Colombia y Ecuador firmaron convenio para combatir el narcotráfico


Los ministros de Defensa de Colombia y Ecuador firmaron el martes en esta capital un convenio para el control coordinado del espacio aéreo en la zona fronteriza para el combate al narcotráfico y otros delitos.

A lo largo de línea limítrofe, que se extiende unos 580 kilómetros, es frecuente el paso de narcotraficantes que buscan las costas del Pacífico para el transporte de cocaína vía Centroamérica, México y Estados Unidos, y por donde también se mueven grupos rebeldes como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.

“Se están reuniendo equipos de fuerzas armadas de Ecuador y de Colombia para mirar los pasos fronterizos que evidentemente tenemos que potenciar y optimizar los niveles de control, pero asimismo poner en funcionamiento nuestros centros de atención fronteriza en los casos regulares eso quiere decir, en el paso de Rumichaca y en el paso del río San Miguel” en la frontera, dijo la ministra de Defensa ecuatoriana María Fernando Espinosa.

A la vez “hemos también acordado potenciar y optimizar el intercambio de información y las operaciones coordinadas tanto por vía fluvial, como por vía terrestre y por vía aérea por eso tiene tanta importancia el acuerdo que acabamos de firmar para el control coordinado del espacio aéreo para evitar acciones ilícitos y la mala utilización de nuestro espacio aéreo”, agregó la ministra en una declaración conjunta a la prensa con el titular de Defensa colombiano Juan Carlos Pinzón.

“No somos ingenuos, muchos de los ilícitos y en particular el narcotráfico se realiza por aire y la idea es que tengamos un control mucho más eficaz de nuestros espacios aéreos”, añadió Espinosa.

Cada fuerza aérea trabaja de su lado de la frontera y ya existe un protocolo para que la aviación de un país y del otro se informen en caso de tener información sobre vuelos sospechosos, agregó Pinzón en su despacho tras el encuentro con Espinosa, de visita oficial de un día en Bogotá.

“Ecuador no ha cesado en su empeño de combatir la presencia de los grupos irregulares en la zona de frontera y ahora como quizá nunca antes, el trabajo es un trabajo coordinado” con Colombia, dijo la ministra.

La cooperación entre los dos países quedó reducida a cero luego que en marzo del 2008, militares colombianas atacaran en la frontera en territorio ecuatoriano un campamento de las rebeldes FARC y muriera Raúl reyes, uno de los jefes de esa guerrilla. El gobierno de Ecuador reaccionó molesto por considerar que su soberanía fue vulnerada por las autoridades colombianas que ingresaron sin autorización a territorio ecuatoriano.

Sólo hasta el 2010 las relaciones comenzaron a normalizarse y se reactivó el intercambio de datos y capturas de buscados narcotraficantes colombianos como Ramón Quintero Sanclemente, capturado en Quito en abril del 2010, y por cuya captura Estados Unidos ofrecía una recompensa de hasta cinco millones de dólares. Quintero fue deportado a Colombia.