El papa en su primer ángelus: ¿habéis pensado en la paciencia de Dios?

El papa Francisco rezó hoy el primer ángelus dominical del pontificado ante unas 300.000 personas reunidas en la plaza de san Pedro y vías anexas, en el que afirmó que Dios “jamás se cansa” de perdonar a los hombres y que si Dios no perdonara el mundo “no existiría”.

EFE

Acogido con una fuerte ovación y ondear de banderas y vivas por esas 300.000 personas, según datos facilitados por el Ayuntamiento de Roma, el pontífice dio las gracias a los presentes por acompañarle y de nuevo pidió que recen por él, lo mismo que imploró tras presentarse a los fieles el 13 de marzo cuando fue elegido el 266 papa de la Iglesia.

Recordó que el evangelio de este domingo presenta el episodio de la mujer adúltera a la que Jesús salva de la condena a muerte y dijo que “impresiona” escuchar las palabras de Cristo.

“En Él no vemos palabras de desprecio, ni de condena, solo de amor, de misericordia. Le dice, vete y no peques más. Esa es la cara de Dios, la de un padre misericordioso, que siempre tiene paciencia”, afirmó el pontífice.

Francisco preguntó a los fieles: ¿”habéis pensado en la paciencia de Dios, la que tiene con cada uno de nosotros?, esa es su misericordia, siempre tiene paciencia, nos comprende, nos espera, no se cansa de perdonarnos si vamos a Él con el corazón arrepentido”.

En su línea sencilla, de pastor, contó que ha leído un libro del cardenal alemán Walter Kasper sobre misericordia y que le había hecho mucho bien. Sonriendo y bromeando precisó: “no penséis que hago publicidad de los libros de mis cardenales”.

“Un poco de misericordia hace al mundo menos frío y mas justo”, subrayó.

Francisco recordó que en 1992 fue llevada la Virgen de Fátima a Buenos Aires y que estaba confesando cuando se le acercó una anciana de más de 80 años y que él le dijo: “abuela, pero si usted no tiene pecados”, a lo que le respondió: “todos tenemos pecados”.

El le dijo, ¿y si el Señor entonces no se los perdona”, a lo que la mujer respondió: “El Señor perdona a todos, si el señor no perdonase todo el mundo no existiría”, lo que le dejó admirado de la anciana.

“No olvidemos esta frase, Dios jamás se cansa de perdonar, jamás. El problema es que los hombres nos cansamos de pedirle perdón”.

Jorge Mario Bergoglio contó a los fieles que ha elegido el nombre en honor de Francisco de Asís, el patrón de Italia, lo que refuerza sus relaciones con este país, ya que su familia procede del norte italiano.

En la ventana del apartamento papal, donde todavía no vive, colgaba un dosel, a la espera de que elija el escudo de su pontificado.

Antes del ángelus, ofició misa en la parroquia de Santa Ana, en el Vaticano, en cuya homilía dijo que el gran mensaje de Dios es la misericordia y que Jesús no ha venido al mundo por los justos, sino por los pecadores.

“También nosotros somos como ese pueblo que de una parte nos gustar escuchar a Jesús, pero a otra parte nos gustar criticar a los otros, condenar a los otros. El mensaje de Jesús es la misericordia”, afirmó.

El papa Bergoglio agregó: “lo digo humildemente, el mensaje más fuerte del Señor es la misericordia”.

Se refirió a la parábola del fariseo ante el altar, cuando agradecía no ser como los otros, como el publicano y dijo que si somos así “no conocemos el corazón del Señor, y jamás tendremos la alegría de conocer esa misericordia”.

Concluida la misa, el papa presentó a los fieles a un sacerdote de Uruguay, Gonzalo, presidente del Liceo Jubilar Juan Pablo II, que trabaja en la recuperación de niños de la calle y su integración en la sociedad y en el mundo del trabajo.

A su llegada a la pequeña iglesia del Vaticano y a la salida Francisco saludó a las personas que asistieron a la misa, estrechó manos, los besó, acarició y besó a niños. Para todos tuvo unas palabras de aliento y les pidió que recen por él. Todo en un ambiente de extrema cordialidad.

Francisco reactivó hoy la cuenta en twitter, @pontifex, que abrió Benedicto XVI y que esta desactivada tras la renuncia de Ratzinger al papado.

“Queridos amigos, os doy las gracias de corazón y os ruego que sigáis rezando por mí. Papa Francisco”, escribió en su primer tuit.

Francisco se reunirá mañana con la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, en la residencia de Santa Marta, donde se aloja en estos días, un día antes de que oficie la misa de inicio de pontificado, a la que asistirán delegaciones oficiales de 150 países y se espera más de un millón de fieles.

El encuentro con Cristina Fernández, con la que almorzará, es considerado por el Vaticano como un “gesto de cortesía y afecto” hacia la jefa de Estado y al pueblo argentino, de donde procede el pontífice.