiados y  confunden su desgracia  con el supuesto final de cinco siglos de profundización de relaciones  mercantiles  capitalistas, y de  acrecentados nexos de dependencia  agónica  con el imperialismo económico financiero  mundial, que ahora incluye a China,  Rusia y Brasil, nuestros nuevos amos, título  que comparten  en el terreno político con el estado castrista  cubano,  que paradójicamente es al propio tiempo nuestra sanguijuela,  pero  reportándonos  solo  pasivos.

Chávez confió la herencia  a su pupilo de mayor fanatismo a su obra, a sus lealtades internacionales,  le confió  también  el discurso sobre enemigos reales  y  virtuales.  Le habrá dicho: Insulta al imperio pero no se te ocurra pelear en serio con ellos, mantén los  lazos comerciales  y financieros, que es lo que les interesa, véndeles petróleo,   pero devuélveles muchos de sus dólares y  Maduro cumplió desde el año pasado  importando 40 %  adicional desde  USA.   Sigue explotando el  discurso contra “la oligarquía” que ha sido históricamente el más rentable de todos,  por  siglo y medio, y como fundamento  de nuestro liderazgo.

Como si fuera un barco de pesca  de arrastre  el  liderazgo de Chávez  se fue llenando  de criaturas de todos  los  tipos y  tamaños, desde abnegados servidores públicos  hasta  banqueros prófugos, estafadores, pranes,  mafiosos, haraganes, arribistas y  depredadores de toda  laya.

Chávez sobre todo  recogió el apoyo de un gran sector del  pueblo humilde y noble en busca de su redención social,  que le  tributa  hasta un afecto desconocido en la historia venezolana, y también  sumó a su pesar o no,  a los burócratas y demagogos que utilizan esa lealtad para hacerse ricos y acumular poder.

Lo que Chávez  entonces no pudo legarle  a Maduro  es  cómo manejar  la vorágine de intereses contrapuestos,  entre  las  logias, mafias, clanes, fracciones, grupos, grupetes,  que fue arrastrando tras  su  liderazgo  de medio país,  que incluía por supuesto una parte importante de la hez  social,  de la gentuza  y bicharracos de toda ralea,  todos  revoloteando  como moscas  el  excrementicio del  diablo denominado ingreso nacional,  para depredarlo y  que por lógica en toda esta etapa,  se acercaron  fue  al gobierno  en su mayor número,  porque  en  la oposición solo había migajas.

No se crea sin embargo que gracias a esto lógicas “membrecías  sociológicas” no exista también en la oposición una buena dosis de gentuzas, aunque sea solo  en  tributo a la estadística.

“Dirección Político-Militar”, quiere decir dirección colectiva, pertenece a la nomenclatura soviética, china y cubana,  pero si no hay  un  jefe único como Chávez, Fidel-Raúl, Stalin, Mao lo único  que queda:  son purgas, “revoluciones culturales” sangrientas, madrugonazos  y destituciones sorpresivas,  para escoger OTRO miembro de la “dirección político militar” que de la talla, para evitar el naufragio.  Sobre estos escenarios se han escrito mil libros, y puede pronosticarse  con 100 %  de garantías que  llegan esas coyunturas de  ajuste de cuentas  y desplazamientos anunciados  como el  rayo trae al  trueno.

El régimen político venezolano,  heredero bastardo de la democracia punto fijista  anterior, así renieguen de  ella diariamente,  tiene  el “defecto” mortal  de su origen  electoral, así sea ahora fraudulento y “sobrevenido”.

Así que señor Maduro,  usted mismo se ha hecho trampa,  al renunciar a muchas prerrogativas como las tuvo en exceso su jefe, al  subordinarse usted  ahora a una “dirección político Militar de la Revolución Bolivariana,  a  todas luces ilegal, ilegitima y sobre todo espuria,  porque su único jefe histórico posible  yace  embalsamado,  aunque en su nombre y discutido  con usted en vida del comandante,   los Castro de  hecho forman  parte  secreta,  pero decisiva de esa “DPM de la  RB” .

