Atentado en Irak deja 18 personas fallecidas

(Foto Reuters)

Al menos 18 personas murieron el jueves en una serie de atentado con bomba cometidos al mediodía en Bagdad y el asalto del ministerio de Justicia, cerca de la Zona Verde de seguridad, por hombres armados.

Esta ola de violencia tuvo lugar a pocos días del décimo aniversario de la invasión del país por las tropas de Estados Unidos y Gran Bretaña.

El ataque no fue reivindicado pero los grupos armados sunitas, entre ellos Al Qaida en Irak, atacan regularmente a las fuerzas de seguridad y a los representantes del gobierno chiita de Nuri al Maliki.

Tres explosiones, atentados con coches bomba, según las fuentes consultada por la AFP, sacudieron hacia las 13H30 locales (10H30 GMT), al barrio de Allawi, donde se encuentran los ministerios de Relaciones Exteriores, Cultura y Justicia.

Inmediatamente después de las explosiones se escuchó un tiroteo, dijeron testigos.

Al mismo tiempo hombre armados “intentaron penetrar en el ministerio de Justicia”, dijo a la AFP Sabah Nuri, portavoz de los servicios iraquíes de lucha contra el terrorismo.

El portavoz no pudo confirmar si los atacantes habían logrado introducirse en el edificio.

El ministerio se encuentra a unos 200 metros de un acceso a la Zona Verde, un sector ultraprotegido en el cual se encuentra el parlamento y numerosas embajadas.

Un funcionario del ministerio del interior que requirió el anonimato y una fuente médica indicaron que al menos 18 personas murieron y 30 resultaron heridas, sin que se sepa si la causa fueron los atentado.

“Tres asaltantes murieron” en el edificio, indicó una fuente de las fuerzas de seguridad.

Tres horas después del ataque, un periodista de la AFP indicó que le tráfico en la calles que llevan al ministerio había sido interrumpido.

Se veían columnas de humo en el complejo ministerial, indicó el corresponsal de la AFP, antes de ser alejado de la zona por las fuerzas de seguridad

Se trata del episodio más mortífero desde el comienzo del mes de marzo.

En febrero pasado, 220 personas murieron en las violencias en Irak, según un balance de la AFP en base a fuentes de seguridad y sanitarias.

Otros episodios de violencia tuvieron lugar este jueves en Bagdad, donde el chofer de un candidato a las elecciones regionales de abril perdió la vida.

Al norte de Bagdad, el jeque sunita Qais Abdul Karim al Janabi fue secuestrado con seis miembros de su familia, entre ellos su hijo, Abdul Karim, también candidato.

La campaña para las elecciones regionales se desarrolla en un contexto muy tenso.

Desde diciembre pasado se registran manifestaciones organizadas en las regiones sunitas para pedir la renuncia de Maliki.

Los sunitas, que se consideran marginados, piden un trato igualitario con las otras comunidades.

Afp