Roberto Lovera De Sola: Hugo Chávez: Los hitos de su presidencia (1/3)

El anuncio de la muerte del presidente Hugo Chávez, hecho público el pasado martes 5 de marzo de 2013, nos obliga a hacer un primer trazado de su trayectoria en el ejericio del poder.

EL MOMENTO

“El Presidente aterrizó en Caracas… se despidió… Mientras se alejaba me estremeció la inspiración de que había viajado y conversado con dos hombres opuestos. Uno a quien la suerte empedernida le ofrecía la oportunidad de salvar a su país. Y el otro, un ilusionista, que podía pasar a la historia como un déspota más”. Gabriel García Márquez“El enigma de los Chávez”Revista Cambio, Bogotá, Marzo 17, 1999

Hay que decirlo, hay que decir la verdad así duela, hay que huir de la actitud de la avestruz que esconde la cara ante el peligro, hay que examinar lo que sucedido sin miedo, con valentía. Con las esperanzas que suscitó su aparición de Hugo Chávez en nuestra vida política, deseos errados en la mayoría de los venezolanos que los llevó apoyar al que solo tomó las armas en la mano, al que gritó más, de allí esta larga presidencia, de catorce años cuando escribimos, una presidencia demasiado larga en el mundo contemporáneo ya que vivimos en el siglo XXI, esta presidencia ha sido para los venezolanos la gran oportunidad pérdida para la reforma y reorientación de la democracia. Nuestra democracia estaba aquejada de grandes males y de una honda crisis en 1992 pero el camino tomado para su rescate por el régimen de Hugo Chávez no era el que se debió. El sendero ha sido también el equivocado. Y se ha convertido este en el peor gobierno que hemos tenido a lo largo de toda la historia de Venezuela, un régimen anacrónico, fuera del tiempo que vivimos, una administración reaccionaria, el gobierno más conservador que hemos tenido. Hugo Chávez, según lo escrito por Gabriel García Márquez(1927), antes citado, en vez de salvar al país ha pasado a la historia como un déspota más, como el hombre que impuso una dictadura constitucional a su país.

LOS HITOS

Queremos aquí, porque esta presidencia iniciada hace catorce años se desarrolló mientras escribimos, sólo fijar los hitos de lo sucedido, tratando ser lo más imparciales que podamos ser, ecuánimes hasta el punto que lo que vivimos nos lo haga posible, pues vive el país la más extensa politización vivida a lo largo de su historia hasta el extremo que hoy todo es político en este aquí y ahora.

NI ELOGIO NI DIATRIBA

Por ello ni elogiamos ni hacemos diatriba aquí porque desde ambas actitudes no puede componerse la comprensión de un personaje de la historia. Así queremos entender el fenómeno Hugo Chávez el cual vivimos desde 1992, desde 1998, desde 1999, un hecho que pocos han comprendido con ojos certeros, son los que nosotros quisiéramos tener al escribir esta semblanza suya.

UN MODO DE ANALISIS

El problema de los elogios a los mandatarios, de los libros dictados desde el poder, es que nos hacen imposible la comprensión de los sucesos. Son banales. Los estudios críticos, los lejanos al poder, los cercanos a los documentos, que en el caso del presidente Chávez están en la prensa, en los medios de comunicación y las hojas de Internet, son las únicas que nos pueden acercar a la comprensión de este mandatario y su circunstancia, al por qué con él al mando el país ha vuelto a fracasar. A este meollo no se puede llegar a través del elogio o por medio de chismes y anécdotas. Sólo siendo equilibrados, sólo tratando al personaje como se trata a una criatura de la historia es posible entenderlo.
Y lo haremos a partir de la documentación, oral y escrita que hemos tenido a la vista, utilizada esta con sentido común y previamente, antes de usarla, muy examinada y bien cotejada con sus diversas versiones.