Apostaría  la cabeza de no ser  porque me tomen la apuesta  literalmente, a que un componente decisivo,  con voto de imperativa sumisión en esa conducción,  es el de un miembro delegado de los hermanos Castro, en consulta diaria con la jefatura del estado de nuestra nueva madre patria colonial chula cubana.

Les  voy a dar un elemento conclusivo del porque la guerra fraccional  comenzará a despedazar la herencia  y abrirá cada vez mas importantes brechas a la crisis y al vacío de poder futuro.

No voy a referirme al  destrozo de la moneda, o al peso explosivo de la deuda  o  a  la incapacidad, ahora sin el contrapeso  de  la crítica y  frenos  desde la jefatura  del  Estado bajo Chávez,  no me referiré a  la  aceleradísima  confusión  y desilusión, que  aunque mantenga   viva  lo que recuerdan bien  de Chávez,  echarán  TODAS  las culpas de  las infinitas calamidades cotidianas a la manga de incapaces  que él dejó en  el  poder.

Por ello, aunque todos sepamos  que  la herencia no era solo de títulos rimbombantes,  que  la herencia  la  constituye esta  espantosa crisis nacional  por explotar,  que dejaron  los 14 años de calamitosa gestión “revolucionaria”, nadie discutía  la UNIDAD  de mando único e indiscutible de Chávez  que se imponía sin discusión alguna  en todos los niveles del  Estado  y nunca hubo otra cosa que no fuese SU dirección.

Pero ahora  y  por  lo pronto el  agregado  “MILITAR” explícito en la nueva  terminología de esta nobel  nomenclatura de la DPM de la RB,  quizá  contiene  la  vana  intención de atemorizarnos como civiles, pero Nicolás mas que nadie sabe, que  ese es  un término de la nueva ecuación del poder político, donde las cúpula chavista de la FFAA se reserva una tajada aún más importante que en el pasado, lo cual parecía ya imposible de superar,  solo se explica  en que por  ausencia de Chávez,   ahora los interlocutores del  poder directo  que pertenecían a varios de sus  exorbitantes  poderes , querrán repartírselos cuanto antes  entre los miembros de  las logias dominantes. Si no se  apura a Maduro solo le quedará el manejo del protocolo y la simbología de la continuidad problemática de aquel  liderazgo omnímodo que él no puede ni siquiera imitar porque  ya ve como le queda de ridículo andar echando cuenticos  y por favor  que no se le ocurra cantar porque allí si la pone completa, a no ser que haya escondida una extraordinaria  voz  operática  que berree sin desafinar  rancheras y corridos.

Por su parte la clave de todo el  acomodamiento de Diosdado,  a ese supuesto despojo de su natural  herencia constitucional  a la presidencia,  a  la que renunció  de buena manera,   es porque   él  es  la bisagra del  poder civil  y político, que encarna desde la dirección  del  PSUV  y desde la Asamblea  Nacional,  que  dispone  de TODOS  los poderes,  con los mandos militare  por si le faltara alguno,  por cuanto él queda como jefe del  ala militar del  poder a través de  la  DPM de la RB,  así  Maduro tenga algunas potestades,  que se empeñan  en destacar  otros  voceros militares  en competencia  por imponer  su sello al coroto,  no tendrán  suerte alguna por no ser  del  riñón del  ejercito.

No duden que empezó una etapa cualitativamente distinta del régimen,  condenado  a  su rapidísimo deterioro,  porque si algo podemos decir  quienes  ni  amamos  a Chávez  y  lo adversamos  cada minuto de su liderazgo,  es que la diferencia entre sus características y las de los lideres sustitutos,  es tan abismal  que huelgan los comentarios.

Estos “herederos”,  dándoselas de vivos, ponen la elección de Maduro el 14 de Abril,  fecha que conmemoran  la  vuelta de Chávez  al  poder perdido  y  reasignado por el  Ejército,  luego de la trastada de  Carmona,  que embaucó  la gran rebelión civil del 10 y 11 de abril 2002.

