Petrobras está abierta a diálogo con Pdvsa sobre refinería conjunta en Brasil

(Foto archivo)

Petrobras quiere dialogar con la venezolana PDVSA sobre su participación en la refinería binacional que acordaron construir en el nordeste de Brasil en 2005 y cuyas negociaciones quedaron en suspenso por la muerte del presidente Hugo Chávez, informaron hoy fuentes oficiales.

“Estamos disponibles para nuevas negociaciones con PDVSA para que puedan asociarse a Petrobras en la refinería”, afirmó hoy en una conferencia de prensa la presidenta de la petrolera brasileña, María das Graças Foster.

La funcionaria aseguró que Petrobras había fijado el 28 de febrero como plazo final para que PDVSA presentara las garantías con las que pretende asumir el 40 % de participación en la refinería Abreu e Lima, que la empresa brasileña construye en el estado de Pernambuco, y que ese ultimátum venció sin ninguna respuesta.

“Después ocurrió la muerte de Chávez, lo que interrumpió las negociaciones, pero ya tenemos un encuentro programado con los directores de PDVSA para ver su posición”, aseguró Foster.

Petrobras negó haber recibido una propuesta que le permitiría a PDVSA asociarse al proyecto pero con una participación inferior al 40 % inicialmente acordado.

“Estamos abiertos al diálogo y disponibles para negociaciones con PDVSA. En este momento no estamos negociando ninguna variación en el porcentual (de participación en la refinería) pero estamos abiertos a cualquier propuesta”, agregó el director de Abastecimiento de Petrobras, José Carlos Cosenza.

Las dos empresas acordaron en 2005 construir una refinería binacional en Pernambuco con capacidad para procesar 230.000 barriles diarios de petróleo, en la que Petrobras tendría un 60 % y PDVSA el 40 %.

La refinería conjunta era un viejo anhelo de Chávez, principal impulsor del proyecto, quien viajó en varias oportunidades a Brasil para acordar la asociación.

Petrobras inició en 2007 la construcción de la refinería con recursos propios, a la espera de que PDVSA hiciese sus aportes y asumiese su parte en la deuda que la estatal brasileña contrajo con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) para financiar la obra.

Sin embargo, el BNDES no ha aceptado hasta ahora las garantías ofrecidas por la petrolera venezolana.

Foster aseguró que, independiente de lo que decida PDVSA, Petrobras tiene planes para poner en operación en noviembre de 2014 un primer parque con capacidad para refinar 115.000 barriles diarios de petróleo.

Petrobras espera que el segundo parque, con capacidad para otros 115.000 barriles diarios, comience a operar en marzo de 2015.

“Hemos invertido hasta ahora 11.700 millones de dólares en la refinería y ya tenemos un 70,6 % de las obras concluidas”, afirmó Foster.

Pese a que la previsión en 2005 era que la refinería tendría un costo de 2.300 millones de dólares, Foster admitió que la planta consumirá un total de 17.350 millones de dólares.

“Seguimos firmes en la construcción de la refinería. En los últimos meses avanzamos mucho y creemos que podremos colocar en operación la primera parte en noviembre de 2014″, dijo Foster.

La presidenta de Petrobras agregó que la obra “es vital porque producirá el diesel tan vital para Brasil”, país que tiene que importar parte del combustible que consume. EFE