Venezuela se queja ante el BID de condicionamientos macroeconómicos

El gobierno de Venezuela se quejó hoy ante la 54 Asamblea Anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de los condicionamientos macroeconómicos del organismo, a los que achacó que los préstamos al país este año sean de “cero dólares”.

“La declaratoria de Condiciones Macroeconómicas Insostenibles viola la Carta Constitutiva del BID”, afirmó en una declaración escrita el representante de Venezuela, José Félix Rivas Alvarado.

Recordó que el Análisis de Sostenibilidad Macroeconómica se estableció como salvaguardia en el marco del acuerdo para el noveno aumento de capital del BID, en marzo de 2010 en Cancún (Mexico), con el fin de “velar por que no se otorgue financiamiento a los países miembros prestatarios en situaciones macroeconómicas insostenibles”.

Los dictámenes emitidos por el BID en junio de 2012 consideraban que en Venezuela hay “condiciones macroeconómicas insostenibles”, por lo que se modificó la programación de créditos y se limitó la aprobación de nuevos préstamos al país, recordó Rivas Alvarado.

“De hecho, la programación del BID con Venezuela para el año 2013 refleja la cantidad de cero dólares”, añadió el representante venezolano en la declaración escrita distribuida en la 54 Asamblea Anual de este organismo, que concluyó hoy en Panamá.

Rivas Alvarado, que comenzó su declaración recordando que Venezuela “está de luto” por la muerte de Hugo Chávez, atribuyó a “vinculaciones con los entes del sistema financiero internacional tradicional-dominante” la introducción en las políticas del BID de “lineamientos estratégicos y políticos” que “no le son propios ni le corresponden dado su Documento Constitutivo”.

Venezuela, dijo, ha expresado en todo momento “su rechazo categórico a la implementación de esta cláusula, evidenciando la inconveniencia que esta salvaguarda tendría para los países prestatarios, para el Banco y para la región como un todo”.

Recordó al directorio del BID de que el propósito del organismo es “acelerar el proceso de desarrollo económico y social” de los países miembros y que para conceder financiación debe limitarse a “analizar la capacidad de pago de los países prestatarios para cumplir con las obligaciones que le impone el préstamo”.

“Cualquier otro condicionamiento es violatorio de esta Carta”, advirtió el representante venezolano.

Asimismo, insistió en que “esta salvaguarda genera inequidades entre los países socios-prestatarios, porque es un mecanismo para limitar la exposición planeada y dialogada del Banco con algunos países, para aumentar la de otros países o empresas”.

Finalmente, recordó la “posición de rechazo al modelo capitalista en general, y al neoliberal en particular” de su gobierno, del que dijo que “ha rechazado abiertamente esas políticas por inhumanas, destructoras del ambiente e insostenibles socialmente; y ha propuesto un modelo con énfasis en lo social, en la solidaridad, en la humanidad”.

“Enfatizamos que con esta salvaguarda, el BID se consolida como un promotor del modelo neoliberal y agente del FMI (Fondo Monetario Internacional), afirmó Rivas Alvarado.

EFE