Obligan a mujer a cancelar fuerte suma de dinero por descargar música

Foto: Google.com

Una mujer de Minnesota, que lleva años peleando en la corte por descargar música de forma ilegal, dijo que no hay manera de que le page a las compañías discográficas los 222.000 dólares que debe después de que la Corte Suprema federal se negara proceder con su apelación el lunes.

Los jueces no hicieron comentarios sobre su decisión. Los abogados de Jammie Thomas-Rasset argumentaban que la cantidad era excesiva.

En la década pasada la industria musical presentó miles de demandas contra personas acusadas de descargar o “bajar” música ilegalmente. Casi todos los casos llegaron a acuerdos por los que los acusados debían pagar unos 3.500 dólares cada uno. Thomas-Rasset es la única de dos acusados que se negaron a pagar y fueron a juicio. El otro es el estudiante de la Universidad de Boston Joel Tenenbaum, quien también perdió su juicio y se le ordenó pagar 675.000 dólares.

Thomas-Rasset fue demandada en 2006. Desde entonces su caso ha pasado por tres juicios y varias apelaciones. Los demandantes presentaron evidencias de que Thomas-Rasset puso a disposición de otros usuarios 1.700 canciones por medio del servicio para compartir archivos Kazaa, aunque la demanda se centra sólo en 24 canciones.

“Creo que como se negaron a seguir el caso posiblemente está cerrado en este punto”, dijo Thomas-Rasset, quien agregó que necesitaba consultar con sus abogados qué procederá.

Thomas-Rasset, de 35 años, trabaja para el gobierno de la etnia Mille Lacs Band of Ojibwe y ha argumentado en todo el juicio que no tiene dinero para pagar.

“No hay forma de que puedan cobrar eso”, dijo. “En este momento recibo asistencia para pagar la luz porque tengo cuatro hijos y sólo tenemos un ingreso, mi esposo no está trabajando, no hay forma de que lo cobren incluso si quisieran, no tengo bienes”.

Thomas-Rasset agregó que se convirtió en abuela en junio.

Su abogado, Kiwi Camara, de Houston, no devolvió las llamadas que se le hicieron en busca de comentarios. Una vocera de la Asociación de la Industria Estadounidense de la Grabación no tenía una respuesta de momento.