Obama insta a israelíes y palestinos a avanzar hacia la paz

Reuters

El presidente estadounidense Barack Obama instó a Israel y a los palestinos a avanzar hacia la paz, al tiempo que insistía en la fuerza del Estado hebreo y la solidez de la alianza con Estados Unidos, sin trazar no obstante ninguna vía para una solución de dos Estados.

AFP

En un discurso vibrante ante centenares de jóvenes israelíes en Jerusalén, Obama reiteró su compromiso de impedir que Irán fabrique un arma nuclear y llamó a la salida del presidente sirio Bashar Al Asad.

“La paz es la única vía hacia una verdadera seguridad”, declaró Obama, que instó a “los palestinos a reconocer que Israel (será) un Estado judío” y a los israelíes a reconocer que “una Palestina independiente (deberá) ser viable”.

“Muchas voces dirán que este cambio no es posible. Pero recordad que Israel es el país más poderoso de la región. Israel cuenta con el apoyo inquebrantable del país más poderoso del mundo”, destacó el presidente estadounidense.

“Irán no puede obtener un arma nuclear. Este no es un peligro que pueda ser contenido”, alertó Obama, quien repitió que “todas las opciones (están) sobre la mesa” para hacerlo.

El guía supremo iraní Alí Jamenei se mostró el jueves, por primera vez, dispuesto a un diálogo directo con Estados Unidos para resolver la cuestión del programa nuclear iraní, al tiempo que amenazó con aniquilar Tel Aviv y Haifa en caso de un ataque israelí contra su país.

Sobre el conflicto en la vecina Siria, Obama recalcó: “Asad debe marcharse para que el futuro de Siria pueda comenzar”. El presidente advirtió una vez más al régimen de Damasco de “la utilización de armas químicas contra el pueblo sirio o su traspaso a grupos terroristas”.

El presidente de Estados Unidos hizo un llamamiento igualmente el jueves a la comunidad internacional para que clasifique como “organización terrorista” al Hezbolá chiíta libanés, aliado de Teherán y de Damasco.

“Colonización un obstáculo para la paz”

Antes de su discurso en Jerusalén, tras un encuentro con el presidente palestino Mahmud Abas en Ramala, Barack Obama aseguró que “la posibilidad de una solución de dos estados sigue siendo viable”.

“Nosotros no consideramos que la continua actividad en los asentamientos sea constructiva, o apropiada, o que sea algo que haga progresar la causa de la paz”, aseguró el presidente estadounidense, para quien la cuestión debería debatirse durante las negociaciones de paz y no tras la congelación de los asentamientos, como exigen los palestinos.

Abas dijo que los palestinos estaban “preparados para cumplir con los compromisos requeridos por el proceso de paz a fin de lograr una solución de dos Estados, Palestina e Israel”, pero reiteró que la colonización era un obstáculo “catastrófico en el camino hacia la paz “.

El consejero político de Abas, Nimr Hammad, excluyó rápidamente “una reanudación de las negociaciones sin una congelación de la colonización en Cisjordania y en Jerusalén Este” y explicó que los dirigentes habían informado de ello a Obama durante sus conversaciones.

Obama es el dirigente más importante que visita los Territorios Palestinos desde el reconocimiento de Palestina como Estado Observador de la ONU el 29 de noviembre, al que Estados Unidos se opuso.

El presidente estadounidense condenó asimismo el jueves los disparos de dos cohetes lanzados contra el sur de Israel desde la franja de Gaza, controlada por el movimiento islamista Hamas, mientras que Abbas condenó “la violencia contra los civiles, sea cual sea su origen, disparos de cohetes incluidos”.

A principios de la mañana, un grupo armado de la franja de Gaza disparó dos cohetes que cayeron en Sderot, en el sur de Israel, sin provocar heridos, según la policía israelí.

Hamas aseguró que los disparos no provenían de grupos armados de Gaza, pero una coalición de grupos salafistas del enclave palestino los reivindicó esta tarde y señalaron que se trataba de una “respuesta a la visita de Obama”.

El ejército israelí cerró hasta nueva orden el único punto de tránsito de mercancías entre Israel y la franja de Gaza tras los disparos.