Juan Fernández: Poco probable, pero posible

Venezuela en general vive en la actualidad uno de los momentos  mas complejos de estos últimos años, la crisis política, económica y social es evidente. El fallecimiento de Chávez y la manipulación del sentimiento de muchos venezolanos, con el propósito de réditos políticos, acompañados con un esquema, discurso para lo cual el apoyo (bloqueo) mediático se convierte en herramienta fundamental del gobierno,  nos demuestra como se pretende obligar a vivir al país en el pasado, pues Chávez siempre fue pasado. A tal efecto, se parapetea un chanchullo entre los poderes públicos, manipulando a su propia conveniencia  la constitución y nombrando un gobierno con Maduro como Presidente Encargado, el cual aumenta para el mundo externo la duda razonable sobre su legitimidad. Por lo tanto, es de suma importancia la convocatoria a unas elecciones para el 14 de Abril, dándole nuevamente una cara democrática a la supuesta revolución y legitimar el poder malamente otorgado a dedo al poder ejecutivo.

Ahora bien, nosotros que creemos en la obligación de embarcar a Venezuela de verdad en el siglo XXI, de hacer un país de oportunidades para todos, con plena libertad y democracia, nos decimos; ¿Sera posible ganar una elecciones en las condiciones actuales?.

Mucha razones hay para focalizarnos en la poca probabilidad de ir a un evento electoral y ser exitoso.  Solo para comenzar el tema del abuso del status quo del chavismo, que apresuradamente e incumpliendo la constitución, seguirá utilizando todo el poder del gobierno, todos los medios entre ellos el sistema electoral, para imponer a su candidato desde el poder, ahora representado por Nicolás Maduro. Además sin ningún escrúpulo se aprovecharan de la muerte de Chávez, para generar el mito del continuismo de la supuesta revolución.

Lo anterior, obviamente no significa de ningún modo dejar de participar, de luchar durante el evento electoral, todo lo contrario es necesario para desenmascarar a quienes sin escrúpulos han engañado a los venezolanos. Además el mundo debe tener evidencias de cómo en Venezuela, hay millones de venezolanos que desean otro país de convivencia, que es una mayoría coartada, burlada por un sistema de control de todos los poderes públicos, que quiere vivir en un país de todos, sin odios, sin persecuciones, ni  presos y exilio por razones políticas, en donde el progreso económico y social sea un común denominador, con plena libertad y justicia real. Aun siendo poco probable, el sueño de lo posible no se debe abandonar jamás.

Considerando la decisión de Capriles, al tomar nuevamente la batuta de la dirección de la oposición democrática, deseo y aconsejo sea incluyente. Entendamos que no es un problema solo a solucionar por un individuo o por su grupo cercano. El reto necesario es actuar como un equipo, como en una orquesta en donde el Director entiende la necesidad de los músicos, seleccionando a los mas capaces y además que la música es para quienes asisten a escucharla.  Es decir,  se convierte en una tarea de todos, y asi el director lo debe entender y practicar.

Sin embargo, es importante tomar en cuenta el escenario económico real por una gestión pésima  de lo publico en estos 14 años. la crisis que viven los venezolanos y los efectos negativos sobre todo la población están presentes como; inflación, escases, desempleo, etc.. Es por ello, la necesidad de una clara, precisa y planificada acción de medidas de corrección y ajustes a la economía con fundamento en lo social para evitar se derive es una explosión, cuyas consecuencias serian aun mas negativas para el país. La clave para que en el corto plazo se pueda tener alguna solución pasa sin ninguna duda por PDVSA, puesto que hoy somos totalmente dependientes del ingreso petrolero tanto desde el punto de vista fiscal como de divisas y de inversión, es necesario revertir el uso del petróleo para la política y construir un apolítica para el petróleo. Para ello plan acelerado de aumento de producción, revisión y adaptación a la realidad económica los convenios y acuerdo de suministro político del petróleo tipo CUBA, asi como el portafolio de inversiones que PDVSA viene comprometiéndose financiar en Cuba, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, restándole posibilidades al país.  Modificar y adecuar un plan real para el desarrollo de la faja apalancado en los mejoradores actuales de Jose y su expansión, y finalmente una política racional y económica para el mercado interno.

Venezuela no será un país, como quieren los Castro, Maduro y su combo, nos toca de nuevo a todos demostrar que somos el país de lo posible, siendo un ejemplo a seguir por la voluntad, el esfuerzo y el amor a la patria de su gente. En definitiva poco probable pero posible.

@JFernandeznupa.