Y ello, en lo referente a la personalidad del comandante Chávez, a partir de la comprensión de que sólo los testigos de vida son los que mejor conocen a una persona(¿los únicos?). Aquí la documentación oral es básica para escribir historia contemporánea, para hacer una biografía, para delinear una presidencia. Pero ante Chávez es imposible no decir que él ha hecho nacer para Venezuela días trágicos, en los que hemos perdido el rumbo, por ello estudiarlo nos hace sufrir, llorar, padecer, tal la gravedad de la situación que vive nación bajo este presidente. Peligro que es visible para todos los que padecen el “mal de Venezuela” que sólo es la aspiración por su bien, como en un poema de Antonio Arraiz(1903-1962), “Quiero estarme en ti, junto a ti, sobre ti Venezuela,/pese a ti misma./Quiero quedarme aquí firme y siempre,/sin un paso adelante, sin un paso atrás./He de amarte tan fuerte que no pueda ya más,/y el amor que te tenga, Venezuela, me disuelva en ti”.

¿QUIEN ES?

¿Quién es en “definitiva” Chávez?” se han preguntado dos de sus mejores auscultadotes, Alberto Barrera Tiszka(1960) y Cristina Marcano(1960). Responden: ”Lo que sí parece evidente es que hay algo común a todos[sus rostros]. Un deseo. Un ansia que lo mueve, que no lo deja dormir. Es una obsesión que, como toda obsesión, se delata sola. No se puede esconder. Sea el Chávez que sea, obsesivamente, siempre está deseando poder. Más poder”.

Pese a que estos autores dudan quien será Chávez para nosotros esto si está claro: el verdadero Chávez es un conspirador, lleno de odios y resentimientos, sin formación intelectual seria, sin conocimiento de los rasgos de la vida internacional actual, para quien el socialismo real no ha caído; ha mentido como pocos políticos lo han hecho en Venezuela; destructor más que constructor; cree que cambiándole el nombre a las instituciones, incluso al país, estas se mutan; ha derribado todo lo que costó décadas edificar, y no desde 1958 sino desde los años veinte cuando surgió, bajo Gómez, el Estado Moderno y con énfasis a partir de 1935, cree que sobre los escombros de todo lo que encontró hecho en Venezuela él levantara su revolución, cosa imposible porque el tiempos de las revoluciones se cerró, incluso la palabra Revolución ha desaparecido del vocabulario político desde el derrumbe del socialismo autoritario como un castillo de naipes, ya nadie piensa en ella, lo que se busca es desarrollar la democracia plena que llena el mundo entero con excepción de Cuba, de Corea del Norte, de los intentos de Chávez en Venezuela, los islotes autoritarios en la tierra.

Al asomarnos a Chávez tenemos la necesidad de ver siempre la luz y las sombras. El retrato en positivo, sin ser un elogio, ya nos lo han ofrecido los esposos Barrera Marcano. Tenemos que penetrar también en lo negativo. Sólo así se tendrán ambas caras, lo positivo y lo negativo. Eso que llamaríamos afirmativo nosotros, pese a nuestros estudios y análisis constantes, nunca lo hemos hallado porque la esencia de lo que es Chávez estriba en que es un conspirador, en que es un destructor y en que es un resentido social, tal y como lo ha descrito, con su habitual sagacidad y agudeza, Ruth Capriles Méndez.

Todos los hechos que deseamos presentar se espigan desde la aparición en los setenta, 1977 parece ser la fecha exacta, con gran énfasis desde 1983, desde el juramento en el Samán de Güere, el 17 de Diciembre de 1983, de un nuevo actor, el oficial Hugo Rafael Chávez Frías, barinés, nacido en Sabaneta(julio 28,1954), bisnieto de un gamonal jefe de montoneras, Pedro Pérez Delgado, Maisanta(1881-1924). La figuración de Chávez que se puede datar desde el día de su egresó de la Academia Militar con el grado de subteniente(1975). Pese a ser de un signo solar, Leo, es personaje negativo, lleno de oscuridad, quien encarna la falta de afectividad en sus actos, desamor por las personas y por el país. Para él no hay leyes para respetar, ni siquiera las del cariño, ni siquiera pudo conservar la familia que formó con María Isabel Rodríguez.

EL SUCEDERSE

Fue así como a partir de 1977 se llevó a cabo la larga conspiración que encabezó dentro de los moldes de la izquierda derrotada en los años sesenta, conjuración teñida de adversión al sistema democrático, con el antipluralismo y el resentimiento social como señas. Ello fue lo que lo llevó al golpe del Estado(febrero 4,1992), a la propalación del odio entre las gentes durante la campaña electoral que lo llevó al poder, a la promulgación de una nueva Constitución(diciembre 15,1999) como lo hicieron todos los caudillos del siglo XIX. Carta constitucional acomodada al autócrata y a sus necesidades, esta le otorgó inmensas atribuciones al poder ejecutivo, por ello consideramos que desde que se le puso el ejecútese el país entró en la dictadura constitucional que indicó Arturo Uslar Pietri en aquellos mismos días en unas declaraciones suyas dadas en Bogotá, las recogió El Nacional.

