Renunció el primer ministro libanés

El primer ministro del Líbano renunció el viernes debido a la falta de acuerdo sobre una nueva ley electoral y a la negativa del gabinete a prolongar la permanencia del jefe de la policía nacional.

La renuncia de Najib Mikati se en un momento en que se han agravado las tensiones y violencia esporádica en Líbano, en buena parte ligada a la guerra civil del país vecino, Siria. Líbano y Siria comparten un complejo tejido de vínculos políticos y sectarios que suelen ser flamables, y mucho temen que la guerra en Siria lleve la violencia a Líbano.

(foto AP)

Asimismo, estas tensiones han sacudido la frágil escena política libanesa.

Mikati dijo el viernes en un discurso en vivo por televisión que esperaba que su partida fuese “un ímpetu para que los líderes enfrenten sus responsabilidades”.

“No hay manera de ser fiel a Líbano y protegerlo si no es mediante el diálogo que abre la posibilidad a la formación de un gobierno de salvación que represente todos los poderes políticos libaneses y asuma la responsabilidad de salvar a la nación”, dijo Mikati.

Simpatizantes y opositores armados del presidente sirio Bashar Assad se enfrentaron el viernes en Trípoli, en el norte de Líbano, dejando seis personas muertas y más de 20 heridos, según la agencia de noticias estatal. Los enfrentamientos en el vecindario suní de Bab Tabbaneh, el cual apoya a los rebeldes sirios, y en el barrio aledaño Alawite de Jabal Mohsen, que apoya a Assad, se han dado en repetidas ocasiones en meses recientes.

Asimismo, en Trípoli, el ejército libanés informó que un soldado murió y otros quedaron heridos durante una redada para capturar a varios hombres armados.

Después de meses de disputas, el parlamento no ha podido coincidir en una ley electoral para los comicios de este año.

El gabinete, dominado por Jezbolá, también se negó a prolongar la permanencia del mayor general Ashaf Rifi, jefe de policía, a quien considera un adversario.

El presidente libanés Michel Suleiman debe aceptar la renuncia de Mikati para oficializarla.

En Washington, la vocera del Departamento de Estado, Victoria Nuland dijo que Estados Unidos estaba “viendo la situación el Líbano con mucho cuidado”.

“Nuestro punto de vista básico sobre esto es que creemos que el pueblo libanés merece un gobierno que refleje sus aspiraciones y uno que fortalezca la estabilidad de Líbano, su soberanía y su independencia”, dijo ante periodistas. “Y tenemos serias preocupaciones sobre el papel que Jezbolá en todo esto”. AP