Brian Fincheltub: Un gobierno de inmaduros

Desde el 8 de diciembre a Nicolás le dejaron el coroto, por las lamentables razones que todos conocemos, pero lo cierto es que ha estado al frente del país por cien días y eso no es poco tiempo para alguien que no ha sido electo por voluntad popular. Los primeros cien días son, para cualquier gobernante, una oportunidad para demostrar eficiencia, gestión y dotes para dirigir un país. Pero por ninguna de las anteriores se ha caracterizado Nicolás, por el contrario ha demostrado al frente del gobierno improvisación, incapacidad y un desorden administrativo que lo ha conducido a tomar decisiones impopulares en nombre del presidente Chávez.

 

A medida que se han revelado más detalles sobre la condición del presidente Chávez en su último viaje a Cuba, hemos confirmado que no se encontraba en condiciones para ejercer el poder, pero desde aquí nos decían que hacía reuniones de cinco horas impartiendo órdenes y hasta trotaba. Estas y otras mentiras son las que el pueblo debe recordar de Nicolás, quien hasta se llegó a contradecir con los propios comunicados del ministro Ernesto Villegas. Estas dudas son las que rondan en la cabeza de millones de venezolanos que se preguntan por la verdad y que no confían en aquel que les mintió sobre su líder.

 

A las mentiras de Nicolás se suma el desastre económico en el que ha sumido el país tras su devaluación. Si, su devaluación, porque es muy bajo que el presidente encargado quiera achacarle a quienes no pueden defenderse, sus propias culpas escudadas tras una firma que se utilizó a diestra y siniestra sin ningún tipo de escrúpulos. De eso también es responsable Nicolás, de hacernos 50% más pobres mientras el líder del pueblo oficialista estaba convaleciente. No guardó las formas, no le importó el dolor de un pueblo para aplicar su paquete económico y ahora nos habla de respeto.

 

Cuando el único que ha irrespetado la memoria de presidente Chávez es el propio Maduro, eso lo debe tener claro nuestro pueblo. Su ambición de poder lo ha llevado a convertir lo que por naturaleza debe ser un acto serio, de absoluta reflexión y oración, en un desfile de descalificaciones, ofensas y politiquería. Eso no es justo, ni humano, que unos pocos jueguen con el duelo sincero de miles. Eso lo debe entender la familia presidencial, la gente se está dando cuenta que Nicolás está secuestrando la memoria de Chávez para fines personales.

 

Para que tengan una idea de la manipulación de Nicolás, desde la muerte del mandatario nacional, en sus entrevistas y alocuciones ha nombrado a Chávez más dos mil 145 veces. La verdad es que el país en estos momentos no merece una persona que deje nuestras prioridades a un lado para repetir y repetir lo mismo ¿Cuál es la propuesta de Maduro? ¿Cómo resolverá la galopante la inseguridad en Venezuela? ¿Seguirá empobreciendo al pueblo con medidas económicas?

 

Es por eso que frente a la mentira, al mal gobierno, vamos a recorrer Venezuela, vamos a activarnos todos alrededor de una propuesta de cambio verdadera, no dejemos que la lucha por el país sea de una sola persona y empecemos a luchar millones. Henrique Capriles Radonski nos necesita, hagamos país participando, invitando a un amigo, a un familiar, a todo el que quiera unirse al lado de la verdad.

 

 

 

 

 

 

Brian Fincheltub

[email protected]

@Brianfincheltub