Nicolás Maduro se ha convertido en el vocero de la mentira

Detalles como el uso de dos urnas en el funeral del Presidente Chávez, las declaraciones de Argenis Chávez- uno de los hermanos del fallecido gobernante-, quien comentó que el mandatario venezolano sufrió un derrame  en la operación cuando los partes oficiales hablaron de una hemorragia, así como la aplicación de una “supuesta quimioterapia a un paciente con una infección respiratoria grave”, han sido algunas de las dudas que quedaron en el aire tras la muerte del mandatario venezolano,  las cuales fueron evaluadas en el foro conversatorio “La mentira como política de Estado y estrategia de campaña”, propuesto por el partido Alianza Bravo Pueblo, en el que  participaron como voceros  el  subsecretario general de ABP, Cipriano Heredia y el analista político Manuel Felipe Sierra.

Heredia repitiendo la frase empleada por el Presidente Chávez aseguró que  “con la verdad no ofendo ni temo,  por lo que consideramos que al querer saber la verdad ni ofendemos ni tenemos nada que temer”, manifestó  Heredia.

Señaló que tras el trato dado a la enfermedad del  fallecido Presidente de la República, “caracterizado por enormes secretismos y evidentes contradicciones” es razonable que el pueblo se haga preguntas  y es una obligación del Gobierno  dar respuestas  con respecto a cuál fue la verdadera situación entre el  10 de diciembre de 2012, fecha en la que el Presidente viajó a la Habana para tratar su enfermedad  y el 5 de marzo, día en que se anunció su deceso.

“No creemos estar ofendiendo a nadie por querer saber la verdad y hacernos preguntas validas ante las dudas razonables que han surgido por la actitud del propio Gobierno”

También recordó otra de las quimeras del Gobierno, al momento que ofreció un diálogo con los presos políticos de Venezuela,  y el anuncio de la  devaluación de la moneda en 46,5%  cuando en un principio y con mucho énfasis el  propio Nicolás Maduro negó la posibilidad de desvalorizar el Bolívar.

“Vale entonces preguntarse ¿Firmó Chávez los decretos que le atribuyeron, tomó las decisiones de devaluar la moneda, pudo sostener una reunión de 5 horas con Nicolás Maduro? El gobierno está tratando de convertir cualquier duda o comentario sobre la enfermedad y muerte del Presidente en una ofensa, una simple estrategia política que nosotros enfrentamos y rechazamos”, destacó el vocero ABPista.

Por su parte, el periodista y analista político, Manuel Felipe Sierra, señaló que estableciendo algunas comparaciones con otros regímenes de experiencia autocrática se vislumbra como a partir del control de los medios se abre la posibilidad para que el silencio se convierta en naturaleza política.

“En Venezuela existe  una política de Estado que no privilegia la verdad, no privilegia los mecanismos propio de la información plural ni democrática sino que trata  de capturar la información para orientarla en función de un proyecto ideológico como la ha sido, en este caso la revolución chavista”, concluyó el periodista.