José Fernando Azpúrua Sosa: Depende de nosotros

En democracia gobierna la mayoría en favor de todos, con absoluto respeto hacia las minorías. En Venezuela no está claro si gobierna la mayoría, pero sí estamos seguros que gobiernan irrespetando a todos por igual. La democracia se sustenta en instituciones sólidas. En Venezuela, el delirio de un hombre acabó con todas las instituciones. En democracia la separación de poderes garantiza el normal funcionamiento del gobierno. En Venezuela los poderes actúan a discreción de un solo hombre y, ante su partida, de su partido. En democracia existe un ente electoral independiente, que garantiza igualdad de condiciones para todos los candidatos. En Venezuela existe una oficina electoral del partido de gobierno, que favorece hasta más no poder a su candidato.

Todas estas realidades hacen que la mayoría de los venezolanos o, en última instancia, un número muy cercano, rechacen este régimen y deseen una alternativa que devuelva la dignidad a todos los venezolanos. No sólo a quienes han sido atropellados por reclamar sus derechos, sino también a quienes el régimen ha convertido en sus esclavos a través de la dependencia absoluta para comer, vestirse o conseguir una vivienda.

El 14 de abril se nos presenta una nueva oportunidad para salir de este régimen por la vía pacífica y democrática, pero como quiera que enfrentamos a un régimen autoritario, capaz de lo que sea por mantenerse en el poder, existen sectores de la oposición que se empeñan en negar la posibilidad de la vía electoral, con la pretendida finalidad de deslegitimar al régimen.

Pero, ¿ante quien pretenden deslegitimar al régimen? ¿Ante el mundo que ya sabe perfectamente todos los abusos que han cometido estos inhumanos en los últimos 14 años y, sin embargo, han mantenido relaciones amistosas con el régimen? ¿Ante Ban Ki-Moon, quien casi llora al ocupar una tarde completa de la Asamblea General de Naciones Unidas, despidiendo a un dictadorzuelo más? ¿Ante el inmoral Insulza, quien ha aprovechado más que nadie la falta de ética y moral del régimen? No señores, aquí la pelea la tenemos que dar los venezolanos. Esa mayoría o mitad del país que adversa al régimen puede ganar las elecciones, pero sólo si se une de verdad. Si bien es cierto que en democracia se respeta la pluralidad de criterio, no menos cierto es que una vez elegido un camino, todos debemos seguirlo, sin mezquindades, ni medias tintas. Nos guste o no nos guste, estemos o no de acuerdo, es el camino elegido y si no lo abrazamos todos, no conseguimos los resultados deseados.

Quienes llaman a la abstención, ¿que plantean? ¿Cuál es la alternativa? ¿Acaso el CNE no va a celebrar las elecciones votemos o no? Para que el régimen haga fraude, primero tenemos que salir a votar y sólo podrán hacerlo si se lo permitimos. Pero si no votamos, ya no hará falta que hagan fraude y ¿qué vamos a reclamar después? Para el proceso del 14 de Abril, el régimen pretende hacer lo mismo que el 7 de Octubre, cuando el fraude no consistió en cambiar votos, sino en el abuso continuado durante toda la campaña, con el uso indiscriminado de cadenas de radio y televisión, así como de bienes públicos para comprar votos y movilizar electores. Debemos hacer todo lo posible por mejorar las condiciones, pero aún así, si nos activamos de verdad y salimos a defender nuestro voto, no pretendiendo que alguien lo defienda por nosotros, no hay forma de que perdamos.

En lugar de ocupar su tiempo tratando de convencer a la gente de su punto de vista, podrían sumar esfuerzos para tratar de mitigar el ventajismo del régimen que denuncian. ¿Por qué en vez de escribir no se dan una vueltica por los sectores populares del interior, para que entiendan cual es la verdadera realidad venezolana? ¿Por qué en vez de escribir no se dedican a sumar voluntades? ¿Por qué en vez de escribir no se van para el CNE a exigir que eliminen la estación de información al elector y las capta huellas? ¿Por qué en vez de escribir no se quedan en su Centro Electoral hasta que se sorteen las cajas que van a ser auditadas antes de transmitir información al CNE y luego se quedan a contar las papeletas? La labor que realiza Capriles es titánica y criticarlo por no haber dicho lo que les hubiera gustado oír, más que mezquino, es inmoral. Una cosa es disentir y manifestar una opinión contraria y otra, muy distinta, es argumentar motivaciones sin sustento. Capriles simplemente reconoció que había sacado menos votos, cosa que, independientemente de las razones, fue cierta. Ya tenía meses diciendo que era una batalla muy desigual. Salir a decir que se vendió o que negoció una parcela de poder, no sólo es falso, sino injusto.

Por otro lado, existen quienes argumentan que es mejor que gane Maduro, ya que la crisis económica que se nos viene encima es irreversible y es mejor que le toque enfrentarla a Maduro que a Capriles, porque así se termina de desnudar la ineptitud del chavismo. Puede ser, pero el país también se deteriora más. Cada segundo que pasa la agonía se intensifica. Cada segundo que pasa es un barril menos que se produce. Cada segundo que pasa es un compatriota más que muere en manos del hampa. Cada segundo que pasa es otro barril que le regalamos a los hermanos Castro. Cada segundo que pasa cuenta y si todos nos lo proponemos y no sólo votamos por Capriles, sino que también trabajamos para corregir todos los desequilibrios del régimen, podemos lograr recuperar nuestro país antes de lo que pensamos.

Nadie ha dicho que será fácil, pero sólo será imposible si no lo intentamos. Ante un escenario tan polarizado, la elección no la ganará quien tenga más seguidores, sino quien logre una mayor movilización. El régimen abusa de todos los medios y bienes públicos precisamente para lograr una mayor movilización y, aún así, jamás podrán movilizar a más gente de la que quiere un cambio y progreso. En nosotros está que ninguno se quede sin votar.

@jfazpurua