Más de 200 metros de cables cortados en Venalum durante los últimos días

El sindicato asegura que con la interrupción de la producción se intenta impedir que Venalum alcance las 300 celdas conectadas y cumpla con los beneficios. Foto cortesía Venalum

Un robo de 50 metros de cable afectó la producción de aluminio líquido este domingo en CVG Venalum, específicamente a 47 celdas del Complejo II de reducción, informa Correo del Caroní.

Técnicos informaron que el corte del cable “control alimentación” interrumpió la comunicación entre las celdas y la tabla de control.

Clavel A. Rangel Jiménez
[email protected]

Por ocho horas se dejó de aplicar aire comprimido, dejando sin suministro a las celdas de alúmina, fluoruro y baño molido, todos estos insumos indispensables para garantizar la estabilidad del complejo.

Fuentes de la estatal, que prefirieron el anonimato, señalaron que con este robo suman 200 metros de cables cortados o robados en los últimos días. “Hay un sabotaje permanente. Básicamente los sacan (los cables) y luego aparecen abandonados”, dijo.

El último incidente se registró la noche del sábado. Durante estos dos últimos meses, indicó el director laboral Luis Vásquez, se han producido más de cuatro robos en la planta.

Tanto el Sindicato Único de Trabajadores de CVG Venalum (Sutralum) como el presidente de la Venalum, Franco Díaz, han atribuido estos robos al sabotaje político.

De hecho, por la contratación de una cooperativa para reforzar la seguridad inició un conflicto en la estatal el 7 de febrero que devino en una manifestación de 26 días en la planta.

262 celdas de 905 tiene conectadas CVG Venalum en los complejos de reducción.
300 celdas salieron masivamente entre abril y mayo de 2012, limitando la producción a menos del 30 por ciento.
125,08 millones de bolívares se aprobaron para la planta de reducción y colada a ejecutar en el 2013 y 87 millones de dólares para la adecuación del sistema de suministro de energía eléctrica.

La empresa recurrió a la contratación de una cooperativa, también el Ministerio de Industrias intentó intervenir en la planta con funcionarios de la Milicia Bolivariana, pero el sindicato y un grupo de trabajadores de la empresa se opusieron bajo la consigna “no queremos armas en Venalum”.

El 17 de febrero el Ministerio de Industrias, a través de un comunicado, justificó la contratación de una cooperativa desarmada de seguridad para evitar los constantes cortes de cable de electricidad.

“El objetivo de esta acción fue proteger y resguardar las instalaciones de la empresa a efecto de preservar el equipamiento de vital importancia para la seguridad industrial y vida de sus trabajadores”, señaló en ese entonces el ministro de Industrias, Ricardo Menéndez.

¿Sabotaje?
Posteriormente, el 22 de febrero, Menéndez ordenó a la Fiscalía General de la República investigar los continuos cortes de cable en la estatal. Hasta la fecha se desconocen los resultados de las investigaciones.

Sin embargo, el ministro acusó a un sector del sindicato de mantener cerrados los portones y reiteró la firma de un acuerdo con los ministerios de Relaciones Interiores y de Justicia, Defensa y la Milicia para mantener la seguridad en esta planta debido a las acciones de “sabotaje”.

“Ante estas acciones, el Estado venezolano debe ser firme en el sentido en que la producción de todas nuestras empresas están en función del interés nacional. Todo el que quiera dialogar están las mesas servidas para dialogar, pero no debe ser bajo la posición de chantaje”, enfatizó.

Piedras
Para el secretario general de Sutralum, Pedro Perales, estos cortes de cables tienen como propósito impedir que se alcance la incorporación de las 300 celdas a las que se condicionó el cumplimiento de beneficios.

Quienes defienden la gestión del presidente Franco Díaz, aseguran que el robo de cables sólo persigue dañar a la administración de la empresa e impedir la recuperación productiva.