Escasez desata la anarquía en supermercados

Publicado en: Actualidad, Regionales

(Foto Correo del Caroní)

La cola que empezó el jueves para conseguir harina de maíz y de trigo continuaba ayer en Hipermercado Makro. Cientos de personas esperaban con ticket en mano su turno, pero a diferencia del jueves, la calma imperaba ayer porque repartieron 900 números, reseña el Correo del Caroní.

Del jueves quedaron personas que no pudieron abastecerse de estos alimentos escasos y esperaron hasta ayer para poder comprar cuatro paquetes de harina de maíz y seis de harina de trigo.

A las 11:00 de la mañana aún faltaban aproximadamente 300 personas por ser atendidas. “No es justo, es lo que tengo que decir. No es justo que tenga que hacer cola para comprar alimentos si hay suficiente, porque hemos visto que hay cantidades de pacas”, expresó Marta Hernández.

A pesar de que desde diciembre las colas son habituales para conseguir varios productos de la cesta básica, no es una realidad que los guayaneses aceptan como costumbre.

“Llegué a las 8:00 de la mañana y tengo el número 843… no hay explicación lógica para esto”, dijo Marco Boada.

Llegó el aceite y la mantequilla
Los que estaban enfilados para comprar harina salieron premiados porque la jornada incluyó en su stock de venta aceite y de mantequilla. “Cuando pasé para comprar, me dijeron que había aceite y mantequilla, eso fue lo único bueno de aguantar tantas horas aquí”, respondió Maritza Sol.

Pedro Gómez, vendedor de empanadas en el centro de San Félix, logró comprar un combo de harina de maíz, pero no está de acuerdo con hacer largas colas como si estuviera comprando en un Mercal.

“Le hago un llamado al pueblo para que tome una decisión, ya sea votando o quejándose, pero no podemos seguir en esto. Antes esto no se veía y la gente no puede decir lo contrario”, alegó el hombre.

¿Cómo cambiar?
Para revertir la realidad de la escasez y las colas que esto implica, los guayaneses entrevistados opinaron que votando en las próximas elecciones presidenciales puede haber una salida para ello.

“Lo de las colas es fatal y aquí se está convirtiendo como que una cultura y no podemos dejar que eso pase. Si el gobierno no pone mano dura, pongamos mano dura nosotros y eso se hace votando por una mejor propuesta”, indicó Julio Odreman.

Otra solución, según Francisco González, es denunciar a los buhoneros que venden los productos escasos por precios altos. “El venezolano no se va a acostumbrar a esto y para cambiar y ser lo que éramos antes, nosotros mismos debemos reclamar y no comprarle a esa gente”, dijo.

Denunciar a los especuladores a través del 0800 Reclama (7325262), número directo al Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis), es uno de los caminos para detener y normalizar la situación, al igual que mantener la calma en las jornadas y cumplir con el orden de llegada.

, ,

Comments are closed.