Volcán Tungurahua tiene preocupado a medio Ecuador


Un incremento y descenso súbito de la actividad del volcán Tungurahua en el centro del país andino preocupa a las autoridades y expertos que recordaron que el nivel de alerta naranja se mantiene en las poblaciones aledañas a la zona del coloso, se informó el domingo.

Este nivel de alarma que se declaró en diciembre de 2012 en las provincias de Tungurahua y Chimborazo “se va a mantener así algún tiempo” mientras la actividad del volcán no permita lo contrario, dijo a la AP el subsecretario de Gestión de Riegos, Felipe Bazán.

La víspera un ascenso sustancial en la actividad del volcán fue alertado por el Instituto Geofísico, por la emanación de cenizas, gases y fuentes de lava que ascendieron hacia el nivel del cráter. También se registraron bramidos y detonaciones prolongados. No obstante, dos horas más tarde la actividad descendió súbitamente.

Actualmente, “estamos en un tipo de período de silencio”, la actividad ha bajado y el registro sísmico “no es muy energético”, explicó el domingo a la AP Patricia Mothes, ingeniera de turno del Centro de Monitoreo del volcán.

Agregó que existen dos escenarios ante el comportamiento del coloso: uno que “cierto material disponible en un tipo de reservorio de la parte alta fue desfogado (entró en erupción) y al salir bajó súbitamente la actividad” y el segundo que “por alguna razón se bloqueó otra vez el conducto” y no permite la salida de material, lo que implica una acumulación de energía y material que podría evacuarse repentinamente.

Ante el reporte del Instituto Geofísico, Bazán aseguró que no se permite reducir el nivel de alerta “cuando los niveles de actividad bajan porque podría aumentar en cualquier momento y la gente perdería credibilidad” en el sistema.

Recordó a la población que rl alerta naranja permite una evacuación voluntaria en la cual “pueden pernoctar en los albergues” y retornar a sus actividades en el día, especialmente a sus actividades de agricultura.