Muere en tiroteo sospechoso de cuatro asesinatos


Un grupo de choque de la policía irrumpió en un bar abandonado para hallar al sospechoso de cuatro asesinatos parapetado en un cuarto pequeño y lo mató en un tiroteo, informaron las autoridades el jueves.

El encuentro se produjo después de un compás de espera de casi 19 horas que paralizó un pueblo en el norte del estado de Nueva York.

El superintendente de la policía estatal, Joseph D’Amico, dijo que la policía estatal y equipos del FBI entraron en el primer piso de un edificio en Herkimer a eso de las 8 de la mañana para apresar a Kurt Myers, de 64 años, residente de la vecina Mohawk. Myers disparó desde detrás de la puerta contra la policía y mató a un perro del FBI, dijo D’Amico. Los policías respondieron el fuego y mataron a Myers, agregó. Ningún policía resultó herido.

Con la muerte de Myers persiste el misterio de sus ataques a tiros el miércoles. Su muerte puso fin a una odisea de casi 24 horas que afectó a la zona del valle de Mohawk, donde según la policía Myers mató a cuatro hombres e hirió a dos en una peluqería de Monawk y un taller de automóviles en Herkimer.

D’Amico dijo que la policía ignoraba por qué el individuo fue a los dos pequeños comercios y entró a los tiros con una escopeta. Calificó los ataques de “no provocados y al azar”.

“Era aparentemente un solitario”, agregó. “No tenía mucho contacto con su familia. Ninguno de los pocos allegados suyos que encontramos —entrevistamos a algunos vecinos— pudo dar una explicación”.

Las autoridades dijeron que Myers disparó contra la policía a la 1.30 de la tarde del miércoles en Herkimer cuando lo estaban buscando poco después de los ataques. Los policías rodearon un bar abandonado llamado Glory Days donde suponían se había refugiado. La policía dijo primero que estaba dispuesta a esperar a que saliera. Pero el jueves por la mañana envió el grupo de choque.

“Parecía el momento adecuado”, dijo D’Amico sin entrar en detalles.

El incidente alteró la paz en los pequeños pueblos de Mohawk y Herkimer, a unos 275 kilómetros (170 millas) al noroeste de la ciudad de Nueva York, separados entre sí por el río Mohawk y una carretera estatal.