Ultiman detalles para la misa que da inicio al pontificado de Francisco

(Foto Reuters)

El Vaticano ultima los preparativos para la misa que el martes marcará oficialmente el inicio del pontificado del papa Francisco en la plaza de San Pedro, donde se espera a centenares de miles de fieles y a numerosos dignatarios de todo el mundo, reseña Afp.

Las autoridades están instalando un importante dispositivo de seguridad, similar al de los funerales de Juan Pablo II en 2005, para recibir a las cerca de 130 delegaciones oficiales, entre ellas una gran representación latinoamericana que rendirá homenaje al primer papa del subcontinente.

Una de las primeras en llegar a Roma fue la presidenta argentina Cristina Kirchner, jefa de Estado del país de origen del hasta ahora arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, y la primera en ser recibida por el nuevo pontífice.

El 266º papa de la historia de la Iglesia católica, un jesuita que siempre se ha caracterizado por su austero estilo de vida, pidió en cambio a los fieles de su país que se abstuvieran de viajar a la Ciudad Eterna y dedicaran en su lugar el dinero a ayudar a los más necesitados.

Sin embargo, a juzgar por el ángelus del domingo, numerosos argentinos ya se encuentran en la capital italiana para expresar su afecto por este pontífice “del fin del mundo”, que en pocos días ha insuflado nuevos aires a la milenaria institución, por su cercanía con la gente y por sus palabras a favor de una Iglesia más acogedora y cercana a los orígenes del cristianismo.

La misa de inauguración, durante la cual el nuevo Papa recibirá el palio y el anillo de Pescador propios del ministerio petrino, debe comenzar puntualmente a las 09H30 locales (08H30 GMT).

Antes, Francisco, que reside temporalmente en la Casa Santa Marta, dentro de los muros del Vaticano, a la espera de ocupar en unos días su apartamento pontificio en el Palacio Apostólico, debería darse un baño de multitudes en su “papamóvil”.

Según la prensa italiana, circulará durante media hora entre los peregrinos congregados en la plaza de San Pedro, algo nada sorprendente viniendo de un Papa que ya se ha saltado el protocolo en numerosas ocasiones para saludar afectuosamente a los fieles, pese al quebradero de cabeza que eso implica para los servicios de seguridad.

Autoridades políticas y religiosas

La lluvia que ha caído intermitentemente sobre la ciudad en la última semana debería dar un respiro durante la ceremonia al aire libre que coincide con el día de San José, patrono de la Iglesia.

El papa pronunciará una esperada homilía en esta misa concelebrada por todos los cardenales presentes en Roma, y contará con la participación inédita en la liturgia de los hermanos franciscanos del convento de La Verna, situado en las montañas de Toscana.

Francisco, primer papa jesuita, eligió su nombre en homenaje a San Francisco de Asís, y ha abogado por una “Iglesia pobre y para los pobres”.

Tras la misa, el Papa recibirá a las delegaciones, entre las que también destacan los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff, y México, Enrique Peña Nieto, los dos países con más católicos del mundo.

También viajaron a Roma los mandatarios de Chile, Ecuador, Paraguay, Costa Rica y Honduras, el vicepresidente del Estados Unidos, Joe Biden, y el jefe del gobierno español Mariano Rajoy, así como los herederos de la Corona española y holandesa, los príncipes Felipe y Guillermo Alejandro, éste último acompañado por su esposa argentina, Máxima Zorreguieta.

El asistente más polémico será el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, acusado de numerosas violaciones de derechos humanos y que tiene prohibido pisar el territorio de la Unión Europea (UE), aunque no el Vaticano.

También se espera la presencia de varios líderes de otras religiones en la inauguración del papa Francisco, que en el primer día de su pontificado tendió una mano a la comunidad judía en una carta dirigida al rabino de Roma, Riccardo di Segni.

Éste confirmó su presencia, así como el número dos de la Iglesia de Inglaterra, el arzobispo de York John Sentamu; Mohamed Youssef Hajar, secretario general de la Organización Islámica de América Latina, representará a los musulmanes.