Deberían recordar que en esa misma fecha  Chávez volvió, crucifijo en mano,  a pedir perdón por todos sus dislates, aunque después cambiaron la historia,  y  las correlaciones de fuerzas, ante otros disparates suicidas de la oposición,  que  le  brindó poder absoluto a Chávez  y su régimen.

¿Cuál  creen ustedes amigos  lectores  que  sea nuestro destino inmediato?:  ¿Acaso una dura dictadura que Chávez nunca pudo o no quiso imponer, o en  gobiernito que durará lo que dure la unidad de la DPM de la RB?

No olviden el detalle que muchos del ala militar de la DPM de la RB, no se calan ni  a los cubanos ni a Maduro.  Lo dicen a os cuatro vientos. Y ESO es la diferencia entre lo que se valía o permitía  decir de Chávez  y  lo que frenéticamente  dicen  del   conciliador Maduro,  que estará allí  mientras no  invente  creerse en serio que él  puede sustituir  al caudillo, porque ese día le pesará el  resto de su larga vida,  que espero  la disfrute,  sin el poder por supuesto,  esperando más bien que  “lo inoculen” pero de pánico, dada  la misión imposible que está asumiendo,  lo que le aconsejará,  imagino,  alguna ponderación.

Maduro solo  tiene  una posibilidad de convertirse en un líder duradero,  el problema  es  que  tal cometido  es  para un verdadero  jefe que  sea capaz incluso de hacer  lo opuesto a su mentor.

Mande al carajo a los Castro, conviértase en el Presidente de todos los venezolanos, abra un diálogo de gran envergadura con la oposición, conviértase en  el democratizador  real  y efectivo de este régimen  que solo representa a  burócratas insolentes e incapaces,  inaugure una sólida amistad  con el estado USA  y  la CEE,  sin necesidad de romper con China y Rusia,  propónganos  si quiere una federación con  Brasil, con Colombia,  con los andes bolivarianos ,  pero no con esa pobre Cuba,  asolada por esa tiranía comunista,  déjela librada  a su suerte,  no financie mas la reconducción de esa bosta de régimen totalitario,  que Obama lo financie,  si eso es lo que les conviene,  descentralice a fondo,  eríjase en el gobierno de un amplio control parlamentario  y mil medidas más que lo harían un presidente excepcional ,  a  pesar de su vicio de origen.

Si quiere no haga elecciones,   porque se lo comen vivo todos  los hoy conmilitones  suyos que  lo sacarían, pero  no se monte  en  fraudes a la voluntad  popular,  asuma que quien se roba los dineros públicos debe estar preso,  porque los dineros del pueblo  no pueden seguir creando fortunas obscenas entre la boli-burgesía,. Hay mil maneras de conservar  el  poder pero usted  hasta hoy  está  buscando  el  único efímero,  porque  se lo ha limitado usted mismo con la aceptación de la tutela cubana  y  esta  rocambolesca  DPM de  la RB.

Oh  vana ilusión, despierten  los que narcoticé, Maduro  es  y seguirá siendo el mandadero  de  una coalición de poder  que incluye a los Castro,  a la alta burocracia depredadora y sus plutócratas y seguirá con la estafa ideológica aprendida de memoria, como justificativo de su propio fanatismo sectario.

Maduro durará lo que decida el componente militar,  que tiene  conque hacer subordinarse a todos  los otros poderes  en medio de la crisis,  que  se abrirá el  ancho cause a  la hora de las realidades  y  del  fin de las ficciones del  ala civil, de su propio cuento  que se han creído ellos mismos,  para seguirse tomándose  hasta  con tontas solemnidades,  como  los dueños de un poder  supuesto absoluto  que tiene sin embargo  fecha cierta de  corte. No sabemos  para cuando…ellos mismos lo irán declarando.