Frank Castellanos: Un pañuelo y una vela; en dos tiempos

Hay ciertas enseñanzas que no son esencialmente aprendidas en el colegio, en la casa principalmente es uno de los lugares donde podemos adquirir muchos de esos saberes. En estos días donde la agenda publica ha estado atiborrada fuertemente de información tanto de carácter social, político y económico. No hemos escapado de esa frase que las abuelas siempre están comentando, debemos siempre tener preparado “Un Pañuelo y una Vela”. Sin saber en principio porque siempre repiten esa frase, hoy en día se que tiene mucho más significado del que estas Abuelas muy conocedoras de las experiencias vividas, más que de las ciencias exactas, de las teorías de la evolución como del empirismo tecnocrático, encierra mucho significado.

Primer Tiempo (La Muerte): Hoy cuando ya se cumplen Diecinueve días del anuncio de la Muerte del Presidente Hugo Chávez Frías, nos preguntamos algunos sobre lo que encierra la palabra muerte. La Muerte para muchos es un paso, un cambio, una nueva vida, transcender o renacer. La explicación a este fenómeno natural que no es solo reservado a los seres humanos, si no también a todo el organismo que intervienen en la naturaleza viva. A todo este ecosistema que gira, se transforma y evoluciona día a día.

Para Epicuro de Samos (341 AC-270 AC) Filósofo griego. “La muerte es una quimera: porque mientras yo existo, no existe la muerte; y cuando existe la muerte, ya no existo yo.”, así bien si la muerte para este filosofo es más que un desprendimiento y es algo de lo que no hay de qué preocuparse. Con esta forma de despreocupación, nos comentan los abuelos de tener siempre presente “el Pañuelo y la Vela”.

Ahora bien ¿Por qué un Pañuelo y una Vela?, la explicación es muy sencilla (y está en su fondo y no es su forma como tal), la cual empezare por el significado de la vela. La vela convencional en sí misma, es un cilindro de cera con un cordel en el corazón, que tiene como utilidad principal es servir de fuente de iluminación. Es la iluminación por la cual se le da un matiz de importancia en el proceso de la muerte. La luz como tal es eterna, para Albert Einstein la oscuridad era meramente la ausencia de la luz; solo ausencia no inexistencia de ella. Por tal la Vela será utilizada para iluminar el transitar, en el camino de la muerte. Quizás podría ser lo similar a las dos monedas que debía llevarse en los ojos aquellos que viajaban en la barca del Barquero para el pago del viaje del mismo al mundo de los muertos (tradición de la Antigua Grecia). El Pañuelo un trozo de tela por lo general cuadrado, aun más simple, es su explicación para este tiempo, el cual es usarse para disimular la falta de lagrimas en el momento que visita la muerte a la puerta de alguno de los nuestros o conocidos. La preparación en sí, está en colocarnos en el medio de ambas situaciones, si me visita la muerte a mi puerta debo utilizar la vela, si la visita es a otro, al cual tenemos cierta afinidad, hare valer el recurso del pañuelo. Para estas filosofas de la vida es más sencillo aun explicarlo, ya que explican ambas situaciones comentándote que somos turistas de paso por esta vida, y cada uno tiene su tiempo pre-establecido por la mano Omnipotente de un ser que domina todas la interacciones de esta naturaleza.

Segundo Tiempo (La Esperanza): Venezuela hoy en día, vive un momento de tensión Política, así mismo, como una búsqueda de repuestas a tantas interrogantes que esta Democracia Participativa ha creado recientemente. Tal de ellas, es el Futuro de la Institucionalidad de los Poderes del estado, así como la separación de instituciones, como las Fuerzas Armadas del Estamento Político Partidista, la seguridad integral de cada uno de los ciudadanos, sin dejar a un lado la confianza muy anhelada al sistema jurídico, y aun otras más.

Ya utilizado el pañuelo para secar las lagrimas, unas que fueron para despedir al que ya no estará con nosotros y con los suyos, y así si mismo el cual sirvió además, para secar las lagrimas de derrotas, de esperanzas desechadas, por lagrimas de despechos post electorales.

Este pañuelo, que debemos ahora cambiarle el uso. Para secar ahora el sudor del trabajo, de la búsqueda de cada voto necesario para el éxito electoral, un sudor de esfuerzo que será transformado en los sueños no cumplidos, un sudor que será la traducción del éxito de una lucha que ha llevado a muchos venezolanos a ser un eslabón mas para el cambio necesario en Venezuela.

Una vela, que alumbrara con su luz el camino de los que depositaran su voto este próximo Catorce de Abril. Una luz que es aquella, que se nos presenta nuevamente al final del túnel, cuando la oscuridad dominaba el ambiente, una luz que dará un nuevo amanecer a la esperanza de cada Venezolano, que necesita ver un porvenir de grandes metas por cumplir y objetivos por alcanzar.

 “No es necesario apagar la Luz de los otros para uno poder brillar.”  Henrique Capriles Radonski.

@frankunico