Chávez conspiró hasta dar el golpe de Estado. Aquella noche y madrugada se mantuvo escondido, no actuó, ni dio la cara, ni peleó, mando a otros a actuar. Luego se rindió. Estuvo preso hasta que el presidente Rafael Caldera le otorgó el sobreseimiento, como a los demás oficiales alzados, y quedó en libertad. Volvió a la arena pública, siempre actuando en contra del régimen democrático. Hasta que sus asesores Luis Miquilena(1919) y José Vicente Rangel(1929), lo convencieron que si deseaba llegar a la presidencia debía hacerlo fundando un partido y presentándose a las elecciones. Así lo hizo.

Ganó la contienda electoral que lo llevó a la presidencia(diciembre 6, 1998). Tomó posesión el 2 de febrero de 1999. Al juramentarse ante muchos, el país lo observaba por la televisión, apostrofó la Constitución vigente entonces, que era la de 1961 y convocó un referendo que hiciera posible no la reforma de esa carta sino la promulgación de una nueva. En verdad al decir que aquel estatuto era un papel “moribundo” faltó a la ley, fue su primera violación, porque aquella estaba en vigencia plena. La situación fue tal que el presidente Caldera se negó, en el mismo acto, a entregarle la banda presidencial. En aquella hora fue sólo Caldera el único que protestó. Los miembros del congreso callaron, ni siquiera se pararon, los de los partidos democráticos, y abandonaron el hemiciclo en señal de protesta contra aquellas palabras y aquel gesto inicuo, si lo hubieran hecho se hubiera roto el quórum y la sesión no hubiera podido proseguir. Esa actitud dejó claro lo que era Chávez: ser fiero, espantoso, airado, incluso terrible. Eso se fue haciendo presente por medio de su acción.

A todo lo largo de su gobierno gozó el país de la mejor situación económica que ha tenido la nación a todo lo largo de su historia porque los precios del petróleo fueron subiendo y llevaron al barril a valer hasta 100 dólares cada uno. La nación recibió así en la última década, la del gobierno de Chávez, un billón de dólares, mil millones de millones de billetes verdes, dinero que para nada a sido útil para el pueblo de Venezuela, que vive la más grande crisis económica, pues todo este dinero ha sido regalado por Chávez a países del exterior, para por una parte sostener a Cuba, el presupuesto nacional cubano es pagado por Venezuela, con la cual llegó hasta pensar fusionarse y formar una sola república “Venecuba”(lo cual sería un delito de traición a la patria, tipificado en nuestro Código Penal). Y además para sostener el intento venezolano de hegemonía latinoamericana, un forma de neo-imperialismo, que ha pretendido Chávez sin darse cuenta que la integración no se decreta sino que es producto de largos períodos de construcción. Basta ver el proceso de vertebración de la Unión Europea, una de las más grandes sociedades democráticas que existen hoy, junto a los Estados Unidos, para verlo.

UNA NUEVA CONSTITUCION

El 25 abril de 1999 se llevó a cabo el Referendo Consultivo para la realización de la Asamblea Constituyente. Esta se instaló, en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, presidida por Luis Miquilena y no por Alfredo Peña(1944), un antiguo comunista quien había sido el diputado más votado: los ciudadanos fueron representados en ella por 125 diputados del gobierno y 6 diputados de la oposición, porque el llamado “quino Chávez”, inventado por el ministro Nelson Merentes, eliminó toda posibilidad a la oposición. Allí otra característica de este gobierno: el régimen de constantes fraudes electorales, el “quino Chávez” lo era porque era un voto pre-dirigido.

