Oncólogos españoles aseguraron que es imposible inocular un cáncer

Foto Archivo


El secretario científico de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Javier Espinosa, aseguró que es “totalmente imposible” inocular un cáncer, lo que descarta la ‘teoría de la conspiración’, expuesta por el presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro, quien adelantó que el Gobierno venezolano ya ha creado la comisión que investiga si se inoculó la enfermedad al presidente de Venezuela Hugo Chávez, fallecido el pasado 5 de marzo.

“Es totalmente imposible. Existen algunos virus que pueden producirlo pero el cáncer no se trasmite por ninguna vía. La persona que lo padece tiene una alteración en su genes que ha provocado una trasformación maligna de las células”, señaló el experto a Europa Press, tras las acusaciones de Maduro que señalaban a un “enemigo externo” como culpable de la enfermedad.

En general, Espinosa dijo que el cáncer es fruto de “una suma de factores” como la alimentación y los hábitos de vida que lleve la persona, como el tabaco y ejercicio físico, en respuesta a la teoría que ya fue señalada por Chávez tras conocer su padecimiento.

En relación a si la radiación puede fomentar la extensión de un cáncer, este experto explicó que ésta puede inducir un tumor pero no diseminarlo.

“La radiación no induce la diseminación sino que es capaz de producir en sí mismo un cáncer”, aclaró.

Y, a este respecto, recordó como radiaciones como la que produjeron el accidente nuclear de Chernobyl o las bombas de Hiroshima y Nagasaki, que causaron leucemias a personas que estaban expuestas a las mismas.

Ni se transmite ni se contagia

Asimismo, desde la SEOM se explicó que el cáncer es una enfermedad genética, es decir, “se origina generalmente por una mutación en los genes que regulan el crecimiento y la diferenciación celular, la cual confiere a la célula una ventaja proliferativa, que provoca su capacidad para crecer y diseminar, localmente y a otros órganos distantes”.

Además, se especificó que el cáncer no es una enfermedad transmisible, de persona a persona y, que no es factible que a una persona se le pueda inocular un cáncer, “salvo en el hipotético caso del trasplante de órganos enfermos con una neoplasia”, aunque, aclaran, “tampoco parece probable que una transfusión pudiera transmitir un cáncer”.

Por todo ello, desde la organización esperan “tranquilizar a los pacientes y sus familiares”, en el sentido de que “la enfermedad que padecen no ha sido provocada por un ‘contagio’ ni es, a su vez, transmisible a sus seres queridos”.

“El cáncer debe afrontarse como una enfermedad más. Gracias a la detección cada vez más precoz (programas de cribado, signos de alarma conocidos, etcétera) y a las nuevas terapias, más del 60% de los pacientes se curan o son largos supervivientes”, recuerdan.