Ahora habrá intérpretes en juegos de béisbol


Hubo momentos en las Ligas Menores en que Mariano Rivera se sintió completamente perdido. Eso fue antes que desarrollara su abrumadora bola rápida y, además, que aprendiera inglés.

“El mánager o el entrenador me decían algo y no les entendía bien”, dijo el cerrador de los Yanquis de Nueva York. “Uno dice que sí con la cabeza, pero no tienes idea de lo que te están diciendo”.

Las Grandes Ligas intentan allanar la barrera del lenguaje con la adopción de una nueva regla que permite que un intérprete participe en las conferencias en la lomita cuando los lanzadores no entienden bien inglés.

Sin embargo, para los lanzadores hispanos, aún hay cosas que se pierden el proceso.

Por lo pronto, sólo personas empleadas tiempo completo como intérpretes pueden acompañar a los mánagers y entrenadores de pitcheo al terreno.

Y por el momento, la mayoría, si no todos los traductores, son para jugadores asiáticos. Yu Darvish e Hiroki Kuroda, por ejemplo, cuentan con servicios de intérpretes de sus equipos. Pero los jugadores hispanos tienen que depender, por lo general, de sus coequiperos o entrenadores que hablan los dos idiomas para ayudarlos, ya sea en la lomita, en el terreno o en el vestuario.

La razón es que los jugadores asiáticos llegan directamente del extranjero a las Grandes Ligas, sin tiempo de aprender inglés en Ligas Menores. Además, los especialistas consideran que la transición es más difícil que para los jugadores hispanos.

“Es, a la vez, parecido y diferente”, dijo Matt Wieters, receptor de Baltimore. “Por lo general, muchos de los hispanos que están en las Grandes Ligas han pasado por las Ligas Menores, han tenido años de experiencia para desarrollar una relación. Y algunos de los lanzadores asiáticos llegan y es su primer año aquí, así que no tienen tiempo de adaptarse. Se puede ver de las dos maneras”.

Wei-Yin Chen, lanzador del Baltimore, dijo a través de Tim Lin, intérprete de los Orioles, que, sobre todo, la regla debe ser justa.

“Si yo puede traer a mi intérprete, los jugadores hispanos también deberían poder traer a los suyos”, dijo.

Y Rivera concordó.

“Sí, eso debe permitirse”, afirmó el líder de todos los tiempos en juegos salvados. “Se debe permitir que alguien en el equipo les traduzca”.

Neal Huntington, gerente general del Pittsburgh, dijo que “vale la pena explorar esa idea”.

La nueva regla ya ha sido utilizada por los Cachorros de Chicago durante el campamento de primavera y la ampliarán a la temporada regular, que comienza el 31 de marzo. La regla fue aprobada en enero en la reunión de dueños de equipos y posteriormente recibió el visto bueno por el sindicato de jugadores.

El béisbol profesional en Japón ya cuenta con una regla similar. Los intérpretes se vestirán como los entrenadores —en camisa y pantalón deportivos, en vez de uniformes o ropa de calle, y estarán listos para su trabajo en el banco.

El día de la inauguración de la temporada el año pasado, más de 28% de los jugadores en las Grandes Ligas Mayores habían nacido fuera de los 50 estados del país, entre ellos más de 200 provenientes de naciones hispanas.

Naturalmente, cualquier equipo puede contratar a un intérprete de español. Y los equipos que no lo tengan, a la larga podrían beneficiarse de cierta flexibilidad en la nueva regla.

“Bueno, creo que habrá un intérprete designado para cada equipo, y no creo que vaya a ser un entrenador”, dijo el jueves Joe Torre, ejecutivo de las Grandes Ligas, antes de dirigir al equipo estadounidense en el Clásico Mundial de Béisbol.

“Esperemos que funcione bien”, agregó. “Obviamente, hasta que veamos lo que sucede no sabremos con seguridad. Pero creo que en el béisbol de las Grandes Ligas estamos haciendo un esfuerzo por mejorar el juego y llevarnos mejor. Con tantos jugadores de otros países, tiene sentido”.

Michael Pineda, lanzador de los Yanquis, es de República Dominicana y se ha concentrado en perfeccionar el inglés desde que se hizo profesional. Pineda ya ofrece entrevistas en inglés.

“La mayoría de los equipos no tienen intérpretes para los jugadores hispanos”, dijo. “Es muy difícil para los hispanos si no aprenden inglés, es algo que les digo a los peloteros jóvenes. Tiene que aprender”.

Ariel Prieto, ex lanzador de los Atléticos de Oakland, trabaja a tiempo completo para el equipo como intérprete del toletero cubano Yoenis Céspedes y del dominicano ganador del Cy Young, Bartolo Colón. Pero eso no es algo común en los equipos.

“Como equipo uno decide si tiene un intérprete o no. Se pueden tener dos, uno para los jugadores asiáticos y otro para los hispanos, y están en el banco. Tendrían que estar empleados para ese trabajo específico”, dijo Dave Dombrowski, gerente general de Detroit. “Nosotros no tenemos esa necesidad porque contamos con muchos jugadores que hablan los dos idiomas, pero si no fuera así, contrataríamos a un intérprete porque es necesario comunicarse debidamente”.

Muchos equipos ofrecen clases de inglés a sus peloteros en Ligas Menores, y la gerencia de los equipos alienta a los jugadores de otros países a aprender el idioma.

“Les digo a nuestros lanzadores jóvenes que mientras más inglés entienda, mejor les irá dentro y fuera del terreno”, dijo Rivera.

“Uno debe saber exactamente lo que le están diciendo, cómo quieren que uno lance y qué tipo de bola usar. Si uno no está completamente seguro, no funciona. Tiene que estar completamente seguro”, agregó.

En los Yanquis, el segunda base dominicano Robinson Canó con frecuencia es el intérprete de los lanzadores hispanos en las conferencias en la lomita, un lujo que la mayoría de los equipos no tienen.

“Sí, creo que deberían tener un intérprete. Si es un entrenador o un compañero de equipo, es alguien del mismo club”, dijo Kuroda mediante el intérprete de los Yanquis, Jiwon Bang.

A Tony Peña, entrenador de banca de los Yanquis y que en estos momentos dirige el equipo dominicano en el Clásico Mundial de Béisbol, le gustó la idea.

“La mayoría de las veces queremos esa comunicación durante el juego, y creo que es genial porque algunos de esos jóvenes a veces se sienten perdidos. Y queremos que sepan lo que está pasando”, dijo.

Rich Dubee, entrenador de pitcheo de los Filis, dijo que nunca ha tenido problemas en darse a entender. Sin embargo, el receptor Erik Kratz, del mismo equipo, está listo para ayudar a cualquier lanzador hispano si hace falta.

En las Ligas Menores, Kratz hizo un esfuerzo por aprender español “conversacional, relacionado con el béisbol”, dijo. Y es posible que le haga falta, ya que el receptor panameño Carlos Ruiz está suspendido 25 juegos al comienzo de la temporada.

A Kratz le gusta la nueva regla y dice que es posible que evolucione.

“Como jugadores, como sindicato, estamos tratando de hacer lo correcto”, dijo. “Cuando uno hace algo por primera vez, siempre tiene que afinarlo”.