La instalación de la Asamblea Nacional Constituyente(agosto 15,1999) permitió, en medio de sus debates, la intervención del poder judicial y la eliminación, el 30 de agosto de 1999, del Congreso legítimamente electo en las elecciones de 1998. El 15 de diciembre de 1999 se llevó a cabo Referéndum aprobatorio de la nueva Constitución, cuyo ejecútese le fue puesto esa misma semana. La nueva Constitución incluía el cambio de nombre del país, ahora República Bolivariana de Venezuela, la creación de un parlamento unicameral pues el Senado fue eliminado y el más amplio renacimiento de los derechos humanos que se haya confiado a una Constitución venezolana: pero hecho falaz también, nunca ha sido cumplida la decisión: los derechos humanos se han violado cada día: hay presos políticos, exilados, torturados, numerosos asesinatos. Y, además, la Constitución de 1999 está pésimamente redactada. La idea de entregársela al filólogo Alexis Marquez Rodríguez(1931) para que le puliera el estilo nunca fue cumplida. La de 1961 había sido corregida por el “explorador de las palabras”: el maestro Ángel Rosenblat(1902-1984), de allí su belleza estilística.

NUEVAS ELECCIONES

El 30 de Julio de 2000 se llevaron a cabo nuevas elecciones presidenciales. El 19 de agosto de 2000 fue la nueva juramentación del presidente Chávez, algo innecesario porque ya lo había hecho: estábamos en el mismo país, en el mismo régimen democrático, en el mismo Estado y en el mismo gobierno. El Tribunal Supremo, por miedo a Chávez, dictaminó entonces que el nuevo período presidencial se iniciaba el 10 de enero de 2001. La nueva Constitución había ampliado el período presidencial de cinco a seis años, había aprobado la reelección inmediata, rompiendo la tradición venezolana que la prohibía. Así el sexenio se inició allí y concluyo en enero de 2007. No se les restaron a los seis años que ahora tendría el nuevo período presidencial los dos años que el presidente Chávez llevaba mandando, así el primer gobierno suyo fue de ocho años.

No hay que olvidar al hacer este recuento que lo que define siempre a un mandatario es su actitud ante el período presidencial. Chávez dio órdenes a sus diputados de alargarlo y de permitir la reelección por un período más. La reelección siempre había estado prohibida por nuestras constituciones: en la de 1830 todo presidente para volver a serlo debía esperar que pasara todo el período siguiente; en la de 1961 se establecieron los diez años, como una solución intermedia mientras se hacía, lo que no se ha atrevido a hacer nuestra clase política: la prohibición absoluta de la reelección, que en el futuro se deberá hacer: toda persona no deberá ser presidente sino una sola vez.

EL MALESTAR PUBLICO APARECE

Ya para ese momento el malestar era muy grande en un país fundamentalmente democrático como es Venezuela. De allí que el 10 de diciembre de 2001, como consecuencia de las 49 leyes, consecuencia de la Ley Habilitante otorgada al presidente, se efectuara un paro general. Fue el inicio de la vasta protesta general del país democrático que no se ha detenido aun. De hecho el país democrático ya le ha ganado tres elecciones a Chávez, en 2007,2008 y 2010.

EL 11 ABRIL

El 2002 se inició con la gran marcha del 23 de enero. El 4 de abril se inicio la crisis de PDVSA con un paro de actividades. El 11 de abril de 2002 se llevó a cabo la manifestación que en la que participaron millones de venezolanos las cuales terminó con la masacre, ordenada por el Presidente, Tiburón Uno, contra aquella gran manifestación de civiles pacíficos desarmados, todos los cuales encabezaron aquel día una rebelión popular contra el mal gobierno, fue una especie de “fuenteovejuna”: todos a una.

Chávez dejó la presidencia esa noche. Se dijo que renunciaría. Se formó un nuevo ejecutivo, presidido por un empresario, Pedro Carmona Estanca(1941), un personaje risible y de pacotilla, quien gobernó dos días(abril 12-13,2002). Todo lo sucedido en aquellos días, sobre todo la noche y madrugada del 11 de Abril y la del 12 de Abril, cuando el hombrecito se juramentó así mismo, fue una gran comedia. No olvidemos que somos el país del “bochinche”, la sociedad que nunca ha comprendido que el mundo es del hombre justo(julio 8,1835). El 13 de abril, al intervenir un general Raúl Isaías Baduel, un oficial que no abandonó al presidente, Chávez volvió de su prisión en la isla de la Orchila a Miraflores. “El regreso de Chávez al poder lejos de conjurar la crisis la potenció” acotó Rafael Arraiz Lucca. El general Baduel a quien Chávez le debió el poder es, en el momento en que escribimos estas páginas, un detenido político.

Continuará…