Aplican plan contra el contrabando de alimentos de Venezuela a Colombia

Foto: Panorama

Al menos tres modus operandi manejan los contrabandistas de alimentos en Zulia. La reventa de productos frente a los supermercados, “enfriar” el rubro en casas para sacarlo hacia Colombia y acumularlos para venderlos como bodegueros o en mercados son algunas de las formas más comunes de ‘bachaqueo’ en la región que cuenta, entre Maracaibo y San Francisco, con cerca de 11 zonas de “enfriamiento”. Entre ellas, Las Pulgas, Las Playitas y Curva de Molina. Así lo destaca el diario Panorama.

Ana Carolina Morales

Así lo informó la coordinadora de Indepabis, en Zulia, Norys Márquez, quien indicó que la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) lidera un plan “antibachaqueo” para contener las colas en los supermercados zulianos y las distintas modalidades de contrabando.

“Planificamos mesas técnicas sobre un plan ‘antibachaqueo’ y trabajamos para tomar los correctivos, pues ellos (contrabandistas) generan escasez. Hemos detectado que cerca de los supermercados ponen un camión o una buseta, meten el rubro y luego se lo llevan a casas de la zona oeste donde ‘enfrían’ y lo sacan a Colombia”, dijo Márquez.

Este seguimiento a los contrabandistas lo desarrollan de forma conjunta todos los cuerpos policiales de la región luego de que el gobernador del Zulia, Francisco Arias Cárdenas, declarara en febrero pasado que impondría “mano dura” a los ‘bachaqueros’ de alimentos.

“Vamos a trabajar el tema del contrabando de extracción de alimentos que tanto daño hace a la ciudadanía y molesta a los usuarios de los supermercados de la región”, declaró Arias Cárdenas durante un acto de entrega de patrullas al Cbpez, en Grano de Oro.

A pesar de estos anuncios que buscan contener la situación de colapso en los supermercados, los consumidores aún reclaman acciones más concretas para evitar pasar hasta ocho horas en colas para comprar productos.

Neiby Méndez, usuaria, aseguró que para poder hacer la compra de su casa debe recorrer hasta cuatro supermercados de la ciudad. Señaló que en esas “aventuras” de colas, calor y hasta peleas para obtener el rubro ha observado cómo operan los ‘bachaqueros’.

Contó: “Todos los productos que busco en el supermercado los tienen ellos (contrabandistas). Mientras entran, compran, salen y vuelven a hacer la cola, otro ‘bachaquero’ se queda afuera armando paquetes para revender. Esto ocurre mucho en los comercios que están en la avenida La Limpia y lo sé porque yo misma he tenido que comprarles productos a ellos”.

Mientras el calor arrecia y la fila para entrar al “súper” se vuelve más larga, las “mulas” del contrabando permanecen sentadas en las islas del estacionamiento de un supermercado, ubicado en la avenida Padilla, en la espera de compradores. Desde Bs. 250 hasta Bs. 350 bolívares puede costar una caja de margarina, harina pan o un bulto de azúcar.

A raiz de denuncias por amenazas a trabajadores, las disputas en las colas y los destrozos en los comercios, los cuerpos de seguridad tienen la orden de reforzar su presencia para mantener el orden público.

José García, consumidor, exhortó a las autoridades a contener esta situación. “El año pasado no veíamos estas colas. La policía y la GNB deben meterse para brindarnos seguridad. Esto del ‘bachaqueo’ es como una plaga porque está en todos los supermercados”, dijo.

En enero pasado, el general José Goncálvez, jefe del Core 3 de la GNB, se pronunció tras denuncias por el uso de casas como depósitos clandestinos para el contrabando de alimentos.

En esa oportunidad declaró: “Hemos hecho varios procedimientos en casas que sirven como depósitos y parte de este boicot alimentario es que existen depósitos clandestinos donde almacenan productos de la cesta básica para evitar la fiscalización del Gobierno. Trabajamos con inteligencia social”.

Y es que lo consumidores no son los únicos afectados, pues los trabajadores de los establecimientos, aunque tienen seguridad, laboran con cierto temor.

“La semana pasada nos llegaron todos los productos regulados y, al mediodía, estas personas se desesperaron y tumbaron un portón. Tuvimos que cerrar el local por varias horas. Desde entonces, la policía pasa todos los días, a cada hora, porque nos han amenazado verbalmente”, relató bajo anonimato el gerente de un comercio, ubicado en la prolongación de la Circunvalación 2.

A tal punto ha llegado la preocupación de las cadenas de supermercados que, recientemente, se reunieron con el secretario de Gobierno del Zulia, Blagdimir Labrador, para buscar paliativos que eviten colapso en estos comercios.

Labrador señaló que el Gobierno regional trabaja en coordinación con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y gerentes de los comercios para garantizar seguridad a los clientes y al local.
“Esta situación se ve básicamente en Maracaibo. Hemos ofrecido más seguridad en los supermercados. Se ha ido atacando esta situación que solo busca desestabilizar. También nos hemos reunido con representantes del sector agrícola, avícola, productores de azúcar, lácteos y carnes para que incrementen su producción y oferta”, dijo.

Sobre esta situación, voceros de cooperativas de transporte y encomiendas indígenas han señalado, en varias oportunidades , que no tienen relación con los contrabandistas de alimentos. Incluso, en julio de 2012, Sada autorizó guías de movilización a 25 bodegas del municipio Guajira como una medida que busca reducir el contrabando.