Tres favoritos y una sorpresa en segunda ronda del Clásico Mundial

Foto AP

República Dominicana, Estados Unidos, Puerto Rico e… ¿Italia? Sí, Italia, con su roster de jugadores estadounidenses y un puñado de europeos, es el invitado sorpresa a la segunda ronda del Clásico Mundial de Béisbol que se disputará del 12 al 16 de marzo en Miami.

Dominicana y Puerto Rico marginaron a la poderosa Venezuela en el Grupo C en San Juan, mientras que Estados Unidos e Italia sobrevivieron de la zona D en la que México y Canadá empacaron las maletas.

Venezuela y México no superaron la primera ronda por primera vez en las tres ediciones del Clásico.

Italia, que no pasó de la fase inicial y tenía sólo un par de triunfos en los dos torneos anteriores, igualó esa cifra en 2013 al ganarle a México y Canadá en sus primeros partidos, incluyendo un nocaut de 14-4 a los canadienses. Por supuesto, los italianos no son la mayor sorpresa europea en este Clásico: ese honor corresponde a Holanda, que le ganó el lunes 7-6 a Cuba y eliminó al subcampeón de 2006 para avanzar con el monarca Japón a las semifinales en San Francisco.

Los italianos enfrentan el martes a las superestrellas de Dominicana, que llega con una maquinaria bien engranada e invicta en tres duelos. A segunda hora, Estados Unidos choca con Puerto Rico.

“No es que (Italia) sea un equipo europeo. Tiene muchos jugadores de Grandes Ligas”, comentó el manager dominicano Tony Peña, refiriéndose a peloteros como Nick Punto, Anthony Rizzo y Christopher Denorfia. “Que Italia sea un país europeo no quiere decir que sus jugadores sean europeos”.

Por nombres y desempeño, Dominicana tiene que ser considerado como uno de los favoritos para alcanzar las semifinales.

El equipo de Peña bateó .324 y anotó 19 carreras en la primera fase, y contó con una actuación descollante de su estelar intermedista Robinson Canó. El astro de los Yanquis de Nueva York fue elegido como el jugador más valioso de la ronda en San Juan al conectar .600 (15-9), con un jonrón, cinco remolcadas y tres dobles.

“El ‘approach’ (enfoque) será el mismo, ir al home plate y hacer mi trabajo”, advirtió Canó sobre su misión para la próxima etapa. “Las cosas salieron mejor de lo que esperaba”.

Los dominicanos tienen una espina clavada tras ser eliminados por Holanda en las primeras de cambio en 2009, y de quedarse en semifinales a manos de Cuba en 2006.

Puerto Rico, por su parte, enfrenta a un equipo de Estados Unidos que consiguió el boleto en la última fecha del Grupo D con una victoria por 9-4 sobre Canadá.

El manager boricua, Edwin Rodríguez, mencionó que no le preocupa una alineación estadounidense que incluye a toleteros como Ryan Braun, David Wright y Joe Mauer.

“Creo que pasamos las pruebas más fuertes en esta primera ronda”, contempló Rodríguez. “De aquí en adelante no nos sorprende la alineación que se presente. Esa alineación de Venezuela y de República Dominicana son las más potentes en todo el Clásico”.

Rodríguez destacó la labor de su cuerpo de lanzadores, el segundo mejor del torneo con efectividad de 2.33 y apenas siete carreras permitidas.

“Yo estaba esperanzado en ese tipo de actuación, pero cuando tienes tantos muchachos jóvenes nunca sabes cómo van a reaccionar”, señaló. “Estoy bien contento y esperanzando de que ese cuerpo de lanzadores es lo que nos va a mantener en la competencia”.

Estados Unidos tuvo que batallar hasta su último encuentro, tras perder en su debut ante México, y mantiene viva su esperanza de ganar el Clásico por primera vez.

“El béisbol se inventó en Estados Unidos, y nosotros representamos a nuestro país”, señaló el intermedista Brandon Phillips. “Tenemos que ser el primer equipo estadounidense que gana el Clásico Mundial. Esa es nuestra meta”.

AP